jueves, 18 de enero de 2018

CARTA DE VIRGINIA WOLF A VITA NICHOLSON

Ilustración para las cartas entre Virginia Wolf y Vita Nicholson
libro SENSUAL 'Cartas de amor y erotismo de grandes personajes'
Extraída del libro SENSUAL 'Cartas de Amor y Erotismo de Grandes Personajes'
Puedes apoyar la campaña de crowdfunding en el siguiente enlace: https://www.verkami.com/projects/19185-sensual-cartas-de-amor-y-erotismo-de-grandes-personajes
Algunos expertos han afirmado que los demonios internos de Virginia Woolf le impedían sentir placer sexual. Que se obsesionó tanto por buscar la androginia en su obra que repudiaba cualquier alarde de femineidad. Que su torpe gusto al vestir, como ella misma lo definía, era en realidad una manera de reivindicar la represión machista y económica sobre las mujeres de la época.
La escritora británica fue, en efecto, una de las mentes más lúcidas contra la encorsetada herencia victoriana y una firme defensora de que las mujeres publicaran sus obras sin ser catalogadas por ello de literatura ñoña. Pero también sintió deseo, y mucho, por Vita Nicholson (Sackville-West por su apellido de soltera). Soñaba con sus grandes senos y le gustaba verla rebosante de perlas. Admiraba el estilo recargado de Vita porque las burlas hacia su aspecto desaliñado le atormentaban más de lo que estaba dispuesta a admitir, según escribe en el cuento Un vestido nuevo.
Son los detalles de una de las más intensas y breves historias de amor que nos ha dejado la literatura. Porque su affaire, además de trascender en la vida real, reside en las cartas que ambas se intercambiaron discretamente con exquisito lenguaje erótico.

6 de Marzo de 1927
Querida Vita,
Este año me pareces más inalcanzable, empolvada, con las piernas más blancas, más galante y aventurera que nunca. Me echo en la cama e invento historias sobre ti. Envíame un montón de hechos: ya sabes cómo los amo… He tenido una semana aburrida. Ninguna fiesta salvo una, ofrecida por L. para seducirme y obligarme a gustar de un rosado muchacho suyo –uno nuevo, claro- pero fue inútil, estos sodomitas siempre están medio dormidos y resultan fatigosos. ¿Es que agotan su encanto en narices y cosas así?
Han surgido dos mujeres extrañas: una de ellas es una mala cantante, que me pide vaya a verla en la cama ¿lo haré? La otra ¡qué importa! Yo quiero a Vita; quiero al insecto, al crepúsculo. Dejo ésta abierta a la espera de las tuyas. Ninguna. Ahora debo terminar esta carta. Y no he dicho mucho de nada ni te he dado una idea de las altísimas y aterradoras olas y los profundos pozos infernales a los que asciendo y desciendo en pocos días. Como todos. Subimos y bajamos violenta, incesantemente, y me siento algo avergonzada, ahora que trato de escribirlo, de ver qué minúsculo egoísmo hay en el fondo de todo eso, por lo menos en mi caso: que no puedo escribir mi novela, que debo salir a tomar el té, que tendría que comprar un sombrero. Ah, pero también está Vita. Quererla no es un egoísmo minúsculo.
¿Sabes que esta mañana sufrí un verdadero golpe de decepción? Estaba segura de que tendría una carta tuya, la abrí, y en su lugar encontré la carta de una mujer que hace diez años se sentó frente a mí en un ómnibus azul y que ahora quiere venir a hacer un busto mío. Pero la adulación implícita me enfadó tanto, que otra vez estuve maldiciendo: no hay intimidad, siempre hay gente que viene y no hay carta tuya. ¿Por qué no? Sólo una nota y un gemido salvaje y melancólico a lo lejos.Y tampoco ninguna fotografía.
Adiós, queridísima criatura lanuda.
Es increíble lo esencial que te has vuelto para mí… Maldita seas, criatura mimada. No conseguiré que me ames más traicionándome así.

Virginia

lunes, 15 de enero de 2018

CARTA DE CARLOS MARX A JENNY VON WESTPHALEN

Portada del libro SENSUAL 'Cartas de amor y erotismo
de grandes personajes'
Extraída del libro SENSUAL 'Cartas de Amor y Erotismo de Grandes Personajes'
Puedes apoyar la campaña de crowdfunding en el siguiente enlace: https://www.verkami.com/projects/19185-sensual-cartas-de-amor-y-erotismo-de-grandes-personajes

Carlos Marx, el intelectual que teorizara y predicara la liberación del proletariado, también tuvo su lado sensible y romántico. Ante su fiel amigo Friedrich Engels, llegó a afirmar “mi espíritu está en gran parte absorbido por el recuerdo de mi esposa, que fue la mejor parte de mi vida”.
La mujer que acaparó el amor de Marx fue Jenny von Westphalen, hija de una aristocrática y reaccionaria familia prusiana, a la que había conocido en su infancia y con quien había mantenido una firme amistad. Se comprometieron en 1836 y se casaron en 1843, cuando Marx tenía 25 años y ella 28. Tuvieron siete hijos, de los cuales sólo tres –todas mujeres- superaron los treinta años.
De Marx se dijo que fue un pésimo marido, “incapaz de llevar el presupuesto familiar”, y no faltaban razones para ello. A raíz de las persecuciones, los exilios y la intensa actividad militante, la familia debió soportar las peores miserias, apenas subsanadas por algún ingreso propio y las ayudas de amigos y allegados. Además, Marx había caído en las tentaciones de la infidelidad, llegando incluso a tener un hijo que crió su amigo Engels. Sin embargo, sus cartas de amor, tardíamente conocidas, descubrieron un Marx tierno y sensible, profundamente enamorado de su esposa...

Querida Jenny,
De nuevo te escribo porque me encuentro solo y porque me apena siempre tener que charlar contigo sin que lo sepas ni me oigas, ni puedas contestarme. Por más malo que sea tú retrato, me sirve perfectamente, y, ahora comprendo por qué perfectamente, y, ahora comprendo por qué hasta las lóbregas madonnas, las más imperfectas imágenes de la madre de Dios, podían encontrar celosos y hasta más numerosos admiradores que las imágenes buenas. En todo caso, ninguna de esas oscuras imágenes de madonna ha sido tan besada, ninguna ha sido mirada con tanta veneración y enternecimiento, ni adorada tanto como esta foto tuya, que si bien no es lóbrega, sí es sombría, y en modo alguno representa tu hermoso, encantador y dulce rostro que parece haber sido creado para los besos. Yo perfecciono lo que estamparon mal los rayos del sol y llego a la conclusión que mi vista, por muy descuidada que esté por la vista, por muy descuidada que esté por la luz del quinqué, y el humo del tabaco, es capaz de representar imágenes no sólo en sueños, sino también en la realidad.
¿Quién entre mis numerosos calumniadores y maldicientes enemigos me ha reprochado alguna vez valer para el papel de primer galán en cualquier teatro de segunda categoría? Pero es que soy así. Si esos canallas tuvieron siquiera una gota de sentido del humor, habrían garrapateado en el anverso relaciones de producción y cambio y en el reverso me habrían dibujado postrado a tus pies. Mire este dibujo y el otro, rezaría la inscripción. Pero los canallas son tontos y seguirán siendo necios in secula seculorum.
La separación temporal es útil ya que la comunicación constante origina la apariencia de monotonía que lima la diferencia entre las cosas. Hasta las torres de cerca no parecen tan altas, mientras las minucias de la vida diaria, al tropezar con ellas crecen desmesuradamente. Lo mismo sucede con las pasiones; los hábitos consuetudinarios, que como resultado de la proximidad se apoderan del hombre por entero y toman forma de pasión, dejan de existir tan pronto desaparece del campo visual su objeto directo. Las pasiones profundas, que como resultado de la cercanía de su objetivo se convierten en hábitos consuetudinarios, crecen y recuperan su vigor bajo el mágico influjo de la ausencia. Así es mi amor. Al punto que nos separa el espacio, me convenzo de que el tiempo le sirve a mi amor tan solo para lo que el sol y la lluvia le sirven a la planta: para que crezca. Mi amor por ti, cuando te encuentras lejos de mí, se presenta tal y como es en realidad: como un gigante; en él se concentra toda mi energía espiritual y todo el vigor de mis sentimientos.
Adiós, querida mía, te mando a ti y a nuestras hijas miles y miles de besos.
Tu Carlos


miércoles, 10 de enero de 2018

CARTA ERÓTICOAMOROSA DE HENRY MILLER A ANAÏS NIM

Ilustración del libro SENSUAL
Cartas de amor y erotismo de
grandes personajes
Henry Miller se enfrentó a la hipócrita sociedad de su época con sus afiladas obras Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio. Cuando vivía en París, ya cuarentón, convertido en todo un experto en el arte de vivir de gorra, Anaïs Nin fue una de sus amantes formando un triángulo amoroso con el escritor y su segunda esposa, June Mansfield.
El primer encuentro entre Miller y Nin tiene lugar en 1931. Anaïs tenía entonces 28 años, Miller 40. Los detalles de ese primer encuentro quedarán recogidos por la propia Anaïs en sus diarios íntimos, posteriormente publicados en diferentes volúmenes. La pareja habla durante horas sobre literatura, filosofía y psicología. Se seducen, se hacen amantes. Miller le descubre la bohemia parisina del Montparnasse, el libertinaje imperante del período de entreguerras que ella desconocía.
En 1932, June Mansfield viaja por segunda vez a París. Llegados a este punto, encontramos versiones contrapuestas respecto a lo que sucedió durante esta nueva visita de Mansfield a su esposo. Unos apuntan que fue Anaïs Nin quien se habría obsesionado compulsivamente con la esposa del escritor, otros señalan que fue al contrario. En cualquier caso, lo que es indudablemente cierto es que las dos mujeres se involucran en una relación paralela a la que Anaïs mantiene con Henry Miller.

Queridísima Anaïs

Terriblemente, terriblemente vivo, afligido, absolutamente consciente de que te necesito. He de verte, te veo brillante y maravillosa y al mismo tiempo le he escrito a June y me siento desgarrado, pero tú lo entenderás, debes entenderlo. Anaïs, no te apartes de mí. Me envuelves como una llama brillante. Anaïs, por Dios, si supieras lo que siento en este momento. Quiero conocerte mejor. Te quiero. Te quise cuando viniste a sentarte en mi cama -esa segunda tarde fue toda como una cálida neblina- y de nuevo oigo cómo pronuncias mi nombre, con ese extraño acento tuyo.
Despiertas en mí tal mezcla de sentimientos que no sé cómo acercarme a ti. Ven a mí, aproxímate a mí, será de lo más hermoso, te lo prometo. No sabes cuánto me gusta tu franqueza, es casi humildad. Sería incapaz de oponerme a ella. Esta noche he pensado que debería estar casado con una mujer como tú. ¿O es que el amor, al principio inspira siempre esos pensamientos? No temo que quieras herirme. Veo que tú también posees fuerza, de distinto orden, más escurridiza. No, no te romperás. Dije muchas tonterías sobre tu fragilidad. Siempre he sentido un poco de vergüenza, pero la última vez menos. Acabará desapareciendo toda. Tienes un sentido del humor delicioso; lo adoro. Quiero verte reír siempre. Te lo mereces. He pensado en sitios a donde deberíamos ir juntos, sitios oscuros, aquí y allí, en París, por el simple hecho de decir “aquí vine con Anaïs”, “aquí comimos, bailamos o nos emborrachamos juntos”.
¡Ay!, ¡verte borracha alguna vez, qué privilegio!, casi me da miedo de proponértelo; pero Anaïs, cuando pienso cómo aprietas contra mí, cuán ansiosamente abres las piernas y qué húmeda estás, Dios, me vuelvo loco de pensar en cómo serías cuando todo se disuelve. Ayer pensé en ti, en cómo ciñes las piernas en torno a mí, de pie, en cómo se tambalea la habitación, en cómo caigo sobre ti en la oscuridad sin saber nada. Y me estremecí y gemí de placer.
Pienso que si he de pasar todo el fin de semana sin verte, resultará intolerable. Si es preciso, iré a Versalles el domingo - lo que sea, pero he de verte. No temas tratarme con frialdad. Me bastará con estar cerca de ti, con mirarte admirado. Te quiero, eso es todo.
Henry
Carta extraída del libro SENSUAL 'Cartas de amor y erotismo de grandes personajes'
Puedes apoyar la campaña de crowdfunding y hacer tu reserva del libro en el siguiente enlace:

https://www.verkami.com/projects/19185-sensual-cartas-de-amor-y-erotismo-de-grandes-personajes

viernes, 5 de enero de 2018

JUAN CARLOS I, 80 AÑOS CHUPANDO DEL BOTE

Juan Carlos I visita a Franco en el Pazo de Meirás
Juan Carlos I cumple 80 años y la prensa conservadora, entre la que se encuentra el periódico que en otro tiempo fue adalid de la izquierda, se vuelca en elogios al rey emérito. Quienes me lean pueden imaginarse que no puedo compartir ninguna de esas palmaditas hacia un personaje que, una vez abdicado, ni siquiera ha tenido la honestidad de dejar de chupar del bote, disfrutando de lujos y un sueldo de casi 16.000 euros al mes, a pesar de que ni siquiera tiene unas funciones reguladas.
Todos esos medios afines a los Borbones, que comparten ese apego al calor Borbón al que se arriman partidos que dicen ser de izquierdas como el PSOE, olvidan multitud de detalles de la biografía del rey emérito que dicen muy poco de sus valores, de sus principios.
Cuando su familia salió por pies de España porque llegaba al país uno de los momentos de mayor esplendor, la II República, los Borbones buscaron abrigo nada menos que en la Italia fascista de Mussolini. Esta circunstancia, de la que no tiene culpa Juan Carlos I porque, de hecho, él nació en Roma, da una idea muy clara del clima en el que se educó.
Tiende a omitirse que el padre de quien nos reinara por espacio de 39 años no perdió ocasión de ofrecerse para aportar su granito de arena al Golpe de Estado de 1936, que terminaría desembocando en la Guerra Civil que traería 40 años de dictadura.
Cuando escucho decir al Borbón que aceptó ser el sucesor de Franco para poder acometer la Transición, se me antoja que el tipo cree que somos idiotas o algo parecido, porque antes de que aceptara tal cometido, bien se benefició del tren de vida que le reportaba la Dictadura.
Una persona con principios rectos, honestidad real y nobleza, entendida ésta como lo opuesto a la vileza y no a contar con títulos nobiliarios, se habría mantenido en el país o, incluso, en el exilio (en un país democrático y libre), combatiendo una dictadura, en lugar de, como ha admitido el propio Juan Carlos I, hacer reír a Franco.
El rey emérito nunca combatió el Franquismo, sino que vivió de él. Mostró su admiración por él, como prueba aquella entrevista en 1969 en una televisión suiza, tantas veces viralizada y que parece tener tan poco efecto entre quienes un día hablan de sacar cuerpos de las cunetas y otros se van de recepción con un tipo que, mientras se arrojaban esos cadáveres a las fosas, se tomaba un licor con Franco.
En su 80 cumpleaños y ya sin ser Jefe del Estado, sigo teniendo la sensación de que Juan Carlos I me roba, nos roba, no sólo el dinero de nuestros impuestos con el que podríamos reducir la pobreza, sino que con su misma figura y lo que representa nos hurta la verdadera democracia, la igualdad entre personas que todos esos medios que hoy lo elogian entierran con paladas del clasismo más recalcitrante.

David Bollero

viernes, 29 de diciembre de 2017

ASÍ ERA LA RED CORRUPTA DE FRANCO PARA ENGORDAR SU PATRIMONIO Y ENRIQUECERSE

Los reyes de España visitando al dictador en el Pazo de Meirás
Franco diseñó una estructura corrupta para enriquecerse ilícitamente con fondos públicos y mediante el expolio de inmuebles y bienes de las familias a las que robaba. Así engordó su patrimonio y el de los suyos, que 42 años después de su muerte siguen disfrutando impunemente de aquel latrocinio sin que las instituciones democráticas hayan querido o podido hacer nada serio para impedirlo.
El ejemplo más relevante es el Pazo de Meirás, la residencia estival de los Franco desde que el tirano se apropiara de él en 1939 mediante una falsa donación popular. Pero no es el único.
El historiador Manuel Pérez Lorenzo y el investigador Carlos Babío Urkidi han presentado recientemente en A Coruña “Meirás. Un pazo. Un caudillo. Un expolio”, un libro de más de 400 páginas, fruto de 21 años de investigaciones, en el que revelan cómo el dictador se apropió sin freno de todo aquello que le apetecía a él o a su mujer. Daba igual si se trataba de la vivienda de una familia de labradores próxima al pazo, de unas estatuas medievales de la catedral de Santiago o de un palacete de propiedad municipal en pleno casco histórico de A Coruña. Si Franco o Carmen Polo lo querían, era suyo. Y quienes les ayudaban a conseguirlo sabían que podían desde entonces gozar de su favor.
El libro de Babío y Pérez Lorenzo analiza más de mil documentos históricos y decenas de testimonios orales, que desvelan el modo de proceder del tirano y de su familia. Buena parte se centran en el expolio de Meirás, el palacete construido por la aristócrata ilustrada Emilia Pardo Bazán en el municipio coruñés de Sada y con el que los Franco se encapricharon poco después de que empezara la Guerra.
Antes de que acabara, ya era suyo de facto, después de que esa red corrupta organizara una colecta popular que obligó a miles de ciudadanos a donar dinero bajo amenazas, o a ver cómo se les detraían cantidades de sus nóminas si eran funcionarios o trabajaban para empresas públicas. Con eso, y con la derivación de fondos de ayuntamientos de la provincia y de la Diputación de A Coruña se nutría la caja de la Junta pro Pazo que entregó el inmueble al dictador, propiedad que fue ampliando poniendo a su nombre tierras adquiridas con fondos públicos o robadas a los vecinos y vecinas de Meirás.
Una de sus víctimas fue la abuela de Carlos Babío, Josefa Portela Abel, quien vivía en una casa próxima al pazo con tres de sus cinco hijos (los otros dos estaban en el frente de guerra). Un día los echaron de la vivienda y les dijeron que no volvieran. Lo mismo les sucedió a otros habitantes de Meirás, a quienes expulsaron de las tierras que les daban de comer sin compensación alguna y mediante acciones violentas.
Pero Franco no se limitaba a robar. “Con esas posesiones hacía negocio”, cuenta Babío. Entre las decenas de microhistorias relatadas en el libro figura la de la empresa “Pazo de Meirás. Productos de la Huerta”, la compañía a través de la que los Franco comercializaban la madera talada y las plantaciones de maíz y lúpulo que se cultivaban en el pazo, y para cuya explotación se empleaban recursos de una empresa estatal, Misión Biológica de Galicia.
Franco hacía entonces negocio con Meirás, y su familia siguió haciéndolo tras su muerte con un sonado pelotazo urbanístico: la venta de los terrenos de un acuartelamiento militar próximo al pazo que se construyó en terrenos aledaños comprados de nuevo con fondos del Estado y puestos a su nombre sin más explicación.
El modus operandi
Portada del libro sobre la corrupción de los Franco
El libro está repleto de casos concretos documentados y explicados que indican cómo se diseñaba y ejecutaba modus furari habitual mediante el que la familia se hacía con todo lo que se antojaba. Como las estatuas medievales de la Catedral de Santiago que hoy reclama el Ayuntamiento de la capital gallega, o las Torres de Bendaña, un pazo en el municipio de Dodro que fue desmontado piedra a piedra para construir con ellas la balaustrada de Meirás y para que Carmen Polo pudiera adornar sus jardines con sus valiosas piezas interiores. También la Casa Cornide de A Coruña, un palacete levantado a mediados del siglo XVIII en pleno casco histórico de la ciudad y que Franco obtuvo tras una subasta amañada por la Casa Civil del caudillo para lograr que el Ayuntamiento, su legítimo propietario, se la adjudicara a quien era su testaferro.
Según los autores de “Meirás. Un pazo. Un dictador. Un expolio”, en torno a ese eficaz método habitual de robo se construyó una red corrupta integrada por buena parte de las élites coruñesas que componían los círculos sociales próximos a la familia Franco, que se retroalimentaban recibiendo y otorgando favores que aún siguen cobrándose y devolviéndose hoy en día.
El libro desvela la vinculación de aquellas familias con el expolio, e incluso la participación activa y necesaria de muchas de ellas en aquellos robos. Aparecen apellidos de banqueros, empresarios, industriales y propietarios de medios de comunicación que se autoasignan hoy la medalla de ilustres defensores de la Constitución, como protagonistas de rocambolescas historietas de corruptelas y bajezas varias. Incluso los hay de personas cuyos herederos se sientan hoy al frente de algunas de las más relevantes instituciones del Estado.
Porque, como recuerda Babío, ha sido el propio Estado español el que ha permitido a los Franco alardear de impunidad ante cualquier exigencia de que se devuelva lo robado y se reparen los daños causados. “En Meirás no hubo transición democrática. El entonces jefe del Estado y hoy rey emérito aterrizó en helicóptero en Meirás para rendir honores a Carmen Polo apenas un año después de la muerte de Franco, y creó para ella el título del Señorío de Meirás a los cuatro días de su coronación”, afirma el investigador.
Babío recuerda que el tema de la casa que los Franco robaron a su familia para engordar Meirás era tabú entre los suyos. “Mi padre apenas lo mencionaba, y mis tías siempre se negaban a hablar de ello. Era tal el dolor y el miedo que les sembraron dentro que se echaban a llorar en cuanto les preguntabas”, cuenta.
Él no cree que nadie vaya a devolverles lo suyo, y de hecho ni siquiera esa es su intención. “La casa de mi abuela, como el pazo y todos los bienes que los Franco expoliaron, deben pasar al patrimonio público. Y deben servir para que se explique y se cuente cómo fue la historia de la dictadura”, concluye.

JUAN OLIVER

sábado, 23 de diciembre de 2017

DCLM CONTRA EL CEMENTERIO NUCLEAR EN VILLAR DE CAÑAS

Concentración contra el ATC en Villar de Cañas
Pocos recuerdan que, antes de ser presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal se opuso, pública y radicalmente, a la instalación de un cementerio nuclear en nuestra región. Luego cambió, pública y radicalmente, de opinión y se convirtió en su principal valedora.
DCLM ha iniciado una campaña contra la instalación de un cementerio nuclear en cualquier lugar de nuestro territorio. De entrada no nos agrada en absoluto que nuestra comunidad albergue los peligrosos desechos nucleares de toda España. Además, en el transcurso de la tramitación del proyecto, hemos detectados suficientes irregularidades como para desconfiar de las “buenas intenciones” de sus promotores políticos.
COSPEDAL, CONTRA EL CEMENTERIO EN CLM
A algunos les puede sorprender que antes de convertirse en su principal impulsora, la presidenta del PP de Castilla-La Mancha, también secretaria general de este partido, María Dolores de Cospedal, mostró públicamente su oposición a un Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares en Castilla-La Mancha, que, dijo, "ya ha sido muy solidaria en materia nuclear". La dirigente del PP recordó que ya había hablado con claridad sobre este asunto, pero insistió en que "no debe procederse a la instalación de este cementerio nuclear" en territorio castellano-manchego, donde ya hay dos centrales nucleares, una de ellas inactiva. Cospedal manifestó que su rechazo al ATC en CLM "no entorpece y es compatible" con la postura nacional del PP, que defiende que "la energía nuclear debe seguir desarrollándose siempre que se combine con el resto de fuentes energéticas".
Sin embargo, algunos alcaldes del Partido Popular como el de Yebra, en Guadalajara, solicitaron la instalación del cementerio en su municipio. Entonces, los medios de comunicación le preguntaron a Cospedal si la dirección del PP, es decir ella, abriría un expediente al alcalde. Cospedal dijo: “Actuaremos en consecuencia porque sabe muy clara cuál es la postura del PP". 
También el PP de Guadalajara anunció la incoación de un expediente disciplinario al alcalde y los cinco concejales de su partido que votaron a favor de la instalación del cementerio en Yebra, en contra de la opinión de Cospedal.
Juan Pedro Sánchez Seco sigue siendo hoy alcalde de Yebra y se ríe tanto de aquellos supuestos expedientes como del terremoto de 3,5 grados de este miércoles en su pueblo. Asegura que aún apostaría por ofrecer su suelo, que no es su suelo sino el de sus vecinos y el de todos los castellano-manchegos.
Luego otro municipio con alcalde del Partido Popular, Villar de Cañas, pidió la instalación del cementerio de residuos nucleares en ese municipio conquense. Y le tocó el gordo: adjudicado pese a ser reconocido por los expertos en seguridad nuclear como el peor de todos los que se habían ofrecido en España.
La Junta de Castilla-La Mancha, presidida entonces por el socialista José María Barreda, presentó alegaciones en contra, entre ellas el posible riesgo sísmico en ambas localidades.
COSPEDAL, YA PRESIDENTA DE CLM, CAMBIA RADICALMENTE DE OPINIÓN
Entonces se produjo otro terremoto: Cospedal ganó las elecciones en Castilla-La Mancha y tardó poco en cambiar su rotunda opinión en contra de que nuestra región albergara un cementerio de residuos. Todo lo contrario, elevó a la presidencia de Enresa a Francisco Gil Ortega.
A pesar de su nula experiencia en estos temas, el exalcalde del PP de Ciudad Real hizo todo lo que pudo y casi todo lo que le pidió Cospedal que hiciera, aunque en 2012, reconoció, en una comparecencia a puerta cerrada en el Congreso, que no sabía si los terrenos serían adecuados para albergar el ATC, un temor que no se ha disipado con el paso del tiempo. Al contrario: el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) trasladó a Enresa sus dudas sobre la idoneidad de los terrenos en un duro infome en el que advertía de múltiples "deficiencias" en la documentación presentada por la empresa pública y solicitaba "aclaraciones e información adicional" sobre 124 aspectos; entre otras cosas, el CSN aseguraba que no existe "un conocimiento suficiente para garantizar el comportamiento seguro" de los edificios, reclamaba "parámetros más realistas" en las mediciones del potencial de inundación de la parcela y advertía de que el acuífero que la atraviesa es "muy relevante".
UN SORPRENDENTE CESE FULMINANTE EN FORMA DE DIMISIÓN
Aún así, Gil Ortega siguió adelante con la licitación de las obras del cementerio hasta 2015 en que fue cesado de forma fulminante en forma de dimisión. Le dieron quince días para abandonar el despacho pero luego, en otro episodio rocambolesco, se aceleró su salida de Enresa a toda prisa.
Cospedal se había opuesto rotundamente en 2010 a que cualquier municipio de Castilla-La Mancha albergara el cementerio pero numerosos medios de comunicación la presentaron luego como su principal valedora: Villar de Cañas, se aseguraba, era una decisión política de Cospedal.
En mayo de ese mismo año, Cospedal perdió las elecciones y el nuevo gobierno, presidido por Emiliano García-Page, se opuso a la instalación del cementerio nuclear en Cuenca. Utilizó para ello argumentos medioambientales como la ampliación de la protección de la Laguna de El Hito, algo que encolerizó a otro valido de Cospedal, puede que su sucesor en la candidatura a la presidencia en la región, el actual ministro de Justicia, el diputado cunero por Cuenca, Rafael Catalá.
En una ocasión, Catalá llegó a lanzar graves palabras contra la pretensión de Page de paralizar la instalación del cementerio en Cuenca: en este caso “voy a ser como una mosca cojonera”, dijo.
Ahora parece que vuelven sobre la carga. Cospedal y Catalá vuelven a cargar su escopeta contra nuestra tierra, claro que al ministro le importa poco que los residuos nucleares vengan a una tierra caliza. Porque ni vive ni es de Cuenca, ni de Castilla-La Mancha.
Este es un relato breve sobre las muchas irregularidades y sospechas que se ciernen sobre el asunto.
DCLM mantendrá su cintillo, en la cabecera de este digital, en contra de la instalación de cualquier cementerio nuclear en Castilla-La Mancha.
DCLM


miércoles, 20 de diciembre de 2017

¿PARA QUÉ SIRVE UN PANTANO?

Pantano de Entrepeñas y Buendía 
El cambio del régimen de lluvias, cada vez más escasas y torrenciales, y la desmesurada demanda del regadío obligan a repensar el modelo de almacenamiento y transporte de agua en un país con tres cuartas partes del territorio desertizado
¿Cuál es la utilidad de un embalse? Almacenar agua para, principalmente y en orden de prioridad inverso, generar electricidad, abastecer a regadíos, industrias y poblaciones y asegurar los caudales ambientales del río. ¿Y cuando llueve poco? Lo mismo, pero con menos recursos. ¿Y si, pese a las borrascas del Atlántico con ciclogénesis explosiva, continúa sin llover apenas y la demanda sigue creciendo?
La necesidad de ir teniendo planes C ante la sequía parece cada vez más evidente en países como España, donde, según Aemet (Agencia Española de Meteorología), el déficit del último año hidrológico (de 1 de octubre a 30 de septiembre) se acercó a los cien litros por metro cuadrado: cayeron 551 de los 648 que marca la media, lo que supone que en los algo más de 492.000 kilómetros cuadrados del territorio peninsular dejaron de llover más de 48.000 hectómetros cúbicos. Ese volumen vendría a equivaler a la capacidad real de los embalses del país, los cuales, con lodo y zonas muertas, suman, teóricamente, espacio para 56.075 del que poco más de un tercio (36,46%, 20.446 hectómetros) está hoy lleno
Y la situación está empeorando. “Hasta el 1 de diciembre ha llovido un 27% menos de lo habitual en el periodo 1981-2010”, explica Santiago Martín Barajas, de Ecologistas en Acción, que señala cómo en los dos primeros meses de este año hidrológico, octubre y noviembre, el déficit ha sido, respectivamente, de un tercio y la mitad de los registros medios. Y se trata, después de diciembre, de los dos meses normalmente más lluviosos del año. “Es imposible recuperar” los registros y las reservas a corto plazo, anota, mientras llama la atención sobre el continuo aumento de la demanda de agua.
“Tenemos un problema de exceso de consumo en el que el regadío se lleva casi un 85% del agua que se distribuye al año en España, por un 12% de uso urbano y un 3% de industrial”, señala Martín Barajas, mientras resalta un aspecto: “ha mejorado mucho la eficiencia del regadío, pero es que los ahorros se han destinado a nuevas superficies de riego. Hoy hay más de cuatro millones de hectáreas cuando hace dos décadas, en 1998, eran 3,35”. Ante esta situación, apunta, “los embalses ya ni siquiera funcionan como herramientas de almacenamiento, han pasado a ser meras estaciones de transferencia”.
“Es complicado gestionar algo escaso”
Según la Encuesta sobre el Uso del Agua en el Sector Agrario del INE (Instituto Nacional de Estadística), el campo español consume al cabo del año entre 18.600 y 19.600 hectómetros cúbicos de agua, más de una quinta parte de los cuales tienen origen subterráneo y de los que hay que descontar las notables pérdidas en las redes de transporte y las mermas que causa la evaporación. No hay cálculos fiables sobre qué volumen suponen, aunque en las redes municipales, cuyas tuberías suelen discurrir soterradas y tener cada vez más materiales plásticos, rondan el 25%: más de mil hectómetros anuales de algo más de 4.200.
Un tercio de los recursos que llegan al campo, que oscilan entre 14.000 y 15.000 hectómetros, siguen consumiéndose por gravedad, inundando los campos en lugar de utilizar sistemas de riego localizado que permiten un mejor aprovechamiento de los recursos. Ese tipo de prácticas está en claro retroceso, aunque el estudio del INE revela cómo, de manera simultánea, crece el consumo de otros sistemas menos eficientes como la aspersión y el goteo, lo que vendría a avalar la tesis del ecologista.
Según Ecologistas en Acción, “sin restricciones al regadío no se podrá garantizar el abastecimiento de agua a poblaciones en 2018” y “se podría estar poniendo en riesgo el abastecimiento de agua a numerosas poblaciones en los próximos meses”, por lo que la organización ha pedido al Ministerio de Medio Ambiente “que limite sustancialmente el agua destinada al regadío en 2018. “Hay que intervenir ya”, señala Martín Barajas, que advierte que “es complicado gestionar algo escaso” como lleva camino de serlo el agua.
No obstante, la legislación sobre el agua establece un orden de prioridad en el que el “abastecimiento de población, incluyendo en su dotación la necesaria para industrias de poco consumo de agua situadas en los núcleos de población y conectadas a la red municipal”, está por delante de cualquier otro uso. La garantía del equilibrio ecológico de los ecosistemas fluviales es, sobre el papel, previa a cualquier concesión, a las que están condicionadas.
Menos agua donde más llueve
Solo en tres cuencas las reservas superan el 50%, la vasca y las dos cantábricas en el norte y la del Tinto, el Odiel y el Piedras en el sur, mientras por debajo de un tercio se encuentran la norteña del Duero (28,67%), las andaluzas de Guadalquivir (31,4%) y del área mediterránea de esa comunidad (30,92%) y las orientales del Júcar (24,93%) y el Segura (13,5%). Llama la atención que la primera de ellas, integrada en la España húmeda, fuera la de mayor déficit (29%, seguida del 25% del norte y el noroeste) durante el pasado año hidrológico, mientras las dos últimas, que son ahora las más secas, fueron las únicas en las que llovió más de lo normal: un 11% y un 22%, respectivamente.
Las tres coinciden en que sus embalses abastecen a amplias superficies de regadío. Y, también, en comenzar a actuar como testigos de dos de las manifestaciones del calentamiento global cuya combinación resulta más preocupante: la modificación de los regímenes pluviométricos hacia largos periodos de sequedad y descargas puntuales de fuertes precipitaciones, junto con un aumento de las temperaturas (1,4º por encima de la media entre enero y octubre) que dispara la evapotranspiración al mismo tiempo que reduce el volumen de agua que va a parar a los ríos y los acuíferos.
Así, los resúmenes de la Aemet recogen cómo en la Comunitat Valenciana conviven registros negativos del SPI (Índice de Precipitación Estandarizada, en sus siglas en inglés) con registros de más de 350 litros por metro cuadrado entre el 16 y el 22 de diciembre después de otras de 120 entre el 24 y el 28 de noviembre (130 en la capital el día 27), o datos más acusados de falta de precipitaciones en Vigo, donde solo el 12 de febrero cayeron 136 litros. Llueve poco y de manera cada vez menos regular, y eso tiene consecuencias en varios ámbitos.
Lluvia más escasa e irregular
Por un lado, la combinación de sequedad y torrencialidad aumenta los procesos de avance de la aridez, un problema que ya afecta a tres cuartas partes del suelo de la España peninsular y que lleva al Ministerio de Medio Ambiente a alertar de que “la desertificación es ya un problema real o una amenaza para una parte muy importante del territorio español”. Y, por otro, reduce las escorrentías que van a parar a los sistemas fluviales y de aguas subterráneas al mismo tiempo que incrementa los episodios de crecidas, de difícil gestión hidráulica, y de inundaciones.
La combinación de todos esos factores obliga a repensar el modelo de almacenamiento y gestión del agua para optimizar su aprovechamiento. ¿Cómo? Básicamente, todo se reduce a la planificación de cultivos para reducir la demanda y sus puntas, a las mejoras tecnológicas en el transporte y el almacenamiento de agua y a la aplicación de sistemas de riego localizado. Los ensayos de embalses en el llano en lugar de en la montaña en la cuenca del Ebro o la planificación de cultivos para reducir las puntas de demanda, como la siembra de forraje tempranero para liberar recursos para la fruta dulce y el alfalfa que aplican algunas cooperativas de la zona oriental de Aragón, son algunos modelos. En ambos casos, se aplican en áreas en las que la endémica infradotación de recursos para el regadío llevó hace tiempo a plantear la pregunta del millón: ¿Qué podemos hacer para aprovechar tan poca agua?

E. Bayona

CARTA DE VIRGINIA WOLF A VITA NICHOLSON

Ilustración para las cartas entre Virginia Wolf y Vita Nicholson libro SENSUAL 'Cartas de amor y erotismo de grandes personajes'...