miércoles, 22 de noviembre de 2017

ECOLOGÍA DE LA VIDA COTIDIANA: TU DÍA A DÍA SIN PETRÓLEO

Central térmica y complejo petroquímico de Puertollano. 
Vean aquí unas cuantas “buenas noticias” según un reportaje reciente sobre la actualidad petrolera: “el pulso Irán-Arabia Saudí, las tensiones en el Kurdistán o el impago de la deuda venezolana… presionan más los precios al alza”. Explicación: la creciente amenaza de guerras, conflictos y miseria en general va a mantener altos los precios del petróleo, y eso pone contentos a los “señores del petróleo”.
Ante una desfachatez de ese calibre, y puesto que los gobiernos son realmente tímidos a la hora de despetrolizar, no nos queda otra solución que ponernos manos a la obra nosotros mismos: ¡despretrolicémonos!, con permiso de la Real Academia de la Lengua.
La despetrolización personal no es tarea fácil: el petróleo es la base de miles de productos que utilizamos cotidianamente, desde los más evidentes, como la gasolina que alimenta nuestro coche, a otros más ocultos, como la vaselina presente en muchos cosméticos. Como no es cosa de volvernos locos, vamos a empezar por lo más importante.
Gasolinas y gasóleos de automoción son una parte muy importante de las ventas totales de derivados petrolíferos, decenas de millones de toneladas sólo en España. Aquí la solución es fácil, y reduciremos de un plumazo nuestra tasa de petrolización. No tenemos más que deshacernos de nuestro anticuado coche de gasolina o gasoil y utilizar nuestras piernas para caminar o para movernos en bicicleta. Si no podemos hacer un cambio tan drástico, podemos utilizar un coche eléctrico, mejor compartido y siempre el transporte público. Aunque muchos autobuses todavía utilizan gasoil, las flotas municipales están cambiando rápido a modelos de gas natural, eléctricos e incluso de hidrógeno. Como mínimo, siempre te puedes comprar un coche híbrido.
Lo siguiente a examinar es la climatización de tu casa. Si usas gasóleo de calefacción, te saldrá a cuenta cambiarte a gas natural o a la electricidad. Si utilizas gases licuados del petróleo (propano y butano) tal vez tengas la opción de utilizar electricidad para el agua caliente y la cocina.
Un tercer petro-elemento omnipresente en nuestras vidas es el plástico. Más del 90% de los materiales plásticos proceden de la industria petroquímica. Es una buena idea reducir drásticamente nuestro uso de plásticos desechables, lo que se puede hacer fácilmente llevando una bolsa de tela doblada en el bolsillo. Rechazando las bolsas de plástico, además, ahorras dinero, que ahora se cobran a varios céntimos la unidad. También puedes reducir tus compras de plásticos desechables eligiendo envases de vidrio, latas o bolsas de tela.
En cuarta posición están los tejidos sintéticos, como el omnipresente poliéster. Comprar ropa de algodón 100% o incluso de lana, lino u otras fibras naturales no te costará mucho más y será mejor para tu salud –muchos de estos tejidos sintéticos incluyen aprestos químicos que pueden ser agresivos.
Por último, tenemos una enorme colección de artículos de consumo cotidiano a base de petróleo o que incluyen derivados petrolíferos en su composición: jabones, detergentes, cosméticos, ceras, parafinas, productos de limpieza en general, juguetes de plástico, toda clase de gomas y objetos de caucho sintético, tupperwares, cepillos de dientes, carcasas de ordenadores, pinturas, insecticidas, etc.
Aquí podemos intentar comprar versiones a base de componentes no-petrolíferos de jabones y cosméticos (lo que se llama cosmética natural) y en general, evitar en lo posible comprar objetos de plástico y goma sintética. Pero esto puede resultar muy difícil o caro: por ejemplo, las velas de cera cuestan mucho más que las de parafina, aunque es verdad que no emiten compuestos tóxicos al quemarse. Es una cuestión de prudencia y sentido común: no es probable que encuentres cepillos con facilidad de dientes de madera, pero sí puedes sustituir todos tus tápers de plástico por versiones de vidrio.
¿Y qué podemos conseguir con la despetrolización, aparte de mejorar nuestra salud, ahorrar dinero y mejorar nuestro planeta? Pues un cuarto elemento importante, contribuir a reducir la cantidad de violencia organizada en nuestro mundo.



lunes, 20 de noviembre de 2017

TODOS SOMOS RUSOS

Humoristas rusos gastan broma telefónica a Dolores de Cospedal
El contubernio judemasónico, el mismo que desvelaba a Franco y que explica lo de la lucecita del Pardo encendida por las noches, no descansa y, según nos alertan medios de comunicación reputadísimos, ha aprovechado que últimamente el Pisuerga pasa por Barcelona para lanzarnos miles de tuit y ponernos la cabeza como un bombo a cuenta del independentismo catalán. Se trataría de ataques de “desinformación” lanzados desde Rusia, que no olvida el gol de Marcelino en la Eurocopa, y cuyo objetivo sería socavar con engaños los cimientos de nuestra democracia, una tarea para la que no nos hacía falta ayuda porque nuestros gobernantes ya se ocupan de ello de manera titánica.
De la supuesta interferencia rusa en la crisis catalana no habíamos tenido noticia alguna hasta que varias informaciones revelaron que hackers, trolls, bots y más cosas de Internet controlados desde las estepas y retuiteados por Maduro se habían confabulado para modernizar nuestra leyenda negra y amplificar la repercusión internacional de la causa independentista. En la operación participarían también Edward Snowden, el extécnico de la CIA que reveló el espionaje masivo de EEUU y que al estar asilado en Rusia estaría echando unas horas para pagar el apartamento, y, por supuesto, Julian Assange, que en la embajada de Ecuador en Londres parece que no pasa el tiempo.
Puede que Assange esté en la conjura aunque, a efectos prácticos, lo que ha conseguido es que nos echemos unas rusas, digo unas risas, con su despliegue de conocimientos sobre España en general y sobre el Quijote en particular. Su defensa de la autodeterminación de Catalunya, ilustrada con tanques chinos en la plaza de Tiananmen, y especialmente aquel tuit en el que rebautizó a Sancho Panza como Pancho Sánchez para afirmar que Catalunya no consentiría mucho tiempo más los abusos por parte de España provocaron el delirio. Si en una segunda línea de investigación se demostrara que la Generalitat contrató al de Wikileaks para difundir su causa habría motivos suficientes para reclamarle daños y perjuicios en los tribunales.
La conspiración de la ensaladilla rusa ha calado tanto en las altas esferas de nuestro Gobierno que la propia ministra de Defensa fue víctima recientemente de una broma telefónica en la que un humorista ruso, haciéndose pasar por su homólogo letón, terminaba por revelar el gran secreto de la causa secesionista: Puidemont es, en realidad, Chipolino, un agente de Moscú, al igual que la mitad de los turistas rusos que iban a la Costa Brava. Lo más hilarante del episodio no fue que Cospedal agradeciera el ofrecimiento de su interlocutor de poner a su servicio el Ejército de Letonia para detener la amenaza sino su reacción al escuchar cómo los chicos de Putin podían haberse infiltrado incluso en su Ministerio. “Verifique a su asistente; me pareció que tiene acento ruso”, le llega a decir. “No, no, no, mi asistente no tiene, no”, respondió Cospedal poniendo la mano en el fuego por su colaborador, que hay costumbres muy arraigadas en el PP.
Por si el cachondeo no había sido suficientemente mayúsculo, el Gobierno ha interpretado el episodio como una venganza de Moscú contra Cospedal por dar crédito a la injerencia rusa en la crisis catalana. De ser cierto, se confirmaría la escasa información que manejan sus servicios de inteligencia, ya que para ridiculizar a la ministra se basta y se sobra ella misma.
La cobertura intelectual de los que previenen contra la conspiración rusa y son capaces de detectar sus tentáculos en Twitter, en Facebook y hasta en Telegram, que no es casualidad que sus desarrolladores se apelliden Durov, ha llegado de la mano del Real Instituto Elcano, nuestro centro de pensamiento por antonomasia. Sus últimos informes sobre el particular no dejan lugar a dudas. Algo llamado kombinaciya (combinación), un cóctel de ciberguerra, ciberinteligencia, desinformación, propaganda y colaboración con actores hostiles a la democracia occidental, está funcionando en Catalunya para desacreditar a España, a las instituciones europeas, al orden liberal creado por EEUU y para distraer a los rusos de sus propios problemas internos. El objetivo no es la independencia de Catalunya, que lo del secesionismo está tan mal visto aquí como allí, sino conseguir el fin de las sanciones económicas impuestas a Rusia, escenificar el fracaso de la democracia occidental y mantener el resentimiento hacia Occidente.
Catalunya sería, de esta forma, un nuevo terreno de juego para las interferencias rusas, que nadie las discute y cuya larga mano se habría dejado notar ya en el referéndum sobre el Brexit, el celebrado en los Países Bajos sobre el acuerdo de asociación de la UE con Ucrania, las elecciones presidenciales de EEUU y las elecciones francesas y alemanas. Ocurre en este caso que sus efectos han sido inapreciables para la ciudadanía y que, por el momento, el único beneficiado de estas revelaciones es el propio Gobierno español, que puede presentarse ante el mundo como víctima del ataque de una potencia exterior y soslayar su propia responsabilidad en el conflicto.

A no faltar mucho, la teoría de la conspiración buscara nuevos argumentos en los que sustentarse. De hecho, es extraño que no haya habido ya voces que sugieran causas ajenas a las estrictamente naturales en el fallecimiento del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, azote de los independentistas. El propio Jiménez Losantos pedía una pequeña tregua: “Cuando alguien se convierte en símbolo de algo tan esencial como la Ley y la defensa de la Nación, es inevitable que el dolor se transforme en rumor de conspiraciones. Aunque parezca imposible, por respeto a Maza, deberíamos dejarle en paz, siquiera un par de días. Lo ha merecido”. El plazo se cumple esta semana.

sábado, 18 de noviembre de 2017

EUROPA, UN PARAÍSO PARA LOS PARAÍSOS FISCALES

Paraísos fiscales en la UE
El próximo 5 de diciembre durante la reunión del ECOFIN los ministros de finanzas de la UE deben adoptar la lista negra comunitaria de jurisdicciones no cooperativas, es decir, la lista negra de paraísos fiscales. Este proceso comenzó hace más de un año con 92 terceros países -es decir, países no pertenecientes a la UE- que fueron seleccionados de acuerdo con tres criterios generales. En primer lugar, se tuvo en cuenta la transparencia, básicamente si estos países intercambian información en materia financiera y tributaria con la UE. El segundo criterio general, era analizar si los terceros países tienen regímenes fiscales perjudiciales, es decir, elementos que permiten trasladar beneficios de forma artificiosa a modalidades fiscales de baja o nula tributación. El tercer criterio general era el cumplimiento de estas jurisdicciones con la agenda del proyecto de lucha contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS por sus siglas en inglés) de la OCDE, una agenda con 15 acciones a llevar a cabo para asegurar que los beneficios tributan allá donde la actividad económica los ha generado.
Los países seleccionados no incluyen a los estados miembros de la UE ni a los países en desarrollo, por diferentes razones políticas -en el caso de los países de la UE, que alberga vergonzosamente un número elevado de paraísos fiscales- y razones técnicas/prácticas-en el caso de países en vías de desarrollo-. El proceso de selección ya está completo y a fecha de hoy sabemos algunos datos muy relevantes. Solamente 8 países de los 92 seleccionados no respondieron ninguna de las solicitudes de la UE. 53 de los que sí contestaron, no cumplen con los tres criterios generales. El resto, incluyendo a EE. UU., Canadá, Australia y Suiza, por citar algunos ejemplos destacados, se considera que cumplen con los requisitos a pesar de las malas prácticas en ámbitos como el secreto bancario de Suiza.
De los 53 incumplidores, algunos son países con una imposición corporativa cero, la mayoría pequeñas islas del Caribe o del Canal: Anguila, Bahamas, Bahréin, Bermudas, Islas Caimán, Guernsey, Isla de Man, Islas Turcas y Caicos, Vanuatu, así como Jersey -al menos hasta 2015- y las Antillas Neerlandesas -al menos hasta 2016-. Sabemos que el Reino Unido está tratando de proteger a algunos de estos países y garantizar que no estén en la lista negra.
Hace un par de semanas, la Unión Europea envió una segunda ronda de cartas a 61 países -los 53 que incumplen los criterios generales y los 8 que no respondieron- para notificarles que no están cumpliendo los criterios de la UE en la elaboración de su la lista negra. Estos países tienen hasta el 18 de noviembre para responder. Si responden con un compromiso de cambiar su legislación quedarían fuera de la lista, a pesar de que una declaración de compromiso es muy subjetiva y no tiene por qué suponer que acaben en un plazo de tiempo razonable con todas sus actividades dañinas para la economía europea.
Hay un paso previo al ECOFIN de diciembre. La decisión final sobre la propuesta que llegará a ese ECOFIN, es decir, qué países figurarán en la lista, debería tomarse el 29 de noviembre en una reunión del Comité de Representantes Permanentes de los Gobiernos de los Estados miembros (COREPER). En este órgano del Consejo están representados todos los Estados de la Unión, y tiene funciones políticas y administrativas, es decir que es la reunión preparatoria de la reunión con los ministros. La COREPER, sin embargo, recibirá un borrador de propuesta, que elaborará unos días antes, el 22 de noviembre, el conocido como Grupo de Código de Conducta sobre fiscalidad empresarial. Esta agrupación del Consejo es mucho más técnica y opaca, con la cual desde el Parlamento Europeo mantenemos nuestro particular litigio desde que salió a la luz el escándalo de los Papeles de Luxemburgo y se demostró que algunos estados aprovecharon esta estructura opaca para dinamitar avances legislativos en materia de justicia fiscal. Parece difícil que para esta reunión del día 22 todos los países que han recibido los requerimientos de la UE lleguen a tiempo con sus compromisos de reforma.
En cualquier caso, todo este camino debe llevarnos hasta el día 5 de diciembre para alcanzar un acuerdo sobre la lista, pero no lo habrá sobre las sanciones vinculadas al hecho de estar en ella, ya que los países siguen sin acuerdo sobre qué sanciones aplicar. Luxemburgo, por ejemplo, está claramente en contra de tener alguna sanción dirigida a los integrantes de la lista negra. Nos consta que algunos países quieren que todos los Estados miembros apliquen severas sanciones a los países integrantes de la lista -por ejemplo, un impuesto sobre todo el dinero que sale de la UE hacia esos países-. En este sentido, se agradece la voz del comisario Moscovici que durante la sesión plenaria de esta semana en el Parlamento Europeo ha pedido la introducción de sanciones firmes de forma urgente. Pero un grupo de Estados miembros más pequeños preferiría sanciones blandas -por ejemplo, medidas tan irrelevantes como obligar a las empresas que operan en estos países a someterse a auditorías-.
Así pues, existe el riesgo de que la lista negra de la UE no sea muy ambiciosa, o bien porque muchos países queden excluidos simplemente porque se comprometan a cambiar en el futuro o bien, porque no se adoptan sanciones reales. El Reino Unido trata de proteger a sus territorios de ultramar, esas pequeñas islas que operan desde hace décadas como paraísos fiscales. Países pequeños como Luxemburgo o Malta que son auténticas fábricas de esquemas fiscales fraudulentos quieren rebajar las sanciones. Y todos los países han promovido una metodología de elaboración de la lista completamente opaca.
Tenemos unas semanas para asegurar que este proceso sea un éxito. Por eso es importante situar este debate europeo en la agenda pública y dejar claro a los gobiernos de los diferentes estados miembros que no aceptaremos un simple maquillaje. No aceptaremos una lista casi vacía ni una lista que no vaya acompañada de importantes sanciones. No vamos a consentir otro ridículo como el de la lista negra de paraísos fiscales la de la OCDE donde solamente tenemos a un país: Trinidad y Tobago.
Ante un proceso tan importante, haría bien el gobierno español en explicar a la opinión pública qué criterio está defendiendo. Como siempre en este tipo de cuestiones su silencio es revelador de un falta de ambición absoluta en esta materia.
Plumaroja


miércoles, 15 de noviembre de 2017

UNA ESPAÑA SIN CARBÓN

Extracción de carbón 'a cielo abierto'
El cierre de las minas y de las plantas de carbón es uno de los elementos más polémicos de la transición energética en España y uno de los mayores escollos para avanzar hacia una reducción de emisiones responsable en nuestro país. Podemos ridiculizar a Trump, pero en España el uso del carbón se ha disparado en los últimos años: en 2015 fuimos tristemente el país del mundo que más aumentó su uso, en 2017 seguimos aumentando su uso debido a la sequía y el actual gobierno está empeñado en defender esta estrategia suicida impidiendo el cierre de plantas y contraviniendo legislación europea.
Entre todas las actividades llamadas a desaparecer por la necesaria descarbonización de nuestra sociedad, ninguna ha representado mejor las dificultades de la transición que la de la minería del carbón. Y es que el carbón además de importancia económica tiene un gran poder simbólico. Representa el primer combustible fósil a suprimir en la lucha contra el cambio climático por su potencia contaminante, pero representa también un referente de la lucha obrera y de los perdedores de la globalización. Por eso, no es de extrañar que los mineros del carbón y sus comunidades se hayan convertido en la excusa propagandística de Trump para barrer la legislación climática.
En 2015 el carbón causó el 41% de las emisiones de CO2 de la generación de energía. Por esta contribución al cambio climático es tan importante su pronta eliminación. Su abandono conlleva dificultades sociales ya que la minería está concentrada geográficamente en comarcas que han organizado durante años sus economías alrededor de la actividad extractiva y que dependen fuertemente de esta. Pero, además, la minería del carbón tiene un valor simbólico en las economías industriales. Es en las minas del carbón uno de los lugares donde se “domesticó” el capitalismo salvaje de la revolución industrial, donde el movimiento obrero se hizo fuerte y se generó identidad colectiva de solidaridad, donde se ganaron además algunas batallas para el avance de la democracia.
Esto no significa que la cultura de la minería del carbón haya generado economías decentes: la minería en la mayor parte del planeta sigue aniquilando la vida y la salud de los mineros, destruyendo los ecosistemas donde se asienta, condenando a las mujeres a roles sociales de segundo orden.
Al símbolo de lucha solidaria se ha sumado en las últimas décadas y en los países desarrollados la de perdedores de la globalización. El movimiento minero podía haber ganado la pelea al capitalismo salvaje de la revolución industrial para mejorar sus empleos, pero en los países desarrollados perdía la pelea ante la globalización y el aumento de la automatización para mantenerlos.
Por ello en el debate sobre la eliminación de este combustible se mezclan una, otra y otra vez, elementos económicos, ecológicos y simbólicos que habría que tratar por separado. Ninguno puede cambiar el hecho de que, debido a la gravedad del cambio climático, en el único futuro decente posible no puede quemarse carbón y que la eliminación de este combustible tiene que ser rápida.
La transición en España ya ha ocurrido en su mayor parte, lo más difícil y costoso se ha hecho. Los resultados son muy desiguales, pero España ha pasado de 45.000 mineros a menos de 3.000 en tres décadas y las medidas de protección social para los trabajadores del sector han garantizado una transición quizás mejorable pero no salvaje. Sin embargo, la diversificación de las cuencas ha sido muy deficiente por lo que para encarar el cierre de las minas que quedan y las plantas existentes habrá que hacer mejores políticas de diversificación económica.
Desgraciadamente, a pesar de la reconversión del carbón, las eléctricas han mantenido su uso como combustible, mayoritariamente importado, por lo que han hurtado las posibles ganancias ecológicas de esta reconversión a la sociedad.
En la actualidad, hecho lo más difícil socialmente, una transición justa pasa por el plan de cierre. Las comunidades y los trabajadores que siguen dependiendo del carbón y sus plantas merecen un futuro, y para ello es muy importante centrarse en hablar del mismo y de las inversiones necesarias a realizar en las comarcas para la generación de actividad del futuro, no en cómo saltarse la normativa europea e incumplir nuestros compromisos climáticos. Y debatir cómo estas inversiones pueden generar comunidades prósperas, cohesionadas, solidarias. La actividad de las minas de carbón está condenada a desaparecer, pero ni sus comunidades ni el símbolo que representan deberían hacerlo con ellas.

Laura Martín Murillo

jueves, 9 de noviembre de 2017

ISABEL II DE BORBÓN, LA REINA NINFÓMANA

Isabel II de Borbón y Francisco de Asís de Borbón
La dinastía de los Borbones, instaurada en España a partir del siglo XVIII, está plagada de sombras que la historia oficial ha intentado ocultar o resaltar a conveniencia. Muchas de estas historias atañen a la sexualidad de sus protagonistas: reinas, reyes, príncipes y demás miembros de la familia borbón que destacaron por sus devaneos extramatrimoniales o por seguir conductas sexuales poco ortodoxas.
En el año 1830 nacía la niña Isabel, hija del rey Fernando VII, monarca absolutista donde los haya, y de su cuarta mujer, María Cristina. Cuando sólo contaba tres años de edad sucede a su padre, muerto en 1833, actuando de regente la reina madre, María Cristina. Y, cosas de la monarquía, recién cumplidos los trece la infanta es declarada mayor de edad y sube al trono con el nombre de Isabel II.
La reina ninfómana
A pesar de su niñez difícil, Isabel era una chica vivaracha y despierta, poco dada a intelectualidades. Su carácter jovial, unido a su pasión por los placeres carnales, le hizo pasar por mujer de bandera y hasta ninfómana. Lo cierto es que se trajinó a grandes hombres de la corte y a otros que, sin ser influyentes, escondían considerables atributos. Fue el regente del Reino, general Francisco Serrano (1810-1885), a quien la reina llamaba “el General Bonito”, quien primero la lanzó a los brazos de Eros, en un episodio un tanto desafortunado en que el militar consumaría la violación de la joven, abusando de su confianza, si bien Ricardo de la Cierva cree que quien primero desfloró a la reina fue su preceptor, el político progresista Salustiano Olózaga (1805-1873).
El historiador José Luis Comellas esbozó el semblante de Isabel II como una mujer desenvuelta, castiza y espontánea, en la que el humor y el rasgo amable se mezclaban con la chabacanería y la ordinariez; apasionada por la España cuya secular corona ceñía y también por sus amantes. Mucho más irreverente se muestra Valle Inclán en La corte de los milagros, cuando dice: “la Católica Majestad, vestida con una bata de ringorrangos, flamencota, herpética, rubiales, encendidos los ojos del sueño, pintados los labios como las boqueras del chocolate, tenía esa expresión, un poco manflota, de las peponas de ocho cuartos.” Pero es el historiador Carlos Fisas quien tal vez más anécdotas recoge de esta reina.
¡Con Paquita, no!
Una vez en el trono, el matrimonio de la joven reina se convierte en asunto de estado, con trasunto internacional. Las potencias europeas maniobraron para no alterar las alianzas e intereses concertados que daban estabilidad a la Europa de entonces. Francia e Inglaterra renunciaron a sus candidatos en la Conferencia de Eu, dejando la puerta abierta al matrimonio con otro miembro de los Borbones. Entre las distintas posibilidades, se escogió la peor, la que sin duda no se ajustaba en absoluto a las veleidades amorosas de la reina. Se guardaba así la pureza de sangre de la dinastía borbónica.
Así, se decide casar a Isabel con un primo carnal suyo, por partida doble, Francisco de Asís de Borbón y Dos Sicilias, hombre apocado y poco interesado en los asuntos del reino. Algunos hablaban de su evidente afeminamiento como un obstáculo. Nunca había estado con mujeres y en su haber contaba con sospechosas amistades masculinas. Posiblemente su elección se apoyaba en estas mismas premisas para garantizar su no injerencia en la política del estado. Otra cosa bien distinta es que aquel matrimonio, concertado por el gobierno de España, fuera del agrado de la reina, quien llegó a decir a su madre la víspera de su boda: “He cedido como reina, pero no como mujer. Yo no he buscado a este hombre para que fuese mi marido; me lo han impuesto y no lo quiero”. Al final Isabel tuvo que pasar por el aro que le tendieron los políticos y aceptar este enlace, que se celebró el 10 de octubre de 1846, justo el mismo día en que la novia cumplía dieciséis años. El novio tenía veinticuatro.
El pueblo español, siempre dado a caricaturizar a sus gobernantes, era consciente de la homosexualidad del rey consorte, y por eso se referían a él con lindezas tales como “Paco Natillas” o “Paquita”. La misma Isabel II, cuando le comunicaron el nombre del candidato con quien habría de desposar, llegó a exclamar horrorizada: ¡No. Con Paquita no!
Cuernos reales
Así las cosas podemos imaginarnos que en el matrimonio de conveniencia acordado entre Isabel II y Francisco de Asís de Borbón hubo más cuernos de lo acostumbrado. La noche de bodas fue un completo desastre y así siguieron las vísperas sucesivas. La reina, con su habitual desparpajo, aludiendo a la primera experiencia con Francisco en el tálamo nupcial, llegó a decir: ¿Qué podía esperar yo de un hombre que en la noche de bodas llevaba más encajes en la camisa que yo misma?
Poco después del enlace, Francisco de Asís conocería a Antonio Ramos Meneses, un guapo galán con quien mantendría una larga y discreta relación. Mientras, la reina se entregaba a los hombres que poblaban la corte, sobre todo militares. Amantes suyos fueron, además del mencionado general Serrano y de Olózaga, otros muchos varones, en un largo listado que los historiadores suelen resaltar. Algunos de ellos fueron músicos o intelectuales, como su maestro José Vicente Ventosa, expulsado de la corte por razones de peso, ya que la infanta era menor de edad; su maestro de canto, el mallorquín Francisco Frontela; los cantantes José Mirall y Tirso Obregón, cuyas varoniles voces embelesaban a la reina; o el compositor Emilio Arrieta, autor de la célebre zarzuela Marina.
Entre la larga nómina de romances que se le atribuyen figuran personajes tan variados como un dentista estadounidense llamado McKeon, su primo Carlos Luis de Borbón, carlista convencido, que le doblaba la edad, o un turco-albanés a quien en 1870, cuando aún estaba con su amante oficial Marfori, se dirige en sus misivas como “Jorge de mi alma” pidiéndole cosas como esta: “Quiero que tú reposes de tus fatigas en mi pecho, que se abrasa de amor por ti”.
Garañones en palacio
Enrique Puigmoltó y Majans, amante de Isabel II y presunto padre de Alfonso XII
Isabel tuvo otros amoríos más duraderos, entre los que destacan: Manuel Lorenzo de Acuña, Marqués de Bedmar; el escritor y político Miguel Tenorio, amante ‘oficial’ entre 1858 y 1865, nombrado secretario privado de la reina en 1859, y el capitán José María Ruiz de Arana, más conocido como “el Pollo Arana”, a quien la reina ascendió a coronel y regaló el título de vizconde de Mamblás y la Cruz Laureada de San Fernando. Años antes, entre 1848 y 1856, la reina tuvo un amante de excepción: el capitán Enrique Puigmoltó y Majans, Conde de Miranda. A Puigmoltó se le atribuye la paternidad del futuro rey Alfonso XII, hasta el punto de que la misma reina llegó a decirle una vez: “Hijo mío, la única sangre Borbón que corre por tus venas es la mía”.
Los últimos amantes estables de Isabel le acompañaron en su exilio parisino. De su brazo salió de España el sobrino del general Narváez, Carlos Marfori y Calleja, gobernador de Madrid y Ministro de Ultramar. Hasta 1880 convivió con ella en el palacio Basilewski de París y en agradecimiento la reina le nombró marqués de Loja. En los seis años siguientes, hasta 1886, le relevó en la cama el capitán de artillería José Ramiro de la Puente, marqués de Alta Villa, y, por último, el húngaro Josef Haltmann, que se metió en el corazón de Isabel hasta la muerte de esta, el 9 de abril de 1904. Por fin pudo la reina descansar con las piernas juntas, como diría un ocurrente ingenio de la corte.
Familia numerosa
Y es que los incansables devaneos de Isabel II tuvieron como resultado doce embarazos (10 partos y 2 abortos). Sólo sobrevivieron cinco de los hijos nacidos, debido probablemente a la forzada endogamia de los cónyuges, siendo así que los pocos que salieron adelante vivos con toda probabilidad nacieron de relaciones extramatrimoniales. Aunque inscritos como legítimos, era vox populi que todos los supervivientes fueron bastardos, si bien el rey consorte recibía su consiguiente millón de reales cada vez que los presentaba como propios en la Corte.
Cinco fueron los infantes supervivientes. Isabel, alias “La Chata”, nacida el 20 de diciembre de 1851 e hija del comandante José Ruiz de Arana. Le siguió Alfonso, futuro Alfonso XII, nacido el 28 de noviembre de 1857, apodado “El Puigmoltejo”, por ser hijo del teniente de ingenieros Enrique Puigmoltó. Después nacieron Pilar y Paz, respectivamente en 1861 y 1862, hijas ambas de Miguel Tenorio, que vivió junto a la segunda infanta en un palacio de Múnich desde 1890, tras casarse esta con el príncipe Luis Fernando de Baviera. Por último, también fue hija de Tenorio la infanta Eulalia, nacida el 12 de febrero de 1864, uno de cuyos hijos combatió junto a Franco en la Guerra Civil española, representando más tarde a Don Juan de Borbón bajo la dictadura franquista.
Borbones en pelota
Según parece, a la evidente homosexualidad del rey consorte había que añadir el padecimiento de una rara enfermedad congénita, denominada hipospadia, que consistía en la deformación del canal de la uretra, cuyo orificio estaba situado en el tronco del pene, en lugar del extremo del glande, como es lo habitual. El pueblo de Madrid, aunque desconocía este extremo, en cambio sabía de la forma en que Francisco de Asís orinaba habitualmente, lo que unido a su afeminamiento, expresaba en coplillas como esta que circulaban por Madrid y España entera: “Paco Natillas / es de pasta flora. / Y mea en cuclillas / como una señora”. O esta otra: “Gran problema hay en la corte: / Averiguar si el consorte / cuando acude al excusado, / mea de pie o mea sentado”. O esta: “Isabelona, / tan frescachona. / Y Don Paquito, / tan mariquito...”
Coplas similares, con sus consiguientes caricaturas, fueron editadas en el libro Los Borbones en pelota, firmado con el seudónimo Sem (abreviatura de Semen). En él se muestra la imagen de la reina fornicando a diestro y siniestro con personajes influyentes de la corte, mientras su marido asiste resignado a los devaneos pornográficos de su esposa, tocado con una monumental cornamenta, masturbándose o sodomizado por algún preboste del reino.
Se suele atribuir la autoría de este libro a los hermanos Bécquer (el poeta Gustavo Adolfo y el dibujante Valeriano Bécquer), aunque los investigadores Jesús Rubio y Joan Estruch opinan que pertenecen a la obra de un pintor republicano radical llamado Francisco Ortego. Realizado hacia el año 1868, en el tiempo de la revolución llamada La Gloriosa, sigue la línea de algunos panfletos satíricos clandestinos, como El Murciélago, que denunciaban las corruptelas de la monarquía en tiempos de Isabel II. Aunque prohibido, el libro tuvo una cierta repercusión en la época y ha permanecido censurado. Incluso en tiempos recientes ha sido retirado de las librerías, a pesar de su publicación en 1991 en Madrid, por la editorial El Museo Universal y poco después, en 1996, reeditada también en Madrid, a cargo de la Compañía Literaria.
Paco ‘Natillas’
La complicidad de Francisco de Asís e Isabel II en asuntos de cama era tal que en cierta ocasión le comentó a su regia esposa que tuviera cuidado con el Pollo Arana, su amante, porque le estaba poniendo los cuernos. Por lo demás, la vida marital de los cónyuges fue un fracaso y una pantomima cara a la galería. La reina seguía acostándose con media corte y engendrando hijos bastardos, mientras su marido se dedicaba a organizar cacerías con nobles del reino, rodeado de apuestos varones. Entre los muchos lances sobre el rey consorte, cuentan que cuando el general O'Donnell se despedía de Isabel II antes de partir a la guerra de África, en 1860, y al comentarle la reina que de haber sido hombre, ella le habría acompañado, Francisco de Asís añadió: ¡Lo mismo te digo, O'Donnell, lo mismo te digo!.
Un sólo episodio nos habla de un celoso Francisco de Asís, aunque probablemente se tratara de un montaje que perseguía el apartamiento de Puigmoltó. El 26 de abril de 1857, el rey consorte intentó forzar la entrada a los aposentos de Isabel II acompañado del general Urbiztondo, con el pretexto de demostrar el adulterio de ésta con Puigmoltó. El general Narváez, que estaba custodiando la antecámara, les impidió el acceso y tras la refriega que hubo Urbiztondo mató al marqués de los Arenales, y Narváez hirió mortalmente al asesino con su espada. Aunque ambas muertes se declararon naturales, Narváez, que era un hombre digno, dimitió de la Presidencia del Gobierno para no tener que firmar el ascenso antirreglamentario de Puigmoltó a instancias de la reina.
No todo fue tan gris y anecdótico en la vida del consorte de aquella Isabel II, llamada por algunos “la de los Tristes Destinos”. La faceta como mecenas de Francisco de Asís Borbón y Dos Sicilias es prácticamente desconocida y poco valorada, aunque fue constante su preocupación por el embellecimiento de muchos monumentos de la capital de España, que gracias a él fueron restaurados y puestos en valor.
El fiel Meneses
Francisco de Asís Borbón tuvo una larga existencia en la que llegó a contemplar desde el exilio en Francia, pasando por la muerte de quien se suponía su hijo, Alfonso XII, la llegada de la República, hasta la restauración monárquica en la persona de su nieto Alfonso XIII.
Frente a la evidente promiscuidad de Isabel II, su esposo mostró mucha mayor fidelidad en sus amoríos. De hecho sólo se le llegó a conocer un amante oficial a lo largo de su vida. Se trataba de Antonio Ramos de Meneses, a quien los historiadores llaman, por ese mismo motivo, “el fiel Meneses”. Cuando en 1868 Isabel II es derrocada y exiliada a Francia, los cónyuges se separan, aunque viven en lugares próximos entre sí: la reina en París junto a su amante Carlos Marfori y Francisco de Asís junto a Meneses en Épinay-sur-Seine, donde fallece en 1902, dos años antes que la reina.
Los últimos días
Las dificultades económicas que pasaron Francisco de Asís y su fiel Meneses provocaron que el Borbón denunciara a su esposa Isabel ante los tribunales parisinos reclamándole una pensión, a la que tenía derecho. Isabel, que poseía una de las mayores fortunas de Europa y que había conseguido sacar de España todas sus joyas y pertenencias, se vio obligada a pasarle a su marido una pensión anual de 150.000 francos. Además, Francisco de Asís la chantajeaba constantemente con no reconocer a sus hijos putativos.
Pero el amor que Francisco de Asís sentía por su amante y compañero iba más allá del dinero. Justo antes de que estallara la revolución Gloriosa, el verano de 1868 consiguió de Isabel II, aún reina, que convirtiera a Meneses en Duque de Baños, con grandeza de España de primera clase, título que fue confirmado por Alfonso XII en 1875. Por si esto no fuera suficiente, en 1884 chantajeó a su reina y esposa una vez más, consiguiendo que el papa Pio IX otorgara a su adorado compañero la Gran Cruz de la Orden de Cristo.

La historia, que es muy cruel a veces, pone a cada cual en su sitio. La última ironía de este reinado tan extraño y peculiar, en una España gris que comenzaba a desperezarse de su letargo de siglos, tuvo que ver con el mismo enterramiento del esposo de Isabel II. Francisco de Asís de Borbón fue inhumado en el Monasterio del Escorial, en el Panteón de los Reyes, junto a las reinas consortes.

martes, 7 de noviembre de 2017

DE LOS MUERTOS QUE AMAMOS Y DE LOS QUE NO TANTO

Albano Dante-Fachín conversando con Joan Tardá
Hablemos de muertos. De los que amamos y de los que no tanto.
No se asusten, no vengo a volcar mis dramas como en otras ocasiones, pero déjenme que les hable de muertos. Esta semana, recién pasado el ‘dia de los finaos’, toca.
Hay seres que necesitan morirse para que los amemos y los admiremos (como si hubiera diferencias) aún más. Me pasó con George Michael en su momento. Y me permito, sin que esto sea vinculante, recomendarles Freedom, el fabuloso documental que dirigió el cantante y que acabó convirtiéndose en obra póstuma. La muerte de una voz privilegiada, de un tipo que dijo que le gustaría que le recordaran como un gran compositor (lo fue, vaya si lo fue) y un tipo íntegro.
Podemos recordar, insisto, la maravillosa y modulable voz de Georgios Kyriacos Panayiotou. Debemos recordar la explosión de belleza de algunos de sus vídeos (ese Freedom 90 dirigido por David Fincher y Too funky) y su juego de caderas, pero hubo mucho más. El disco Listen without prejudice, dedicado a Anselmo, su pareja durante seis meses que falleció de esa tremenda enfermedad llamada SIDA y que para algunos era entonces el castigo divino ante la perversión y la falta de moral. Su juicio contra la multinacional Sony, a la que pidió libertad para no hacer promoción de uno de sus discos al considerarlo una cuasi explotación y le erigió, en cierta medida, en defensor de los derechos laborales. Por supuesto, perdió.
Fue un muerto que vivió rápido y al que encontraron sin latido cardíaco el día de Navidad de 2016. Una voz a la que recuerdan con lágrimas desde Elton John hasta Mary J. Blidge y el grandísimo Stevie Wonder. Uno que cantó con todos y que gustó a casi todos, aunque a veces no se gustara a sí mismo. Un tipo que se bebió el éxito de golpe pero que al llegar a casa se preguntaba: ¿y ahora qué? Demasiado joven para morir, demasiadas canciones por cantar.
Hay muertos que aún no lo están literalmente hablando, pero sí de manera metafórica. Mi favorito atiende con nombre y apellido original donde los haya: Albano-Dante Fachín. Tú no puedes vivir con ese nombre y no ocupar un lugar en la Historia. No puedes ser comercial de seguros, camarero o tornero fresador con ese nombre. No puedes ocupar un cargo político y pasar desapercibido. Tampoco puedes llamarte Albano-Dante Fachín y ponerte una camiseta para ir a trabajar al Parlament (esta frase podría firmarla mi madre también, disculpen los agraviados). Con ese nombre solo puedes ser especialista en infiernos.
Así, con la bicefalia Albano-Dante, Fachín se ha hecho un lío y no ha tenido mejor ocurrencia que reivindicar la república catalana, y todo por su extraña manía de llevarle la contraria al jefe. ¿Valiente y coherente o tremendamente torpe? ustedes deciden. Yo, que no soy politólogo, reivindico la no muerte profesional de este hombre. Básicamente por su nombre. Albano, tienes nombre de ensayista, poeta maldito y hasta de premio Nobel de Literatura, de esos que le llevan años quitando el galardón a Murakami. ¿O era de cantante italiano de baladas? No te me desanimes. Busca tu camino y haz 40 días de ayuno en el desierto para encontrar la luz. Que ya te esperan en ERC con los bracitos abiertos.
Y también hay cadáveres que teníamos medio guardados en armarios que han vuelto a salir. José María Aznar y Ana Botella han celebrado sus 40 años de casados y han organizado una fiesta por todo lo alto en el Museo del Traje. Hasta allí han ido a parar versos sueltos peperos como Cayetana Álvarez de Toledo y retirados de la política como María San Gil.

Ni rastro de Mariano, que andaba ocupado componiendo lo que queda de España, y de Alonso Aznar, benjamín de los homenajeados y otro de mis personajes favoritos desde que se fue con el padre a reivindicar Melilla y montó una app para ligar. “Alonso Aznar pierde dinero en el negocio del amor”, resumió un medio, en otro de esos titulares favoritos de quien escribe. Seguro que Alonso es de los que dicen, como hijo de famoso al uso, que sus apellidos le han perjudicado. Para fichaje de Vox desde luego, que es donde yo le veo. Santiago Abascal, lo que te estás perdiendo. Eso sí, no te olvides de Albano-Dante-Fachín.

sábado, 4 de noviembre de 2017

LAS MALAS COMPAÑÍAS Y LA CRECIENTE INFILTRACIÓN DEL FASCISMO


Barcelona, 28 Octubre: incidentes provocados por neonazis 
Por supuesto que cada cual es libre de elegir sus amistades y los compañeros de manifestación. ¡Faltaría más! Pero también somos libres los demás de valorar a estas compañías en función de sus antecedentes. Viene esto a cuento porque los ‘demócratas de toda la vida’ se han ofendido cuando algunas personas han llamado ‘fachas’ a Paco Frutos y Borrell tras dejarse utilizar por Sociedad Civil Catalana en las manifestaciones del 8, 12 y 29 de octubre.
Cuando sujetos que defienden el exterminio de seres humanos por cuestiones raciales, étnicas, culturales, religiosas o de cualquier otro tipo, que practican el odio al diferente por el mero hecho de serlo, y que con soltura hacen uso sistemático de la violencia como único modo de expresión, son acompañados por personas o entidades democráticas en actos públicos en defensa supuestamente de los derechos civiles, cabe pensar que a los invitados se les ha ido el asunto de las manos. ¿O no?
En las dos manifestaciones por la Unidad de España que se han celebrado en Barcelona el 8 y 29 de octubre, convocadas por Sociedad Civil Catalana (SCC), cuyo liderazgo es diverso y polémico, siempre ha habido acciones violentas protagonizadas por “ultra patriotas y neonazis”, arropados con banderas de España, que hubieran pasado desapercibidas de no haberlas denunciado algunos periodistas y esos otros testigos incómodos del siglo XXI que son los ciudadanos pertrechados de sus inseparables teléfonos móviles. Gracias a ellos, en apenas unos segundos, las agresiones ultras eran conocidas en Berlín, Bruselas, Nueva York o París. Agresiones que casi todos los medios españoles deciden ocultar.
Quien está detrás de Sociedad Civil Catalana
El día de su presentación en el Teatro Victoria de Barcelona estaban presentes Santiago Abascal y Ariadna Hernández de Vox, una delegación de representantes de la Fundación Nacional Francisco Franco y miembros del Movimiento Social Republicano, referentes en España del partido griego Amanecer Dorado. La conexión con el fascismo, más allá de ser una anécdota, se encuentra en el germen de la organización. Como afirma el periodista Jordi Borràs en su libro Plus Ultra, la creación de SCC fue “una acción cuidadosamente estudiada y planificada por la necesidad imperante de reagrupar un españolismo profundamente desmovilizado”. Dicha influencia se ve reflejada en la figura de su primer presidente, Josep Ramon Bosch, que ocupó simultáneamente, durante un año y medio, la presidencia de Somatemps hasta que tuvo que dimitir por sus vínculos con la extrema derecha. El nombre de esta entidad es resultado del juego de palabras entre Som a temps, en catalán, “estamos a tiempo” de parar el independentismo, y el Sometent, el somatén, organización paramilitar catalana de autodefensa civil. Tanto Societat Civil Catalana como los grandes grupos mediáticos al servicio del gobierno han tratado de ocultar durante este mes de movilizaciones la influencia ultra en esta entidad, incluidos sus actos violentos.
Se contabilizan por decenas las agresiones ultras en las tres manifestaciones convocadas por SCC el 8, el 12 y el 29 de octubre, algunas de ellas con arma blanca. Esta violencia viene determinada porque la ultraderecha es la única que se ha movilizado históricamente en Catalunya para reivindicar el hecho de ser español: La primera manifestación del 12 de octubre en la época moderna fue convocada en 1982 por Juntas Españolas, que nació de las cenizas de Fuerza Nueva. Desde entonces, el 12 de octubre únicamente ha sido celebrado por la extrema derecha hasta que se inicia el procés en 2012 y se une a las movilizaciones el españolismo parlamentario. A cada convocatoria de Societat Civil Catalana del 12 de octubre se han sumado trece o catorce organizaciones de extrema derecha como Falange, Hazte Oír o Democracia Nacional.
Otra de las organizaciones con mayor peso de convocatoria en estos últimos tiempos es la Fundación DENAES (Defensa de la Unidad de España) del líder de Vox Santiago Abascal. En la concentración del 30 de septiembre, en la madrileña plaza de Cibeles, se acabó cantando el Cara al sol con el brazo en alto y estuvo presente Esperanza Aguirre. Otros convocantes de la concentración fueron las fundaciones Valores y Sociedad y Villacisneros, vinculadas respectivamente a Jaime Mayor Oreja y Esperanza Aguirre; además de las habituales Somatemps y Hazte Oír.
DENAES llegó a recibir 183.000€ de la Comunidad de Madrid y su creador Santiago Abascal, ahora secretario, trabajó para el Ejecutivo de Aguirre como presidente de la Agencia de Protección de Datos y director de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social. DENAES otorga cada año los premios Españoles Ejemplares en los que han participado como jurado Esperanza Aguirre, Ignacio González, José Antonio Ortega Lara o el propio Santiago Abascal. Entre los galardonados destacan Carlos Herrera, Libertad Digital o el expresidente del Sevilla CF José María Del Nido.
La imagen del 28-O y la foto con Esteban Cabal
Esteban Cabal entre Paco Frutos y Josep Borrell
Un hecho llamó poderosamente la atención tras la manifestación del 28-O en Barcelona: antes de la intervención de Josep Borrell, que no dejó pasar la oportunidad de atacar a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para regocijo de la masa rojigualda más conservadora, tomó la palabra Paco Frutos, el que fuera secretario general del PCE hasta su salida en 2009, que fue calificado injustamente de “fascista” por intervenir en un acto convocado por entidades fascistas. Presentaron a Frutos como líder de la “izquierda no independentista” cuando Paco Frutos no es líder de nada y mucho menos de la izquierda no independentista, que es plural, apuesta por el derecho a decidir, y está magníficamente representada en Unidos Podemos.
Cuando finalizaron las intervenciones vino el momento de las fotos y asomaron por el escenario personajes desconocidos para el gran público que no pasaron desapercibidos para quienes siguen desde hace décadas los vaivenes de la ultraderecha. Uno de ellos es Esteban Cabal, un personaje público con largo historial a sus espaldas. En una fotografía colgada en Facebook por el propio Cabal aparece flanqueado por Paco Frutos y Josep Borrell, junto a Pepe Moreno, otro dirigente de Sociedad Civil Catalana.
Esteban Cabal es el ‘propietario’ del partido Los Verdes-Grupo Verde, que fue denunciado en 2011 por la revista Interviú y otros medios de incluir, al menos en su candidatura al Ayuntamiento de Zaragoza, militantes de la organización neonazi Movimiento Social Republicano (MSR). Lo grave del tema es que Cabal defendía públicamente, a capa y espada, a sus patrocinados y negaba tanto tener amistades o vínculos con el MSR o con cualquier otra organización de ultraderecha, como que sus candidatos señalados militaran en las filas de una organización identitaria supremacista y antisemita. Y esto ocurría mientras, al tiempo, negociaba con el entonces coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, que Los Verdes-Grupo Verde acompañaran diversas candidaturas de la coalición “para darle un toque ecologista”. Obviamente eso suponía que Esteban Cabal pudiera nombrar a sus candidatos y negociara con la dirección federal de IU la colocación de los mismos.
De hecho, en la lista municipal de Los Verdes-Grupo Verde por Zaragoza, el “líder ecologista” había colocado a un ferroviario y reconocido militante nazi como candidato a la alcaldía. Interviú, en esas fechas, habló con Cabal que aseguró conocer a Vallés, el cabeza de lista, “de toda la vida y no es ultra”. Lo cierto es que Jesús Vallés llevaba años vinculado a los ultras del MSR. Incluso en 2010 le llegó a pedir al ministro de Justicia Francisco Caamaño la puesta en libertad de Pedro Varela –exdirigente del neonazi Cedade, propietario de la Librería Europa y condenado por difusión de ideas genocidas–, a quien calificó en su misiva al ministro de “filósofo humanista, deportista y alpinista que está realizando una labor cultural de primerísima calidad”.
El propio Cabal mantenía magníficas relaciones con grupos nazis, no sólo del MSR sino también de Democracia Nacional. En la candidatura de Los Verdes al ayuntamiento de la capital aragonesa había al menos otras siete personas vinculadas al MSR y Democracia Nacional, según publicó Interviú. Entre ellas estaban Francisco Javier Bueno, delegado del MSR en Zaragoza, detenido e imputado en la Operación Espada contra la banda neonazi Blood and Honour -declarada ilegal- y habitual en los homenajes a Rudolf Hess, jefe del Partido Nazi alemán y mano derecha de Adolf Hitler. También estaba la hija de Juan Antonio Llopart, presidente entonces del MSR y que, poco tiempo después, sería juzgado, condenado y en apelación absuelto, por venta y distribución de publicaciones y materiales nazis que negaban el Holocausto judío. Tal era la implicación entre Los Verdes-Grupo Verde y los neonazis -que entonces ya se hacían llamar identitarios- que se publicó una convocatoria de un acto de campaña, el jueves 19 de mayo de 2011, en estos términos:
"La candidatura eco-identitaria al Ayuntamiento de Zaragoza, Los Verdes-Grupo Verde, celebrará un acto electoral en Zaragoza, el jueves 19 de mayo a las 20:00h. CENTRO CÍVICO 'SALVADOR ALLENDE'. c/ Florentino Ballesteros s/n (Antiguo Matadero).
INTERVENDRÁN:
Jesús Vallés Gracia, candidato nº 1 al ayuntamiento de Zaragoza.
Javier Bueno Pons, candidato nº3 y militante del Movimiento Social Republicano. [Blood & Honour]
Esteban Cabal Riera, coordinador nacional de LOS VERDES-GRUPO VERDE".
La contaminación “fascista-identitaria” llegó también a las Islas Canarias. Allí, Socialistas por Tenerife pactaron con LV-Grupo Verde una lista en el Cabildo de Tenerife y en una decena de ayuntamientos tinerfeños. El acuerdo generó tal alarma que organizaciones ecologistas canarias denunciaron que estas candidaturas estaban infiltradas por ultraderechistas.
Cuando esto sucedía, el auge de la extrema derecha en toda Europa era palpable y se camuflaba con facilidad en otras formaciones. Ahora es una realidad. Por ello, los verdes y ecologistas de siempre hicieron un llamamiento y urgente a Izquierda Unida y a Socialistas por Tenerife para que rompieran, por coherencia y ética, los acuerdos con Esteban Cabal y su partido y no ampararan de forma indirecta a movimientos xenófobos y racistas como el MSR.

Recortes Cero, el nuevo partido de Esteban Cabal

Actualmente, Esteban Cabal ha iniciado otra aventura política con Recortes Cero, su nueva marca electoral. Con ella intenta pescar en las aguas del 15M y aprovechar los movimientos sociales. En esta aventura ha incorporado a Unificación Comunista de España (UCE), ese extraño partido que dice ser comunista marxista-leninista “pensamiento Mao Tse Tung”, pero que pide el voto indistintamente para UPyD o Ciudadanos y al que la izquierda en general califica simple y llanamente de secta por su estructura piramidal y las relaciones de dominio que ejerce la cúpula sobre la militancia.
Recortes Cero consiguió presentar candidatura en 52 circunscripciones en las pasadas elecciones generales, aunque no consiguió representación.
Plumaroja

ECOLOGÍA DE LA VIDA COTIDIANA: TU DÍA A DÍA SIN PETRÓLEO

Central térmica y complejo petroquímico de Puertollano.  Vean aquí unas cuantas “buenas noticias” según un reportaje reciente sobre l...