sábado, 30 de marzo de 2013

MALOS HUMOS..., Y MALOS HUMORES

Quizá sería más ético, en el caso de María José Ciudad Zariquiegui esperar
a no ser cargo público para solicitar una licencia que afecta
directamente a su actividad profesional privada....

Andamos malhumorados y razones no nos faltan. Saber que en Castilla La Mancha se han perdido 2395 empleos públicos a consecuencia de la supresión del 70% de los “entes” públicos es una de esas razones. Solo se conservan aquellos entes, como RTVCM, que son útiles para “enchufar” a la familia o al militante del PP, o para la propaganda del régimen Cospedal.
A mí quien me saca los peores humos es Carmen Riolobos. Hay que ver la mala baba que tiene esta mujer. Es quitarle el bozal y liarla parda mordiendo a todo lo que se mueve. Lo que es a Page no deja de mordisquearle las canillas. En cuanto el alcalde de Toledo abre la boca se la azuzan y Riolobos se le tira a morder sin miramientos. La última perla de la senadora popular es atribuirse la infalibilidad en materia de agua y considerar a Page poco menos que un marciano en cuanto tiene que ver con el Tajo. Olvida Riolobos que el Tajo pasa por Toledo antes que por Talavera y que son sus amiguitos de Murcia y el Levante quienes deciden con cuanto caudal corre por ambas ciudades…. Hablando de bozales. Resulta que los Aznar han sido vistos sin este aparejo por una zona Marbellí en la que estaba prohibido el tránsito de animales…, los tres perros de la familia también iban sin bozal…, y los socialistas marbellíes no han perdido la ocasión de meterle el dedito en el ojo denunciando tan antisocial conducta. Si se prueban los hechos, los “Aznar” podrían ser multados con 500€.
También me saca de quicio la “ubicuidad” de Nacho López del Hierro. Lo de este hombre sí que es hacer honor al mote de “Prospedal”. No pierde ocasión de ganar unos eurillos y no hace ascos a nada, ni siquiera a que una de las numerosas empresas en que es consejero remunerado de a cien mil euros participe en las obras del Cementerio Nuclear de Villar de Cañas. Qué bien lo hizo su señora, y nuestra presidenta, colocando como mandamás de ENRESA al obediente Francisco Gil Ortega, el mejor cliente, en su etapa de alcalde, de los bares de la plaza mayor de culiparlandia. Con Gil Ortega decidiendo es más fácil recibir sustanciosos contratos.
Otro tipo de malos humos, los de siempre, los que respiramos, empeoran cada día en Puertollano. Hemos perdido el control de la calidad del aire, que se hace desde Toledo, y solo nos faltaba que el equipo de gobierno concediera a Servicios Funerarios de Puertollano SL, en la que participa la diputada y concejal popular Ciudad Zariquiegui, la licencia para construir un horno crematorio para incineración de cadáveres.
Resulta curioso que el expediente fuera rechazado en la pasada legislatura y sea aprobado en esta. ¿Será porque Hermoso Murillo deja ya pasar los días sin otra perspectiva que la de encontrar alguna salida honrosa a lo que fue una prometedora carrera y ha derivado en el peor lastre para su partido? ¿Será que los favores se devuelven y con el apoyo del PP está sacando adelante asuntos tan delicados como el de las terrazas, la pseudoprivatización y tasas del agua… etc.? Lo cierto es que el expediente aprobado a la popular Ciudad Zariquiegui habría sido rechazado en la mayoría de los municipios españoles, también los gobernados por el PP, por incumplir la ordenanza de medio ambiente. Me atrevo a decir que en Puertollano ocurriría otro tanto si se hubiera aplicado la normativa vigente con el rigor que la actividad exige y recordando que, en el mejor de los casos, tal actividad no puede estar a una distancia inferior a 50 metros de zonas habitadas, por ser insalubre.
Aun superando esta distancia, que no es el caso, conviene precisar que el RD 72/1999 de 1 de junio de 1999, de sanidad mortuoria, en su capítulo 2ª, dedicado a Crematorios, dice en su artículo 26 que: “Los crematorios deberán estar situados en cementerios o en edificios anexos a ellos y si esto no fuera posible en el lugar más próximo posible…” dice también que: “Estos edificios estarán aislados y serán de uso exclusivamente funerario…”. Pues bien, ninguno de estos requisitos se cumple puesto que el horno crematorio se ubicará en las antípodas del cementerio de Puertollano, a escasos metros del límite municipal con el término de Almodóvar del Campo, y otro tanto ocurre en su condición de edificio aislado pues tiene colindantes por su izquierda a los edificios de la Fundación Virtus, la Fundación Laboral de la Construcción y diversas naves industriales y por la derecha a las ultimas viviendas de las calles Fernando El Santo, Jaime Balmes y Fernán González; sin olvidar la colonia de chalets situada a escasa distancia, a su espalda, y numerosas viviendas aisladas.
No se puede despreciar el sentido de los vientos predominantes y que estos soplan habitualmente en dirección oeste-este, por lo que todo el barrio de las 600, el hospital y varios establecimientos comerciales se verían afectados. En total, directamente se verían afectadas decenas de miles de personas por una actividad que está tipificada y regulada por la Ley 34/2007 de Calidad del Aire y Protección de la Atmosfera.
Como no vamos a estar malhumorados si nuestros gobernantes hacen de su capa un sayo y gestionan los asuntos municipales con un corporativismo que escandaliza al sentido común y la justicia.
M. Félix de San Andrés

viernes, 29 de marzo de 2013

ESCRACHE INSTITUCIONAL..., LA CONSEJERA Y LA SOPA BOBA


“Escrache” es una palabra de origen argentino que está relacionada con la presión ejercida por los movimientos sociales. El PP estudia la posibilidad de querellarse con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) acusándoles por una práctica que califican de acoso a los diputados. Cristina Cifuentes o González Pons van un paso más allá. Vinculan este tipo de activismo con el de la “kale borroka” de ETA. Según la delegada del gobierno se trata de una estrategia radical guiada por oscuros intereses que no dudan en emplear la violencia y la coacción. ¿Perdón? ¿De qué estábamos hablando? ¡Ah sí!, de escrache,  que, según la definición de la propia Cifuentes, encaja como un guante con la violenta coacción que sufren las familias desahuciadas a causa de los oscuros intereses de la banca.
El escrache o acoso al que se ven sometidos los que no pueden hacer frente al pago de sus viviendas no se resuelve colocando un “cobrador del frac” detrás de cada moroso. Esa sería la versión “light” de los escraches. Más o menos, lo que hace la PAH con los diputados. Han decidido convertirse en su sombra para recordarles la deuda que mantienen con los ciudadanos. No tiran cócteles molotov ni queman autobuses. Son la memoria viva y solidaria de una injusticia social que deja muchas víctimas. Una presencia molesta que violenta sobremanera a sus señorías.
Hay otra modalidad de escrache que se ajusta más a esa violencia extrema que el Partido Popular achaca a los activistas de la PAH. Es la que vemos sufrir a los que se atrincheran dentro de sus casas acosados por una legión de policías que no dudarán en sacarles a rastras delante de sus hijos. Es el escrache institucional que no mata a bombazos pero que induce al suicidio de la gente a la que previamente se le embarga toda la esperanza. Escrache del duro. Como el que emplea este gobierno con los jóvenes, los jubilados, los funcionarios, con los parados, con los trabajadores. Escrache contra nuestro derecho a la salud y a la educación. Escrache contra el derecho a la manifestación y la libertad de expresión a fuerza de represión y cargas policiales. Eso sí que es escrache radical de categoría.
Lo otro, lo que les inquieta tanto para querellarse contra la PAH, se llama democracia participativa. ¿No será eso lo que de verdad les acojona?

La consejera y la sopa boba

La sensibilidad social de los que gozan de licencia para recortar es similar a la de una ameba. Interpretan su papel de villanos desalmados con una naturalidad pasmosa. Ríanse ustedes del “método Stanislavski”. Pongamos un ejemplo: La consejera aragonesa de educación, Dolores Serrat, dice que su departamento no está para la beneficencia. El tema son las becas para los comedores infantiles. “El comedor ni es obligatorio, ni es un derecho”, añade.
Ya sabemos que comer no es obligatorio, doña Dolores. Pero también que conviene hacerlo regularmente si se pretende vivir. En cuanto lo del derecho, yo iría más allá. Que los chavales estén correctamente alimentados no es solo un derecho constitucional, es una obligación para un estado civilizado y con suficientes recursos. Para muchos niños, la del comedor escolar es la única comida consistente que pueden hacer al día. Sus padres, como todos los ciudadanos españoles, están pagando la deuda de los bancos. Han perdido el trabajo, la vivienda o ambas cosas por culpa de los juegos de guerra de las altas finanzas. Ahora esta cristiana dama les habla de la “corresponsabilidad” de las familias. Perdone usted señora consejera, ¿y qué hay de la responsabilidad de este gobierno para solucionar el desempleo y la miseria que avanzan? Las desigualdades e injusticias con las que están gestionando esta crisis son la causa de que nuestra infancia parezca atrapada en una novela de Dickens.
La consejera Serrat supera con creces a las horripilantes brujas de los cuentos. No se come a los niños, todavía, pero se zampa sin decir Jesús los comedores escolares y la calidad de la enseñanza pública aragonesa. Para beneficencia, la que recibe la señora Serrat. La sopa boba de una consejería que, al parecer, no requiere de ninguna calidad humana ni profesional para desempeñarla.
Basta con ser una rematada arpía.
CRÓNICA POPULAR

jueves, 28 de marzo de 2013

VIOLENCIA INSTITUCIONAL CONTRA LOS MÁS DÉBILES

La justicia es ciega, sorda o está de vacaciones cuando se trata de los debiles 

Teresa es madre de un chaval de trece años y víctima de malos tratos. La violencia golpea constantemente su vida y la de su hijo. Malos tratos conyugales que se suman a otros laborales y sociales, más asépticos, pero cuyos resultados son igualmente devastadores. A perro flaco… todo son pulgas. Y a las malas pulgas de su compañero, Teresa debe añadir las de la empresa que le despidió dejándole a deber más de 3.000 euros. Situación que le condujo a no poder afrontar el pago del alquiler de su vivienda.
Teresa solicitó ayuda a los juzgados que querían desahuciarle. Solo pedía algo de tiempo para buscar alojamiento. Allí recibió otra humillante bofetada, más bien un puñetazo verbal que le quebró la esperanza. Le contestaron que lo que le estaba pasando “no era su problema”. Que el procedimiento no se podía parar. La insensible apatía institucional puede acabar siendo la madre de todas las palizas. Los periódicos cuentan como cincuenta policías desalojaron a la fuerza a Teresa y a su hijo. Doscientas personas, que piensan que Teresa y su hijo sí son “su problema”, interpusieron sus cuerpos solidarios. Recibieron violencia por respuesta. En otro orden de cosas, también leo en los diarios que 17 directivos de Caja Madrid cobraron, en los 4 últimos años de la crisis, 71 millones de euros. Y su presidente, Miguel Blesa, 12´4 millones para él solito. Un insulto violento para una sociedad empobrecida a causa de las trapacerías de todos estos sinvergüenzas que se van de rositas después de reventar la caja fuerte.
Como soy animal antes que nada, también puedo notar el escalofrío violento en mi espinazo. Algunos días, hasta los más convictos y confesos pacifistas, desearíamos ser fieras.
Demasiada injusticia. ¡Demasiada violencia!
Trasplantes de conciencia
La organización nacional de trasplantes (ONT), avisó a las comunidades autónomas de que el Gobierno pensaba quitar las subvenciones destinadas a actividades de donación y trasplantes si no cumplían el déficit. Montoro lo niega. Bueno, a medias. Con una explicación un tanto críptica que no tranquiliza nada. Porque con todos estos gerifaltes del gobierno sucede un poco igual. Cada vez que desmienten algo, termina cumpliéndose como una maldición. España es líder mundial en el campo de los transplantes. Aunque también lo éramos en el de las energías renovables (y eso no fué óbice ni cortapisa para que se eliminaran las subvenciones al sector). ¡Que caiga España! que ya la levantarán Montoro y sus muchachos-as.
¿O no? Nuestras joyas nacionales se dejan morir de inanición por falta de recursos o se privatizan para usufructo de un particular. Aquí lo único que se levanta es la pasta a la gente para seguir pagando el agujero insondable de la banca. Otros particulares que se endeudaron privadamente en una deuda de la que luego (debido a un estupro constitucional por déficit democrático) los ciudadanos resultamos avalistas.
Y ya se sabe: el que avala a un ladrón… Acaba sin sanidad pública, con los ahorros de su vida metidos a perpetuidad en unas preferentes, desahuciado, endeudado post-morten y, si se te ocurre rechistar, con una denuncia penal por ocupación ilegal y coacciones. ¡Con un par! Denuncias como las que ha interpuesto la caja de ahorros CAI zaragozana (actualmente Caja3) contra 52 activistas de la Plataforma stop-Desahucios que ocuparon pacíficamente durante unas horas, una de sus oficinas.
Algunos desahuciados, un cura que se posiciona con los desfavorecidos, dos periodistas que pasaban por ahí y otros bienintencionados ciudadanos, componían el bragado comando almogávar que aterrorizó a los ejecutivos de la entidad que va a la cabeza de los desalojos en Aragón. La misma que va a despedir a 455 trabajadores estos días.
Ojalá Montoro siente precedente y diga la verdad con lo de los trasplantes. Se trata de una emergencia nacional. Hay que seguir invirtiendo para poder implantar un cerebro decente (hasta el de un chimpancé puede valer) en los privilegiados cráneos de nuestros mandamases políticos y financieros. Algo similar a lo que podría ser un trasplante de conciencia. Aunque es casi seguro que, a semejantes especímenes, les causará rechazo. Son individuos genéticamente incompatibles con la mínima vergüenza.
Plumaroja

martes, 26 de marzo de 2013

Irak diez años después: el fracaso de la política neoliberal y del ardor guerrero de Bush y sus aliados


Mercedes Arancibia || Periodista

El 20 de marzo de 2013, cuando se han cumplido exactamente diez años de la invasión de Irak por la coalición encabezada por los Estados Unidos de George W. Bush (de inolvidable memoria), y secundada por los palanganeros Tony Blair y J.M. Aznar más Durao Barroso que les prestó la cama en las Azores, en el diario La Presse (del Canadá independentista, es decir de Québec)  me entero de una iniciativa que tiene miga: el blog político estadounidense Gawker ha propuesto a sus lectores escribir a quien fuera el 43 presidente del país, gran arquitecto de del conflicto, felicitándole por el aniversario de una guerra que no termina nunca desencadenada con el lema “Libertad para Irak” y que, lo mismo que la de Afganistán, enfrentaba a dos ejércitos de potencia desigual y propiciaba un considerable aumento en la actividad de  los grupos terroristas de la zona. A estas alturas de la historia, las guerras de Irak y Afganistán son emblemáticas de lo que significa “modernidad” en materia de conflagración armada.
24_irak_war A Irak no ha llegado la democracia, ni el país ha renacido de sus ruinas, como predicaban quienes hace diez años propiciaron la invasión, sino que, por el contrario, se ha convertido en un cúmulo de ruinas y un paraíso de corrupción. ©Radio Nederland Wereldomroep
Los de Gawke publican la dirección del correo electrónico del menos tonto (supuestamente) de los hijos de Bush senior, para que sus lectores puedan dirigirle todos los improperios que se les ocurran por haber esgrimido la existencia de armas de destrucción masiva en Irak y la relación entre Saddam Hussein y los yihadistas de Al Qaeda para justificar la invasión del país. El tiempo ha puesto las cosas en su sitio, demostrando que ambas premisas eran absolutamente falsas. Los ciudadanos de esta parte del mundo ya lo sabíamos: no en vano fuimos millones quienes hace diez años salimos a las calles para manifestarnos en contra de una guerra en la que  no se nos había perdido nada.
Lo que pasa es que el equipo del peor de los Bush se puso inmediatamente a la obra y, después de los primeros correos, que sin duda le pillaron por sorpresa, empezó a devolver los siguientes con el lema “dirección desconocida”. Aunque, se puede comprobar, el dominio ogwb.org corresponde al “centro presidencial de George W. Bush” –según Gawker- registrado en 2009 por Brian Cossiboom, vicepresidente de operaciones de la Fundación George W. Bush. Yo he hecho la comprobación y lo que aparece ahora es una página como un galimatías, en la que en una de las líneas puede leerse que el sitio “se ha trasladado” (probablemente inundado por emails y spams) (1).
Dejemos la broma a un lado y saltemos a la realidad. Se han cumplido diez años del comienzo de la guerra, han sido diez años de equivocaciones y horrores y nadie ha pedido perdón todavía. “No hay ninguna duda de que la invasión de Irak fue un desastre. No hay ninguna duda de que se hizo basándose en suposiciones erróneas y con una voluntad que tenía muy poco que ver con las justificaciones oficiales de la intervención”, puede leerse ahora en el digital AgoraVox, que reproduce un artículo publicado en Il fatto quotidiano, diario italiano en línea fundado en 2009 y dirigido por Antonio Padellaro (2).

Balance de muertes  sin contabilizar 11.500 víctimas iraquíes

Aunque los soldados estadounidense se retiraron oficialmente de Irak en diciembre de 2011 las víctimas, directas y colaterales, han continuado acumulándose durante los últimos meses  y aunque pretender establecer un censo definitivo resulta muy arriesgado algunos organismos lo intentan,  como la publicación digital británicaIraq Body Count que, precisando que probablemente se trate de una cantidad inferior a la real,  cifra entre 112.000 y 122.000 el número de civiles que han perdido al vida  en el conflicto, o sus consecuencias, según publica estos días el semanario Le Nouvel Observateur en un artículo firmado por  Boris Proulx. Los famosos « documentos de Wikileaks » revelaron en 2010 que la muerte de alrededor de 11.500 víctimas  iraquíes de la guerra nunca se ha hecho pública y, por tanto, no figura en ninguna contabilidad, ni oficial ni oficiosa.
Siempre según Iraq Body Count, a los muertos civiles hay que sumar 39.000 combatientes de distintos orígenes (4.488 estadounidenses, 179 británicos y 140 de los países aliados, entre los que se  encuentra España). Y según Proulx, “esta guerra pasará a la historia como un fiasco militar de Estados Unidos en el siglo XXI, igual que lo fue Vietnam en el siglo XX”.
Otras fuentes facilitan otras cifras. Según el estudio publicado a mediados de marzo de 2013 por el Watson Institute for International Studies, de la Universidad Brown, los muertos podrían haber sido hasta cuatro veces más de los contabilizados oficialmente: si se incluye a policías, insurgentes, periodistas y trabajadores de organizaciones humanitarias la agencia Reuters estima que la cifra de muertos podría situarse entre 176.000 y 189.000. Además, un millón de iraquíes han resultado heridos, en mayor o menor grado,  durante el conflicto y cuatro millones (de los 33 que pueblan el país) han tenido que abandonar sus hogares para escapar a la violencia; la mitad han permanecido en el interior de Irak y la otra mitad han huido hacia el extranjero, principalmente a Siria, de donde no pueden volver y donde ahora padecen las consecuencias de otra guerra.
Siempre según  el mismo estudio, la guerra ha costado 700.000 millones de dólares (540.000 millones de euros) a estados Unidos, a los que hay que sumar 490.000 millones de dólares en indemnizaciones a pagar a los ex combatientes; y se supone que, en las próximas cuatro décadas habrá que seguir haciendo frente a gastos como consecuencia de la guerra hasta un total de 6 billones de dólares (más de 4 billones y medio de euros).

Un áspero perfume de petróleo

En el balance que de los diez años de guerra hace el diario comunista francés L’Humanité denuncia directamente el papel determinante que el conflicto ha tenido en la desestabilización de toda la zona de Oriente Medio, “que desprende un áspero perfume de petróleo”, y donde todos los estados se encuentran hoy  “divididos entre fuerzas centrípetas”. La estrategia militar les ha conducido a un aislamiento mayor que el que padecían: “Irak todavía no ha encontrado su unidad. En Irán, con el pretexto del asunto nuclear, las grandes potencias están propiciando una atomización del poder, sin pensar en las consecuencias. En cuanto a Siria, hoy se encuentra en tal estado –sean quienes sean los responsables- que resulta difícil imaginar como podrá volver a encontrar un día su unidad. La situación en Oriente Medio, ¿sería la misma si la región no rebosara petróleo y gas? ¿No es razonable preguntarse si el fututo de esas reservas energéticas, y el de los países donde se encuentran, es la explicación de las posturas y actitudes adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea?”.
Diez años después de la invasión estadounidense, Irak sigue buscando su rumbo ante la inestabilidad política y la persistencia de la violencia. Lo que en principio se presentó como un enorme fracaso de los servicios de Inteligencia estadounidenses, que proporcionaron argumentos falsos a las administración Bush para llevar a cabo la invasión, fue en realidad el fracaso de todo el sistema USA, centrado en el de instituciones como el ejército de tierra, la marina y la aviación, que debieron frenar aquella barbaridad basada en pruebas inconsistentes como las que atribuían a Saddam Hussein la posesión de armas de destrucción masiva, e incluso la capacidad de poder utilizarlas con fines devastadores contra países occidentales, tan alejados como Estados Unidos o el reino Unido. “En primera fila (del fracaso)  -escriben en Il fatto quotidiano-  se encuentran los personajes trágicos de Bush, Cheney, Rumsfeld y todo aquel circo neoconservador al que hay que añadir, y al mismo nivel, a Blair, Aznar y Berlusconi, que le prestaron su apoyo, y a toda una panoplia de jefes de estado que se sumaron de distintas formas. Ocupan también un lugar destacado los medios de comunicación que se dedicaron a divulgar aquella propaganda increíble y que, a la larga, se extendieron un auténtico terrorismo psicológico entre las opiniones públicas occidentales”.
Demás está decir que tras la invasión y la ocupación militar de Irak las supuestamente letales “armas de destrucción masiva” jamás aparecieron, por la sencilla razón de que nunca existieron- se puede leer en LibreRed, una publicación que reproduce informaciones de diversas fuentes-: “Fueron una mentira, el pretexto para ejecutar la operación militar contra Hussein, que tiempo después (a finales de 2006) fue detenido y ejecutado.

Un legado desastroso

El legado tras diez años de invasión imperialista en nombre de la democracia es desastroso. Falta de servicios básicos, destrucción de infraestructuras, actos de violencia diaria y una tasa de desempleo superior al 50 por ciento. A esto hay que sumarle la sistemática violación de los derechos humanos, con la tortura de presos como práctica corriente en las cárceles custodiadas por el ejército estadounidense…las torturas se generalizaron en los centros de detención en Irak, como se demostró tras el escándalo de la prisión de Abu Ghraib, junto a Bagdad, y el descubrimiento de las cárceles secretas de la CIA, conocidas como “agujeros negros”.
24_tanque Entre 112.000 y 122.000 el número de civiles que han perdido la vida  en el conflicto, o sus consecuencias, más 39.000 combatientes de distintos orígenes. ©Radio Nederland Wereldomroep
Una investigación del diario económicoFinancial Times acaba de concluir que “Washington se ha gastado al menos 138.000 millones de dólares en contratos a grandes empresas implicadas en seguridad privada, logística y reconstrucción en Irak. Y que la compañía que más se ha beneficiado de ese maná de fondos públicos ha sido KBR, ex subsidiaria de la corporación Halliburton que dirigiera Dick Cheney antes de convertirse en vicepresidente de Bush y en el mayor promotor de la invasión ilegal que devastó el país. KBR se ha embolsado hasta ahora no menos de 39.500 millones de dólares, con lo que encabeza el ranking de multinacionales enriquecidas en la contienda; las dos que le siguen (las kuwaitíes Agility y Kuwait Petroleum Corp.) han sacado 7.400 y 6.300 millones de dólares, respectivamente. A continuaciónsiguen grandes compañías estadounidenses especializadas en la privatización de las Fuerzas Armadas, como Dyncorp, que se ha llevado 4.100 millones por entrenar a la nueva Policía iraquí, o Triple Canopy (1.800 millones), una de las mayores empresas militares privadas, integrada por ex comandos especiales de la Delta Force”.
El nuevo Irak tiene un gobierno de mayoría chií que sigue apoyado en bases americanas, aunque oficialmente los soldados se han marchado, y tiene que enfrentarse diariamente a las acciones de los diferentes grupos sunitas, que hunden sus raíces en el país. A Irak no ha llegado la democracia, ni el país ha renacido de sus ruinas, como predicaban quienes hace diez años propiciaron la invasión, sino que por el contrario se ha convertido en un cúmulo de ruinas y un paraíso de corrupción.  Han tenido unos maestros ejemplares, que han abusado de sus prisioneros y han despreciado a una población sacrificada en aras de una mentira, a la que diez años después nadie ha pedido todavía perdón. “No en vano, el periodista iraquí que lanzó su zapato a Bush se ha convertido en un héroe nacional y ni siquiera quienes odiaban a Saddam son ahora capaces de agradecer su intervención a los americanos. Nadie va a conseguir olvidar las traiciones, los duelos, los heridos, los inválidos y las humillaciones”.
Nadie ha pedido perdón a los iraquíes, ni tampoco a los militares y civiles de otros países enviados a morir en Irak. Tan solo el diario New York Times se excusó ante sus lectores, por haberles mentido. Y, mientras tanto, la violencia continúa. El décimo aniversario de la invasión ha estado precedido de una serie de atentados con bomba : « febrero ha sido algo menos letal que enero con ‘solamente’ 220 muertos y 571 heridos ». En un reciente entrevista concedida a la televisión británica ITV, el ex primer ministro Tony Blair –en su línea de “mantenella y no enmendalla”- aseguró que si “se hubiera dejado a Saddam continuar en el poder, en Irak se habría producido una carnicería aun mayor que la que está en marcha en Siria”.

Notas

  1. El texto  completo puede leerse en francés en las páginas: http://gawker.com/5991411/wish-george-w-bush-a-happy-iraq-war-day-here-is-his-private-email-address, y http://www.slate.fr/lien/69653/mail-george-bush-anniversaire-guerre-irak-hacking-guccifer
  2. La salida del periódico estuvo precedida de una campaña iniciada en el blog . voglioscendere.it del periodista Marco Travaglio. El nombre de la cabecera es un homenaje a la memoria de Enzo Biagi (1920-2007), uno de los grandes nombres del periodismo italiano, que dirigió el programa televisivo Il Fatto; el logotipo –un niño con un megáfono- está inspirado en el del diario La Voce, como homenaje a su fundador, Indro Montanelli (1909-2001), periodista, escritor y autor teatral.  Para conservar su independencia, el periódico ha renunciado al fondo de financiación pública.
  3. El canal cultural franco-alemán ARTE ha emitido estos días un hermoso documental titulado “Diez años, 100 miradas”, que puede verse en: http://irak.arte.tv/
—•—
Audiovisual preparado entre César Belandia, Tuncahuan y Marcos Méndez sobre la guerra del golfo.

domingo, 24 de marzo de 2013

OLIGOPÓLIOS EN NUESTRAS VIDAS: UNESA


Aunque la decisión del ministro Soria de imponer una moratoria sobre las primas a las energías renovables parece una aberración tomada en un momento de delirio, en realidad responde a una estrategia que lleva tiempo forjándose.

El pasado año escribí un articulo en el que intentaba avanzar lo que en mi opinión constituía la estrategia de las grandes eléctricas de UNESA a medio plazo:
1. Eliminar el hasta entonces pujante sector fotovoltaico de propiedad distribuida
2. Acelerar el desarrollo de infraestructuras para la interconexión europea
3. Prolongar la vida de las nucleares y asegurar el cobro por centrales de gas
4. Asegurar un mercado de pequeños consumidores esclavizado a las eléctricas.
Pues bien, me quedé corto, no era una estrategia a medio plazo sino inmediata, están aprovechando bien la ola de reformas y el estado de shok que impide reaccionar a la población. A día de hoy han cumplido con creces todos los objetivos y alguno mas, si bien el éxito es menos meritorio porque cuentan con la inestimable ayuda de nuestros gobernantes pasados y presentes, que legislan sin tregua para dejarlo todo atado y bien atado.
Así se ha cumplido el primer punto: eliminar el que fue pujante sector fotovoltaico de propiedad distribuida, y también el segundo: acelerar el desarrollo de las infraestructuras de interconexión europea –según Red Eléctrica:  "Durante el 2011 se han construido 1.705 km de nuevas líneas, cifra que constituye un récord de puestas en servicio"– no está mal para un año de crisis, aunque no se entiende la urgencia en un contexto de disminución de la demanda eléctrica.
En cuanto al tercero, el gobierno saliente aprobó la Orden que asegura el cobro a las centrales de gas aunque estén paradas y el actual acaba de prolongar la concesión a la nuclear de Garoña.

Pero donde no esperaba que avanzaran tanto y con tanto descaro ha sido en el cuarto punto: el mercado de pequeños consumidores donde fácilmente se podía haber trabajado en la democratización del sistema. Pues no señor, no lo van a consentir, quieren impedir por cualquier medio que el ciudadano, individual o colectivamente, pueda escapar al control de las eléctricas. Por eso aunque en su ultimo consejo de ministros el PSOE aprobó el RD de Conexión de pequeñas instalaciones a red, que supone un avance hacia el autoconsumo, al mismo tiempo tramitaba el aberrante RD de Balance Neto que anula las ventajas del anterior porque obliga a los autoproductores a regalar al sistema la energía excedentaria y además pagar por el servicio, con lo que podría salir mas caro autoproducir que comprar a la eléctrica.
Y si se pone difícil independizarse individualmente mediante el autoconsumo, tampoco va a ser fácil que la sociedad civil se organice para hacerle la competencia al oligopolio formado por las cinco empresas de UNESA. La ultima jugada maestra que ha pasado sin ruido es la congelación de las Tarifas de Ultimo Recurso (TUR), que es la que tienen la mayor parte de consumidores domésticos.
La congelación de la TUR: estrangulando la competenciaPuesto que el sector eléctrico es tan opaco, conviene aclarar primero alguna cosa sobre las tarifas. Según la RAE tarifa es el "precio unitario fijado por las autoridades para los servicios públicos realizados a su cargo". En el caso de la electricidad, el estado fija dos tipos de tarifas: las tarifas de ultimo recurso (TUR) y las tarifas de acceso de terceros a red (ATR)  o peajes.
Mientras la TUR es una tarifa que se aplica directamente al consumidor, las ATR se trasladan indirectamente como parte del precio de la electricidad. El precio se compone básicamente de dos términos, por un lado la energía y por otro los peajes o ATR que son los mismos en la TUR y en el mercado liberalizado, por tanto la diferencia de precios para el usuario la marca el precio de la energía.
Pero ¿Cómo se ha hecho la congelación de la TUR? Recordemos que la TUR solo la  proporcionan las cinco de UNESA y que el precio de la energía se marca en una subasta especial, la Cesur, controlada por las mismas empresas. Pues bien, a cambio de bajar los costes de la energía en la subasta Cesur el gobierno autoriza la subida de los peajes (que vuelven a cobrar las mismas cinco).
Para los consumidores de la TUR se mantienen los precios pero ¿es neutral esta medida? En absoluto, lo que persigue es borrar del mapa a las comercializadoras independientes que tienen sus precios referenciados a la TUR y, al subir los peajes, ven automáticamente reducidos sus márgenes.
El oligopolio eléctrico y sus aliados, los políticos de los distintos gobiernos, no dan puntada sin hilo, quieren barrer la competencia controlando la red y los precios, se trata de que no respire nadie y, a este paso, lo conseguirán antes de que nos demos cuenta.
El déficit de tarifa: a la esclavitud por la deudaEs imposible entender la paradoja que supone la existencia simultanea en España de la electricidad mas cara de Europa con los beneficios espectaculares de las eléctricas y a la vez el déficit tarifario que amenaza con ahogar cualquier salida a la crisis. Sin embargo han conseguido que lo creamos porque la justificación de los respectivos gobiernos para tomar cualquier medida que afecte al sector es, siempre, reducir el déficit de tarifa que, además, no hace mas que aumentar.
Pero ¿qué es el déficit de tarifa? No es, como se nos repite continuamente, la diferencia entre lo que pagamos por la luz y lo que cuesta producirla, no, el déficit de tarifa es la "diferencia entre los costes reconocidos del sistema eléctrico y lo que el sistema ingresa vía tarifas", que no es lo mismo.
Hemos visto en el apartado anterior como se manejan los “ingresos vía tarifa” subiendo y bajando las TUR y ATR en función de los intereses del poder eléctrico, veamos ahora un ejemplo que ilustra como se manejan los “costes reconocidos del sistema eléctrico”:
Un día antes de despedirse el ministro Sebastián aprobó la Orden ITC/3127/2011 para aumentar los pagos por capacidad (coste reconocido del sistema) a las centrales de gas, en contra de la opinión de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) que en nota de prensa decía:
“...el enfoque dado a la Propuesta de tratar de evitar el cierre de determinadas centrales no es coherente con  la perspectiva  que debería tener un mecanismo de pagos por capacidad. Asimismo, desde el punto de vista de la seguridad del suministro y en el contexto actual de sobrecapacidad, no parece apremiante ni necesaria la aprobación de esta propuesta.
Por otra parte, el elevado déficit de tarifa actual desaconseja también su adopción. La CNE ha estimado un coste adicional a los actuales pagos de 140 millones de € en el segundo semestre de 2011, si se aplicara la Propuesta de Orden.“
O sea, hemos de pagar “para evitar el cierre de determinadas centrales”, aunque sobre capacidad y no haya justificación alguna y sin que, en este caso, importe el aumento del déficit de tarifa. ¿A qué estamos jugando?
Según muestra el excelente análisis de Javier Sierra Marco en su blog Servicios Energéticos los mencionados pagos por capacidad se han incrementado en un 70%, adivinen qué empresas se benefician. Y esto es solo un ejemplo de como el déficit de tarifa no se saldará nunca porque es un sistema para esclavizar a través de la deuda.
Todo esto nos hace pensar sobre la naturaleza de las relaciones de los ex presidentes de los dos partidos y muchos ex miembros de sus gobiernos con las empresas del sector y en lo que cobran por ello y elucubrar sobre dónde acabará el ministro saliente que tan bien ha servido al oligopolio, o el entrante que tan bien lo está sirviendo.
¿No hay salida?Claro que si, la ciudadanía debe ser consciente de lo que se nos viene encima. Basta imaginar lo que significa hoy en día vivir sin electricidad. Hemos de ponernos en el lugar de las familias a las que se corta la luz por falta de pago (prohibido en otros países), de los ancianos a los que no llega la pensión, de los hogares con todos los miembros en paro. Los informes de las entidades que tratan con la precariedad son inquietantes.
Todo ello cuando es tremendamente fácil construir otro modelo energético como en Alemania, donde el 50% de las renovables está en manos de los ciudadanos. Es urgente reclamar una auditoria del  déficit de tarifa, que es una deuda ilegitima y odiosa y recuperar la titularidad publica de las líneas eléctricas para construir un sistema democrático dirigido al ciudadano frente al modelo exportador orientado al beneficio del oligopolio eléctrico al que nos quieren llevar.
Plumaroja

sábado, 23 de marzo de 2013

NO PAGAR LA DEUDA PARA SALIR DE LA CRISIS...


Desde la proclamación de Mariano Rajoy como presidente del gobierno, el candidato del Partido Popular (PP) en las elecciones generales de noviembre de 2011, su equipo ministerial se ha dedicado a cercenar las conquistas sociales y las prestaciones del Estado en todos los terrenos. El argumento central de una parte considerable de esta liquidación de derechos sociales y asistenciales es la necesidad de lograr un equilibrio de los presupuestos generales del estado, es decir, la eliminación del déficit de las administraciones públicas. Este objetivo de estabilidad presupuestaria no es un afán exclusivo del gobierno del PP. También era una aspiración del gobierno que le precedió, encabezado por José Luis Rodríguez Zapatero del Partido Socialista (PSOE), quien convocó a su adversario Rajoy en agosto de 2011 para pactar una reforma constitucional hecha entre gallos y media noche para satisfacer a las autoridades de la Unión Europea (UE) y al Banco Central Europeo (BCE).
18_iu_nopagamosIzquierda Unida en la pasada manifestación del 23F contra el golpe de Estado de los banqueros: ¡No debemos, No pagamos! ©IU – Natalia Blázquez
La reforma consistió en incorporar a la constitución los objetivos de estabilidad presupuestaria. Esa fue la condición impuesta por los capitales europeos para que el BCE interviniera en los mercados comprando deuda pública española evitando así también la intensa presión especulativa sobre la deuda soberana de Italia. Desde entonces y en diversas oportunidades la deuda pública española ha estado en el ojo de la tormenta. Desde julio de 2012 el anuncio del BCE de que tenía aprobado un mecanismo de intervención para sostener la deuda soberana de los países que solicitaran su asistencia a través de la UE, ha frenado la ola especulativa.
La deuda pública del Estado español alcanzará al final de este año en cifras redondas el billón de euros. Al cierre del segundo trimestre (últimos datos disponible del Banco de España) la cifra era de 978.368 millones de euros. Al finalizar el año 2012 la deuda pública total alcanzará el 100% del producto interior bruto (PIB). En el año 2007, antes de que la crisis capitalista se hiciera evidente en toda su magnitud la deuda era de 503.906 millones de euros o un 47,8% del PIB de ese año.1 Es decir que en términos porcentuales más que se duplicó y en términos absolutos es el doble. Mientras, la deuda externa de la banca privada española se ha reducido entre 2008 y 2012 en 200.000 millones de euros2, de 794.086 millones a 591.736 millones.
Esto es lo que los economistas burgueses denominan desapalancamiento, y es la contrapartida del incremento del endeudamiento público durante las crisis. Por si quedara alguna duda señalemos que la deuda externa del banco de España en el segundo trimestre de 2008 era de 12.326 millones de euros mientras que en el segundo trimestre de 2012 totalizaba 408.695 millones de euros.3 La lectura de este proceso es que parte de la deuda privada se transforma en pública y pasa a ser una carga directa de la sociedad. De acuerdo con los presupuestos generales del Estado para 2013 enviados por el gobierno a las Cortes, el pago de intereses de la deuda pública del año 2013 será de 30.000 millones de euros, tanto como el gasto salarial de la Administración.

Repercusión de la deuda a los y las trabajadoras

Este cuadro no es el resultado del incremento del gasto que suponen los y las trabajadoras en paro, y de una menor recaudación fiscal del impuesto sobre la renta y las empresas, porque las rentas del trabajo caen y los beneficios de la pequeña y mediana empresa se reducen o se transforman en pérdidas. Es el resultado directo del traslado de la crisis capitalista al Estado. Dentro de esta operación de rescate de los intereses capitalistas la cuestión central es el saneamiento bancario y del sector financiero cuya crisis es una expresión de la tendencia a la disolución de las relaciones económicas del régimen burgués, de la tendencia al derrumbe del capitalismo. El sistema bancario y financiero es parte de la esencia misma de las relaciones de producción capitalistas porque a través de él se materializa la circulación de las mercancías, la reproducción del capital y su ampliación mediante la extracción de plusvalía, y la concentración de los capitales para destinarlos al crédito necesario en el ciclo de la producción. Sin sistema bancario y financiero el capitalismo no puede existir. El incremento de la deuda pública que resulta del salvamento de los intereses capitalistas privados es repercutido sobre los y las trabajadoras de forma directa por el estado burgués.
La forma bajo la cual se repercute sobre la clase trabajadora el salvamento de los intereses capitalistas es esencialmente reduciendo la renta disponible para los derechos sociales y asistenciales de la sociedad en general, y en el caso de los trabajadores de las administraciones públicas también los ingresos salariales. La privatización de los servicios públicos como sanidad y educación, el incremento de los costes de los servicios como las tasas universitarias o el transporte, la reducción de los derechos sanitarios, la reducción de las pensiones, el retraso de la edad de jubilación, la retirada de la asistencia a los dependientes, los recortes a las prestaciones por desempleo, son todos expresión del traslado de la crisis a los y las trabajadoras. Lo que el estado se ahorra en esta operación se destina a ayudar a los capitalistas. Este proceso es todavía más injusto que lo que pueda parecer a primera vista, puesto que se lleva a cabo después de que los capitalistas han extraído ya una plusvalía del trabajo ajeno. Es decir, cuando ya se han apropiado parte del trabajo socialmente necesario para la producción por el trabajador de bienes y servicios mediante el mecanismo de no pagarlo en el salario.
Parte de la operación de traslado es el régimen fiscal. La recaudación fiscal con la cual el estado burgués hace frente a su gasto se concentra en el Estado español en el impuesto a la renta de las personas físicas (IRPF), que se basa en la tributación de las y los trabajadores. Por la vía de las retenciones a cuenta y la declaración de la renta el Estado exprime los salarios mientras las grandes fortunas no tributan. La eliminación del impuesto sobre el patrimonio, y de todo vestigio de fiscalidad progresiva, la preservación de las exenciones fiscales para las sociedades de inversión de capital variable (SICAV), las numerosas exenciones fiscales dentro del impuesto de sociedades, son parte de este proceso. Mientras, el Gobierno y los grupos de interés capitalistas argumentan que el gasto público se dispara por los compromisos sociales que tiene el Estado con el seguro de desempleo a los desocupados por la crisis, el pago de las pensiones y los gastos asistenciales. La evidencia es que sólo el saneamiento de la banca supondrá entre 2012 y 2013 100.000 millones de euros aportados bajo la forma de deuda por la UE. Sin tener en cuenta lo que ya ha costado hasta ahora.

Gobierno, Unión Europea y capitalistas quieren la derrota de los y las trabajadoras

Dentro del arsenal del Gobierno contra los trabajadores la piedra angular ha sido la reforma laboral. El abaratamiento del despido, la precarización del empleo, el ataque a los convenios colectivos y su subordinación a los convenios por empresa pretenden abaratar los costes laborales unitarios aumentando la explotación -menos trabajadores, más horas de trabajo, ritmo de producción más intenso- incrementando la productividad sobre esta base. Es que el capitalismo español en medio de una crisis brutal se juega su supervivencia en el intento por restablecer su tasa de beneficio.
Es una reforma laboral diseñada para que las grandes empresas incrementen su beneficio en medio de la crisis, procediendo a reducciones drásticas de plantilla en empresas sin pérdidas como el caso de Telefónica y bancos como Santander, BBVA, Caixabank. Esta es una operación de un inmenso calado, porque está destinada a sentar las bases de una mayor explotación de los trabajadores y es al mismo tiempo un apoyo estratégico del Estado al proceso de concentración de capitales que acompaña a las crisis capitalistas. El grave problema es que la única forma de que haya una recuperación económica es mediante un prolongado periodo de destrucción de fuerzas productivas de forma pacífica o violenta. Y cualquiera de estos escenarios requiere de la derrota de los y las trabajadoras para poder imponerlos como salida a la crisis. Esta estrategia no es ajena a la entrega al capital privado de las áreas asistenciales y formativas tradicionales del estado, como la salud y la educación, en su afán de garantizar a los capitalistas nuevas vetas de negocio. Forma parte indisoluble además del proceso por el cual la crisis de los sectores privados se traslada al estado, mientras este abre puertas al negocio privado argumentando que no puede sostener sus responsabilidades tradicionales por falta de unos recursos que gasta precisamente en sostener a un sistema económico en virtual disolución.
La UE es un motor impulsor de este proceso. Su papel es el de estado mayor de los capitales más concentrados de Europa encabezados por los de Alemania. El grupo de países con una mayor composición técnica y orgánica de capital, Alemania, Holanda, Finlandia, Reino Unido, y en menor medida y en posición intermedia Francia y Bélgica, se han repartido el mercado de los países de la denominada periferia del viejo continente en la zona del euro: Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia. Se han dedicado a exportar a estos países sus excedentes de capital para financiar el endeudamiento de la periferia que a su turno suponía la compra de bienes y equipos fabricados por las empresas de estos países en todo el mundo, incluidas las mismas naciones periféricas. El caso de Reino Unido con Irlanda, o el de Alemania con Grecia y España iluminan esta situación. La política de rescate de las naciones en crisis por parte de la UE ha sido un mecanismo de rescate de los bancos de los países centrales cargados de deuda privada y soberana de las naciones en crisis.
La UE se ha dedicado a ejercer una presión sin límite sobre los países en crisis para imponer sus soluciones de austeridad, y toda vez que una crisis política amenazó con desbordar los límites de la tolerancia de los socios mayores la UE ha propugnado métodos antidemocráticos que han pasado por encima de la vida parlamentaria de los países en cuestión. Han logrado una reforma constitucional en España sin siquiera una consulta parlamentaria. Han impedido un referéndum en Grecia sobre el programa del rescate obligando a la dimisión del gobierno de Georgos Papandreu en 2011. Han ejercido una presión sin límites sobre el establishment político griego en las elecciones generales de junio de 2012 con el objetivo de lograr que Nueva Democracia resultara el partido más votado y recibiera por tanto 50 escaños que es el premio de la ley electoral griega para el ganador. El objetivo de fondo era evitar que, aun a pesar de su política, la coalición de izquierda Syriza acabara sacando a Grecia de la UE al abrir un canal más poderoso a la movilización de masas.
Toda la deuda pública sin distinción es usuraria y forma parte del proceso de exacción que el estado capitalista ejerce contra su población trabajadora
En Italia la UE y sus aliados han impuesto una coalición de todas las organizaciones desde la derecha hasta el centro izquierda para proclamar primer ministro al tecnócrata Mario Monti que no fue elegido en las urnas. Como lo demuestra el caso griego con claridad el objetivo de los capitales más concentrados de Europa es transformar a las naciones de la periferia en protectorados carentes de soberanía a los que se les dicta la política económica que viene bien a los países con excedentes de balanza de pagos. La política de austeridad a ultranza impuesta a la periferia sirve a los intereses de reducir hasta el extremo las necesidades de financiación de los países intervenidos y por lo tanto preservar los recursos de los países centrales. Bien mirado, no se trata solo de la opresión de los países de la periferia por los países centrales, sino además de la opresión creciente de los y las trabajadoras de todos los estados de la UE, formen o no parte de la zona de la moneda común, el euro. Desde este punto de vista, actos como la entrevista de los líderes sindicales españoles de UGT, Cándido Méndez, y de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, con la canciller de Alemania Angela Merkel el pasado mes de julio son profundamente reaccionarios porque despiertan la ilusión de que una intervención de Alemania, el primer impulsor de esta política de la UE, puede llegar a ser beneficiosa para el Estado español. No es posible una defensa consecuente de los intereses de los y las trabajadoras sin la denuncia de la UE y la lucha por su disolución.
En 1915 Lenin en un artículo titulado La Consigna de los Estados Unidos de Europa señala que “Desde el punto de vista de las condiciones económicas del imperialismo, es decir de la exportación de capitales y del reparto del mundo por las potencias coloniales ‘avanzadas’ y ‘civilizadas’, los Estados Unidos de Europa son imposibles o reaccionarios en el capitalismo”.4 Asistimos en pleno siglo XXI a la materialización de esta consigna como mecanismo de salvamento del capitalismo europeo en descomposición. Desde entonces, y especialmente desde 1923 tras su adopción por la Internacional Comunista en vida de Lenin, la consigna con que los socialistas revolucionarios se oponen a los Estados Unidos de Europa como unión reaccionaria de intereses de la burguesía es “Por los Estados Unidos Socialistas de Europa”. Es decir los revolucionarios se oponen a la UE no desde la estrechez de la nación dominada por la burguesía, sino desde una unión de estados soberanos socialistas.
Desde el punto de vista de la lucha de los y las trabajadoras contra esta ofensiva la consigna de rechazar la deuda usuraria, exigir la moratoria unilateral de la deuda pública, es una pieza central. La moratoria debe ser unilateral y no negociada, y en todo caso lo único que se puede atender es el derecho de los pequeños inversores.
La experiencia de los países que, como Argentina y Ecuador, han apelado a las moratorias negociadas de la deuda pública interior y exterior y a su reestructuración pone de relieve que la idea de una “Auditoría de la Deuda” para determinar cual se debe pagar y cual no es un callejón sin salida. Toda la deuda pública sin distinción es usuraria y forma parte del proceso de exacción que el estado capitalista ejerce contra su población trabajadora para sostener los resortes de un estado que arbitra toda su acción en favor de los propietarios de los medios de producción. Son los trabajadores los que acaban pagando la deuda pública.
La experiencia de Argentina es además ilustrativa. El país suspendió pagos en 2001. Entre 2004 y 2005 negoció de nuevo parte de su deuda y emitió nuevos bonos con un recorte del principal para sustituir la deuda vieja, pero utilizó como referencia una serie de indicadores que implican una alta rentabilidad lo que está asfixiando nuevamente a la economía del país. Con esta operación transformó una deuda de 65.000 millones de dólares en 35.300 millones de dólares.5 Volvió a negociar otra parte de la deuda en suspensión de pagos en 2010, y nuevamente cedió a la presión internacional concediendo nuevos bonos y redujo la deuda de 20.000 millones de dólares a 10.500 millones de dólares. Mientras, la caída de las exportaciones ha reducido la cantidad de divisas que ingresan al país. Las divisas son indispensables para el servicio de la deuda externa. El Gobierno se financia con un impuesto del 35% a las exportaciones agropecuarias. Pero el dinero se va en pagar los intereses de la deuda. Para atender a las necesidades presupuestarias interiores y al pago de la deuda externa e interna, el Gobierno utiliza la emisión de moneda del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y las cajas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses). Estos mecanismos provocan inflación. Para frenar la inflación el BCRA retira del sistema bancario el dinero que inyecta el gobierno para pagar el gasto público. Para ello emite una deuda especial que rinde un interés muy alto destinada a los bancos y que en este momento representa 109.000 millones de pesos argentinos.6 Pero lo que es peor es que el “desendeudamiento” preconizado por los gobiernos de Néstor Kirchner entonces y Cristina Fernández ahora ha sido paradójico: la deuda pública ha aumentado hasta alcanzar los 182.741 millones de dólares incluyendo la deuda con el Club de París7. Es decir Argentina va camino de una crisis fiscal. No cabe la menor duda de que este no es el sendero a seguir por los y las trabajadoras españolas.
Para las y los socialistas revolucionarios, de lo que se trata es de transformar la realidad. En este sentido, debemos ser capaces de ofrecer a una sociedad en lucha objetivos claros que ayuden a agrupar fuerzas y concentrar el ataque en contra del traslado de la crisis a los y las trabajadoras por parte del Estado capitalista. La moratoria inmediata y unilateral de la deuda pública interna y externa se inscribe dentro de este objetivo. Para dar una salida real a la lucha por una sociedad justa este objetivo se debe acompañar de la expropiación de la banca y la nacionalización del crédito en el camino de un gobierno de los y las trabajadoras.
CRÓNICA POPULAR
Artículo publicado en la revista anticapitalista La hiedra

Notas

  1. Datos tomados del Banco de España de acuerdo con los cuadros a1104, a1103 y a1102.
  2. Datos tomados del Banco de España de acuerdo con el cuadro e0709 Deuda externa de España.
  3. Ibid.
  4. Disponible en: http://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/8-1915eu.htm
  5. Periódicos Clarín, Página12, La Nación, 10/02/2005, 15/02/2005, 13/02/2005.
  6. Clarín, 11/11/2012
  7. Ibid.

viernes, 22 de marzo de 2013

¿ESCLAVAS DEL SEÑOR?


Como era de esperar, la elección del nuevo Papa no contribuirá a mejorar el papel de sumisión que la Iglesia Católica atribuye a la mujer desde sus primitivos orígenes. Digamos que Francisco I no va a ser el primer pontífice que milite en el movimiento feminista. También dudo de que veamos a Begoglio compartiendo carroza con Carmen de Mairena el día del orgullo. Las criaturas de dios, si son homosexuales (bisexuales o trans, les da lo mismo), seguirán demonizadas. Privadas de su dignidad de seres humanos libres para elegir a quién amar. Condenadas al “underground” pecaminoso de la amanerada hipocresía vaticana.
A mí me crió mi abuela. Una mujer que había empezado a trabajar a los ocho años en una fábrica de zapatos. Las mujeres sindicalistas de la CNT la enseñaron a leer, escribir y, sobre todas las cosas, a mirar a los ojos a los hombres y verlos como iguales. Una hembra poderosa y entrañable que siempre me aconsejó no depender económicamente de nadie, aunque fuera mi marido. Y controlar el número de hijos. A mayor prole, menos libertad y más pobreza- solía repetir. Ella, que creía a su particular manera, sentía un rechazo alérgico por la jerarquía eclesiástica. Nunca olvidaré como disfrutaba de escandalizar a la gente con frases lapidarias: Si los curas parieran, el aborto sería un sacramento.
Si mi abuela estuviera viva ahora, diría que Francisco I es más de lo mismo. No responde al perfil del revolucionario imprescindible que se precisa para acometer la reforma del papel femenino en la Iglesia. La mujer seguirá sin tener acceso al sacerdocio. Supeditada al marido y, a ser posible, dentro del habitat de la familia. Sin soberanía sobre el control de su natalidad. Constreñida al papel de mera sirvienta, sin madurez psicológica para tomar sus propias decisiones. Las mujeres católicas deberían reflexionar profundamente sobre ello. En realidad, da igual judía, católica o musulmana. En todos estos cultos se nos considera un subgénero y ninguno está dispuesto a reivindicar una posición equitativa de la mujer con el macho.
Los oráculos espirituales del siglo XXI, intérpretes de dioses sempiternamente masculinos, solo nos quieren para esclavas. No como semejantes o compañeras y, mucho menos, de colegas. La Iglesia Católica tampoco se desprenderá de su añeja misoginia en esta nueva etapa. Raztinger o Begoglio, poco importa, las cosas no van a cambiar en este aspecto.
Ahora la pelota está en el tejado de las mujeres católicas. Mi abuelita nació, sabiéndose libre, en el sigloXIX. Pero no existe peor esclavitud que la que no se cuestiona. Como los dogmas de fe.
Crónica Popular

jueves, 21 de marzo de 2013

ALGUNAS CUENTAS DEL MINISTRO MONTORO

18_montoro
Cristóbal Montoro. Ministro de HACIENDA

Hagamos un par de cuentas sencillas.
Según los cálculos oficiales publicados recientemente, a lo largo de 2012 se consiguieron recaudar por actuaciones de control tributario 11.517 millones de euros. Dejemos de lado si la cifra es o no exacta. No carece de todo rigor el método que se usa para su determinación. Démosla por buena.
En el Plan de Control Tributario para 2013 que esta semana ha aparecido publicado en el BOE se calcula que para este año se recaudará alrededor de 9.130 millones de euros. Es decir, 2.387 millones de euros menos de lo que, de hecho, se logró ingresar el año pasado.
Puede antojarse extraña tan poca ambición en las cifras de este ejercicio, en cuya segunda mitad, además, el Gobierno presume que habrá por fin un tibio inicio de recuperación económica, lo que habría de propiciar una elevación de ingresos fiscales. La trampa podría estar en fijar una cifra demasiado baja para después presumir de haber superado las previsiones con facilidad. Pero demos también esta cantidad por auténtica, y creamos la justificación del Gobierno, que dice que ha preferido ser modesto en sus pronósticos por la reducción de personal a que la crisis ha obligado a atenerse a la Agencia Tributaria, como al resto de administraciones públicas.
Y ahora hagamos dos cuentas, creyendo, repito, a pies juntillas, en la sinceridad del señor Montoro.
En primer lugar, haciendo uso únicamente de la mitad de lo que el Gobierno renuncia a recaudar para este año, ¿cuántos trabajadores nuevos podrían contratarse en la Agencia Tributaria? Tiremos por arriba en su coste, con el fin de que quede muy por debajo el número, para que no digan que exageramos. Supongamos que un técnico de Hacienda tiene un coste medio anual de 40.000 euros (entre salario bruto y costes sociales, lo que, por cierto, es mucho suponer). Imaginemos que todos los contratados son técnicos, ni inspectores, que son más caros, ni auxiliares administrativos, mucho más baratos pero también muy necesarios en el apoyo burocrático a la investigación tributaria.
La mitad de lo que se renuncia a recaudar -previsiones del propio Gobierno- son 1.193 millones de euros. Con ese dinero se podrían contratar nada más y nada menos que 29.837 técnicos de Hacienda nuevos, a razón de 40.000 euros anuales de coste por cabeza. En la actualidad, la Agencia Tributaria dispone en toda España de unos 26.000 trabajadores (inspectores, técnicos, agentes, administrativos y hasta ordenanzas incluidos), cinco veces menos que la Hacienda Pública francesa, por poner un ejemplo cercano. Con la mitad de lo que deliberadamente el señor Montoro renuncia a recaudar se podría más que doblar el número de trabajadores de la Hacienda española. Imaginen todo lo que se podría conseguir con ese incremento de medios organizándolos convenientemente.
Pero cabe también hacer otra cuenta menos ambiciosa.
Supongamos que, simplemente, se mantiene el personal actual. De nuevo si creemos al Gobierno, que aprobó que para 2012 (y ya vamos con retraso) se cubriría el 10 % de bajas en los servicios de prevención del fraude fiscal, y considerando que el total de nuevo personal contenido en la Oferta de Empleo Público no va más allá del medio centenar, concluiremos que se prevé una pérdida de unos 500 trabajadores.
Imaginemos otra vez, para simplificar, que todos son técnicos (lo cierto es que la media de edad y las posibles jubilaciones entre auxiliares administrativos seguramente sea mucho mayor). Pongamos el mismo coste: 40.000 euros anuales.
Reponer el 100 % de las bajas, esos 500 trabajadores, no nos costaría más de 20 millones de euros. Con 20 millones de euros -creyendo todas las cifras y las explicaciones del Gobierno- salvaríamos la pérdida de 2.387 millones de euros.
Éstas son dos de las muchas cuentas que podríamos hacer para percatarnos de que cuando nos dicen que todo este suplicio persigue atajar el déficit público nos están tomando por tontos. Y que nos tomen por tontos tendría que molestarnos.
Para evitarlo, es bueno hacer las cuentas de vez en cuando.
Cronica Popular

sábado, 16 de marzo de 2013

ENTRE "PRIMOS" ANDA EL INDULTO... Y EL PP NO ESTÁ MUY LEJOS


Arturo Tizón, Dolores Cospedal y José Ignacio Echaniz (Diputación de Toledo) 
Por si quedaba alguna duda:

El 1 de diciembre de 2003, Ramón Jorge Ríos Salgado, al volante de un coche marca Opel, compañía de la que era directivo, conduciendo a alta velocidad por la A7, provocó un accidente en el que resultó herido otro conductor, sin que Ríos Salgado se detuviera a auxiliarle. Después accedió a la autopista AP-7, donde realizó un giro de 180° y comenzó a circular en sentido contrario al del tráfico. Varios vehículos consiguieron sortearle, hasta que, a la altura de la localidad Polinyà del Xúquer –Valencia- se produjo un choque con un coche que no pudo eludirlo. Como resultado, murió el conductor de ese coche, José Alfredo Dolz España, de 25 años, y resultó gravemente herida su acompañante, Paula Catalina Sarraqueta Sancho, de 21 años.
 
El 27 de diciembre de 2011, tras ocho años de litigios y apelaciones, el Tribunal Supremo emitió un fallo definitivo sobre el caso, confirmando la sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia, en la que se condenaba a Ríos Salgado a una pena de 13 años de prisión por «un delito de conducción con grave desprecio para la vida de los demás en concurso ideal con un delito de homicidio, un delito de lesiones, una falta de lesiones y una falta de daños».
Opel también fue condenada como responsable civil subsidiaria por la Audiencia Provincial de Valencia.

El 7 de diciembre de 2012, el consejo de ministros, a propuesta del ministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón, aprobó el Real Decreto 1668/2012, por el que se indulta al homicida, conmutándose la pena de prisión por una multa de 4380 €. La decisión se tomó en contra de las recomendaciones de jueces, fiscales y víctimas. Ríos Salgado solo ha pasado en la cárcel diez meses.
Multitud somos los indignados por tan inexplicable medida de gracia del Sr.Gallardón, pero especialmente la asociación de víctimas Stop Accidentes.

¿Por qué el Gobierno indulta a un kamikaze? ¿Por motivos humanitarios? No. ¿Por haber sido víctima de un error judicial? No. ¿Entonces?

Porque el indultado es primo del consejero de sanidad de Cospedal.
El bufete de abogados que defendió al homicida, natural y vecino de Guadalajara, es el mismo en el que trabaja José Ruiz-Gallardón Utrera, hijo del ministro de justicia, y aunque no llevó personalmente el caso, el letrado que lo hizo es Esteban Astarloa, hermano de Ignacio Astarloa, Secretario de Estado de Seguridad con el Gobierno Aznar.
El kamikaze indultado es, qué casualidad, primo del diputado por la provincia de Guadalajara y actual consejero de sanidad de Castilla La Mancha, José Ignacio Echaniz Salgado.
¿Se entiende ahora?
Plumaroja

martes, 12 de marzo de 2013

SOBRE DEMÓCRATAS Y DICTADORES

Hugo Chavez

En estos días más que nunca a la derecha se llena la boca llamando dictador al finado presidente venezolano. Esa derecha que, como la española, obtiene mayorías absolutas con un 24% del censo frente al supuesto dictador caribeño quien nunca obtuvo menos del 50%.
Es muy curioso que esos gobiernos y partidos que sólo generan pobreza porque gobiernan para el Bundesbank y el FMI e incluso reforman constituciones por la puerta de atrás para favorecer a esas “democráticas” instituciones financieras en detrimento de los ciudadanos a los que se deben, se atrevan a poner en tela de juicio la legitimidad de otros gobiernos, que, como el de Chávez, redujeron la extrema pobreza en más de 40 puntos, igual que es muy curioso que Rajoy o Esperanza Aguirre, que están aniquilando la educación pública y la Sanidad se crean mejores que Chávez, quien escolarizó a cientos de miles de niños que no podían acceder a la enseñanza simplemente por no tener dinero para obtener un documento de identidad y llenó las calles de los suburbios caraqueños de médicos gratuitos.
Si estos argumentos han hecho dudar al “yo-soy-démocrata-de-toda-la-vida-a-mi-no-me-da-usted-lecciones-de-democracia” de si Chávez es o no dictador  inmediatamente recurrirá al “no eran elecciones libres” a pesar de que la Fundación Carter y otros observadores jamás encontraron más irregularidades que las que podrían encontrar en la Galicia de Fraga, Baltar y Feijoo o en la Italia de Berlusconi. Es más, el gobierno bolivariano llegó en una ocasión a sufrir y reconocer una derrota electoral, la única, la del referéndum constitucional de 2009, justo lo contrario que dicen las malas lenguas, las de la derecha mediática precisamente, hizo Felipe González con el de la OTAN en 1986, cuando al no gustarle los resultados decidió darles la vuelta “por el bien de España”. Y de su reelección, claro.
Hablemos ahora de golpes de Estado: Chávez intentó dar uno en 1992, cierto, pero pagó por él con cárcel y destierro. ¿Pagaron también todos los impulsores del 23-F?. Y aún digo más, ¿no tienen nada que decir esos ejemplares demócratas del intento de derrocar al venezolano en 2002? Los golpes de estado y similares al parecer solo están bien vistos cuando favorecen a los grandes demócratas (y a los grandes empresarios), entonces, ¿verdad Esperanza Aguirre? ¿le suena el “tamayazo” a la señora condesa cazatalentos?
Y ya lo que les parece un escándalo a estos demócratas de los mercados es el control de los medios de comunicación. ¿A quiénes? ¿A los que dirigen Telemadrid, TVE, TVG y demás medios imparciales? Imparciales como el diario homónimo que fue vocero del franquismo debe de ser. ¿El franquismo he dicho? ¿Eso qué es? ¿Ese régimen al cual  no se condena porque “hay que hablar del futuro y no del pasado”? Y para terminar con los medios, ¡cómo olvidar el cariño con el que el ABC en plenos años ochenta llamaba a Pinochet “el presidente chileno” frente al habitual “dictador venezolano” que el TDT Party utilizaba para referirse al fallecido líder!
El caso es que tenemos que aguantar que a un político que nacionalizó bancos para repartir riqueza, redujo los índices de pobreza, priorizó el bienestar de su país frente al del FMI o el Banco Mundial y se enfrentó a la camarilla Bilderberg y compañía sea tildado de dictador por quienes hacen exactamente lo contrario.
Ah, que es que Chávez compadreaba con el sátrapa Ahmadineyad. Horrible me parece, pero señores demócratas de Occidente, díganme, ¿les suenan los nombres de Putin, Lukaschenko o Hu Jintao? Pues eso.
Crónica Popular

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...