sábado, 30 de noviembre de 2013

CANAL 9 "IN MEMORIAN"

GOLPE DE ESTADO EN CANAL 9

Parar las renovables como sea, objetivo de la reforma del sector eléctrico. Entrevista a Mario Sánchez Herrero.

01_02Desde hace casi una década, Mario Sánchez-Herrero Clemente está inmerso en la lucha ecológica medioambiental, por un modelo energético que choca de frente con los intereses de las grandes empresas del sector energético, por una energía que sea barata, limpia, que cuide el medio ambiente natural, que cree trabajo y nos de independencia, nos haga soberanos. Por eso el enfrentamiento con el gran capital de unos pocos está dado.
Mario Sánchez Herrero Clemente es profesor de Economía de la Universidad Complutense de Madrid y fundador de ECOOO, una empresa de no lucro  formada por un grupo de personas de excelencia técnica y académica y con amplia participación en movimientos y organizaciones sociales, que funciona teniendo dos polos: el rigor técnico ejecutivo y el trabajo en un equipo multidisciplinar de igual a igual y en la que los beneficios se destinan a generar tejido social y a campañas de divulgación de las renovables. ECOOO  tiene  como objetivo  hacer proyectos de soberanía energética sobre cubiertas, que puedan ser participados por la propia sociedad. .Es decir, que su labor se centra en la colectivización de plantas de energía solar fotovoltaica sobre tejado entre redes de ciudadanos, de manera que se comparte la propiedad de las plantas y se recibe una rentabilidad por la venta de electricidad.
ECOOO acaba de ser premiada con el prestigioso galardón Eurosolar 2013 concedido por la Asociación Europea por las Energías Renovables y que reconoce el esfuerzo de entidades y particulares en el uso y difusión de energías limpiasEn este caso concreto, el galardón premia la Campaña de Desobediencia Solapuesta en marcha por ECOOO.¿Qué significa esta Campaña ?
La Desobediencia Solar propuesta por ECOOO consiste en realizar microparticipaciones de 100 euros, a través de las cuales cualquier persona se hace copropietaria de una instalación colectiva de energía solar fotovoltaica sobre tejado, cuyos kwh limpios, expulsan del sistema eléctrico a kwh sucios producidos por energías contaminantes.”
Esta campaña supone un posicionamiento directo contra la política del actual Gobierno que, además, desde el pasado mes de julio está planteando una nueva reforma del sector energético ¿Qué significa esta reforma y qué persigue?
Lo que el Gobierno está tramitando es la reforma del sector eléctrico, que representa aproximadamente la tercera parte del consumo energético en nuestro país. Y lo que pretende con ella es un “gatopardismo” de manual, ya sabemos, aquello de que “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”. El único objetivo de la reforma es mantener el statu quo, es decir, mantener el control absoluto de la energía en manos de las grandes empresas del sector. Se han dado cuenta de que la amenaza de un modelo renovable de pequeñas plantas de autoconsumo ya es una realidad y han decidido salir con todo para neutralizarla o al menos retrasarla.
¿Qué problemas energéticos plantea el actual sistema de producción, en general, y cuál es el contexto español y como nos vamos a ver afectados?
El único objetivo de la reforma del sector eléctrico es mantener el control absoluto de la energía en manos de las grandes empresas del sector. Se han dado cuenta de que la amenaza de un modelo renovable de pequeñas plantas de autoconsumo ya es una realidad y han decidido salir con todo para neutralizarla o al menos retrasarla.
La energía afronta enormes desafíos en el corto plazo. Desde el agotamiento de las materias fósiles hasta el cambio climático. En buena medida porque existen millones de personas que están saliendo de la pobreza extrema en economías emergentes y que impulsan la demanda de energía. Los precios y la contaminación no van a dejar de aumentar. Todo ello afecta lógicamente a un país como el nuestro que todavía depende de los combustibles fósiles en un 75% de sus necesidades de la energía primaria y de las importaciones en similar porcentaje de alrededor del 75%. Necesitamos reducir significativamente menos energía en el mundo desarrollado porque el planeta y los países empobrecidos nos lo están gritando cada día más fuerte; y nuestro país está en condiciones de colocarse a la vanguardia de la revolución energética.
Todo parece apuntar a las energías renovables como solución ¿no es así?
Efectivamente, desde la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético llevamos un año repitiendo el mismo mensaje. Que ya es posible un nuevo sistema basado en la eficiencia y el ahorro, las renovables y la soberanía ciudadana en la producción de energía. Podemos dejar atrás muy rápido el sistema actual basado en la explotación (del medioambiente, de los pueblos y de los consumidores) mediante miles de pequeñas instalaciones de energía renovable en manos de la ciudadanía y de las pequeñas comunidades. Y la energía sería incluso más barata hoy e infinitamente más barata en el futuro.
¿Disponer, siempre, pero más en medio de la crisis general del sistema, de energía suficiente y con independencia, es disponer de soberanía nacional? ¿Qué significaría en este caso “soberanía nacional”?
El equipo de Ecooo
El equipo de Ecooo
La crisis que estamos viviendo es una crisis también de la lógica globalizadora. Estornudan en la otra esquina del mundo y nos acabamos constipando aquí. Y hay pocas necesidades humanas en las que la interconexión global sea más evidente y peligrosa que en al ámbito de la energía. La pregunta que debemos hacernos entonces es la siguiente: ¿si ya contamos con tecnologías que nos permiten utilizar recursos que son libres y están en todas partes, como el viento y el sol, por qué seguimos permitiendo que nuestras necesidades más básicas estén en manos de gobiernos inestables a miles de kilómetros de aquí?
¿Qué debería cambiar para llegar a tal situación?
De momento, la política energética del Gobierno. La escandalosa reforma del sector eléctrico que está perpetrando tiene un objetivo: parar las renovables como sea. Están en juego las inversiones millonarias en centrales de gas que construyeron las grandes eléctricas fundamentalmente desde 2005. Así que podemos afirmar que el Gobierno actúa para rescatar (un caso más de socialización de pérdidas) a las eléctricas de sus ruinosas inversiones.
Una política energética al servicio de la ciudadanía, entre otras cosas, establecería mecanismos que favorecieran el ahorro y la eficiencia y los sistemas de autoconsumo, es decir, el abc de la soberanía energética: consumir lo menos posible y  hacerlo con materias primas autóctonas.
¿Y de qué manera dificulta la nueva reforma el ahorro y el autoconsumo?
Una de las medidas que ya ha aprobado el Gobierno es aquella que modifica la estructura de la factura que pagamos todos los consumidores. Desde el mes de agosto, el término de potencia (la cantidad fija que pagamos consumamos o no, en función de la potencia contratada) ha subido un 63% para los consumidores domésticos. Por su parte, el término de energía (la parte variable, en función de los kWh que hayamos consumido) disminuye un 17%. La mejor forma de desincentivar el ahorro: al bajar el precio del kWh, disminuye también lo que dejamos de pagar si consumimos menos.
Por su parte, la normativa sobre autoconsumo que ha propuesto el Gobierno constituye un ataque frontal a esta forma de producir electricidad, a pesar de sus múltiples ventajas. Entre otras cosas consagra el llamado “impuesto al sol”, algo que no recoge la normativa de ningún otro país del mundo y que consiste en que, por cada kWh que produzcan nuestros paneles y que consumamos instantáneamente en nuestro hogar, tengamos que pagarle al sistema eléctrico unos 7c€. La idea es sencilla una vez más: si el precio al que nos vende la compañía eléctrica es de 12,5c€/kWh, el ahorro deja de ser los 12,5c€ para quedarse tan solo en 5,5c€.
En octubre sube el recibo de la luz, ¿Por qué? ¿A qué responde que el Gobierno apruebe cada trimestre subidas de las tarifas ?
La nueva ley es una muestra de debilidad del oligopolio eléctrico. Han necesitado dar un golpe en la mesa y reconocer que lo que de verdad está en juego son sus cuentas de resultados, y que por eso se aprueba esta nueva ley.
El Gobierno cada trimestre revisa el precio al que pagamos la electricidad la mayor parte de los consumidores, la llamada Tarifa de Último Recurso (TUR). Para justificar los cambios, que suelen ser al alza por supuesto, se basa en el precio que se determina en una subasta que tiene lugar también cada tres meses. Pero resulta que en esa subasta están representadas fundamentalmente las grandes empresas eléctricas (junto a unos cuantos especuladores financieros) que dominan el mercado tanto por el lado de la oferta como de la demanda. Nos hablan de mecanismo de mercado, pero en realidad, las cinco empresas que conforman el lobby eléctrico dominan tanto el 80% de la generación (oferta) como de la comercialización (demanda). Si sólo tienen que ponerse de acuerdo cinco para establecer ese “supuesto” precio de mercado ¿qué cabe esperar que suceda trimestre a trimestre?
Es decir, que ese reducido grupo de empresas eléctricas es quien dicta al Gobierno lo que los consumidores tienen que pagar. Pero, ¿Qué fuerza tiene hoy ese oligopolio? ¿Hay posibilidades de que se les hunda el negocio tal y como se lo plantean?
La ciudadanía debería saber que nunca han sido más débiles las posiciones del oligopolio energético. La reforma que se ha visto obligado el Gobierno a poner en marcha es la mayor prueba de ello. Cuando ya no pueden defender sus posiciones con argumentos económicos (las renovables son caras), se han visto obligados a sacar los tanques a la calle.
Van a seguir intoxicando con su propaganda, por supuesto, pero con argumentos cada vez menos consistentes. La nueva ley del sector eléctrico es una muestra de debilidad. Han necesitado dar un golpe en la mesa y reconocer que lo que de verdad está en juego son sus cuentas de resultados, y que por eso se aprueba esta nueva ley.
La crisis o las crisis por las que pasa el sistema va a desembocar en una situación distinta, para eso aprueban las medidas que vamos viendo. Ante esta situación, ¿la población en general puede ganar o perder parte o todo en este cambio? ¿Hay cauces legales, y si los hay, resultan útiles?
La población en general va a salir perdiendo con la nueva ley. Nada que nos sorprenda. Está sucediendo algo similar por todos los ámbitos de la economía y de los servicios públicos. En medio de la crisis alguien ha gritado “¡¡sálvese quien pueda!!” y efectivamente se está salvando el que puede más, el más poderoso. Primero van ellos y luego, sólo luego, y si queda algo, la población en general.
Y claro que se puede hacer algo. De momento, exigir políticamente. Colocar este asunto en la agenda política y apostar por un cambio de Gobierno que se posicione en este asunto del lado del interés general, de la soberanía ciudadana y de la resiliencia, oponiéndose a la soberbia de los que ya son mucho más ricos de lo que necesitan.
¿Crees que la ciudadanía reconoce o puede reconocer su fuerza con respecto a este caso concreto? ¿Cómo se podría plantear una acción social de “desobediencia civil energética”? ¿Qué es la Plataforma por un nuevo Modelo Energético?
La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético es una organización especial, integrada por unas 225 organizaciones y más de 1.700 ciudadanos, absolutamente inclusiva, en la que conviven, por ejemplo, todas las organizaciones medioambientales y un buen número de partidos políticos. Yo creo que buena parte de su éxito reside en que la pelea que nos mueve es factible y sin que implique sacrificio alguno para nadie, salvo quizá para los consejeros de las grandes empresas del oligopolio. Es una organización con acciones prácticamente todas las semanas y que, por supuesto, está respondiendo con múltiples iniciativas a la agresión que supone esta reforma.
Cuéntanos un poco de dichas iniciativas.
Necesitaríamos otro artículo para contarlas todas. Telegráficamente, podíamos empezar por la campaña de denuncia de la pobreza energética (el tercer jueves de cada mes, juntarnos en las plazas de pueblos y ciudades con mantas y velas); acción coordinada con la Red de Solidaridad Popular para proporcionar pequeños kits de autoconsumo eléctrico para las personas a las que han cortado la luz; campañas de desobediencia que nos grita a cada uno que no basta con opinar y que hay que pasar a la acción con tres pasos: hacer una auditoría de consumo energético, cambiar de comercializadora a una cooperativa verde e invertir tu dinero en instalaciones de producción renovable; registro de desobedientes solares; acciones de desobediencia civil donde personas se autoincriminen públicamente de que no van a legalizar su instalación de autoconsumo; manifiestos de economistas, científicos y de personas de la cultura; campañas para recabar el compromiso de todos los partidos políticos de la oposición de cambiar la reforma cuando tengan responsabilidades de gobierno, y otra para recabar mociones de todos los ayuntamientos del Estado….Y muchas más..
ECOOO tiene en su haber realizaciones prácticas en la implantación de un nuevo modelo energético basado en las renovables. ¿Cómo trabaja ECOOO?
Para transitar hacia un modelo energético más sostenible hace falta toda la energía del sol. Por eso, ECOOOlleva a cabo una labor de divulgación y concienciación y participa  en cualquier espacio que le permita divulgar los beneficios de las energías renovables y la soberanía energética. Pero, además, propone alternativas de participación en energías renovables y, concretamente, en la renovable más democrática que existe: la fotovoltaica y habilita canales que generan empoderamiento solar de las tecnologías renovables. En esa línea,Ecooo ofrece a los pequeños ahorradores la posibilidad de invertir su dinero de forma responsable, segura y con alta rentabilidad en plantas fotovoltaicas sobre tejado.
¿Cuáles son algunos de esos proyectos ya en marcha?
La Plataforma por un Nuevo Modelo Energético es una organización especial, integrada por unas 225 organizaciones y más de 1.700 ciudadanos que está respondiendo con múltiples iniciativas a la agresión que supone esta reforma.
ECOOO  ha puesto en marcha ya 62 plantas de energía solar fotovoltaica con una potencia instalada de 4.623 Kw que evitan la emisión de 1.914 toneladas de CO2 a la atmósfera. Estas instalaciones están en Castilla La Mancha, Madrid, Andalucía, Extremadura y la Comunidad Valenciana.Y lo ha hecho con comuneros que comparten  una vinculación directa en instalaciones fotovoltaicas y que son mucho más que inversores, son una comunidad viva y palpitante con la que codeciden. Gentes comprometidas con el cambio desde una opción vital y vitalista.
Por último, háblanos, del proyecto de ECOOO en la población sevillana de Lebrija, la Ola solar social de Lebrija
La “Ola solar social de Lebrija“ está pensado para democratizar la energía entre los ciudadanos. El Ayuntamiento de Lebrija, ha cedido las cubiertas de 11 edificios municipales para instalar en sus tejados plantas fotovoltaicas con las que generar energía limpia. La Ola solar~social de Lebrija  consiste en 11 instalaciones  fotovoltaicasde entre 15 y 20 kW cada una. Ocupan, por lo tanto, una superficie por planta de entre 300 y 400 metros cuadrados.El conjunto de todas esas instalaciones produce aproximadamente 350.000 kWh anuales, suficiente como para proporcionar suministro eléctrico a casi 100 viviendas del municipio. Gracias a esa electricidad limpia se evita lanzar a la atmósfera 117 toneladas de COal año.
01_01

Ramón Pedregal Casanova. Escritor

Crónica Popular

jueves, 28 de noviembre de 2013

LAS CIFRAS DEL HAMBRE EN EL MUNDO

Uno de cada cuatro habitantes del planeta padece desnutrición o tiene una carencia crónica de vitaminas y minerales esenciales. De hecho, los fondos que se necesitarían para erradicar el hambre en el mundo son ridículamente bajos, pero ello implicaría poner en tela de juicio la omnipotencia de los gigantes de la agroindustria.
En función de la definición que se elija, en el mundo hay actualmente entre 842 y 1.300 millones de personas que sufren desnutrición. A ello hay que añadir aproximadamente mil millones de personas que carecen crónicamente de vitaminas y minerales (micronutrientes) esenciales, lo que a veces se denomina “hambre oculta”. Por último, en nuestro planeta también hay 1.500 millones de personas que padecen sobrepeso (obesidad). Así, la mitad de la población come o bien demasiado, o demasiado poco, o mal.
Erradicar el hambre en el mundo costaría 30.000 millones de dólares al año. Representa el 0,004% del volumen de negocios realizado en el mercado de productos derivados, el 0,6% del mercado alimentario
A escala mundial la proporción de personas que padecen hambre ha descendido un 17% desde la década de 1990 y ni siquiera la crisis financiera ha dificultado este descenso. Así, desde 2007 se conoce un descenso del 9%. Pero esta media mundial no es válida en todas partes. África y los países ricos han visto aumentar la cantidad de sus ciudadanos que padecen hambre en diez millones (+5%) y dos millones (+15%) de personas respectivamente. HYPERLINK \l “sdendnote4sym” iv
213 millones de personas padecen hambre en la India
En función de la definición que se elija, en el mundo hay actualmente entre 842 y 1.300 millones de personas que sufren desnutrición
El país donde más se padece hambre es India: afecta a 213 millones de personas. África es el continente en el que el porcentaje es más elevado, con Burundi a la cabeza con el 67% de sus habitantes que padecen desnutrición. Probablemente las cifras concernientes a Congo y Sudán del Sur son más altas, pero no existen estadísticas fiables para estos países. HYPERLINK \l “sdendnote5sym” v Al otro extremo del cuadro, el país en vías de desarrollo que tiene el porcentaje más bajo es Kazajistán (0,5%) seguido de cerca por Cuba (0,6%). HYPERLINK \l “sdendnote6sym” vi Es inadmisible que todavía haya personas que sufren hambre. En efecto, a escala mundial hoy somos capaces de producir suficiente comida para alimentar a 12.000 millones de personas.
Sin embargo, hoy en día se desperdicia una tercera parte de lo que se produce. Y a esto hay que añadir que solamente se utilizan una tercera parte de las tierras cultivables. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), erradicar el hambre en el mundo costaría 30.000 millones de dólares al año, una nimiedades. Para que nos hagamos una idea, representa el 0,004% del volumen de negocios realizado en el mercado de productos derivados, el 0,6% del mercado alimentario, una décima parte de lo que consumimos en Europa en bebidas con gas o incluso una séptima parte de los subsidios a la agricultura en los países “desarrollados”.
Los subsidios a la agricultura y el hambre en el mundo
Además se podría afirmar que estos subsidios son los que contribuyen a crear el hambre en el mundo. Así, estos subsidios contribuyen a que se venda a unos precios irrisorios en el Sur, con lo que se crea una competencia desleal a los productores de estos países. El absurdo llega a su paroxismo sabiendo que esta inversión anual reportaría 120.000 millones de producto mundial bruto gracias a la espiral positiva que provocaría un aumento de la duración y de la calidad de vida. Todo ello sin hablar de los 7,5 millones de vidas humanas que se podrían salvar cada año.
Y, sin embargo, nuestro sistema de producción mundial no está dispuesto a hacer las inversiones necesarias. 500 millones de pequeños productores producen el 70% de lo que comemos. Pero la industria alimentaria, incluidas las bebidas, (producción comercio y venta) está controlada por unos pocos monopolios. Así, solo la industria alimentaria representa un mercado de 4.000.000 millones de dólares. Dos empresas poseen el 75% del mercado de las bebidas con gas. El 42% del mercado mundial del café está en manos del tres sociedades privadas. Otras cuatro poseen el 33% del mercado de las semillas, el 60% de la agroquímica, el 38% de las biotecnología, más de la mitad del chocolate o incluso el 60% del de la cerveza y así sucesivamente.
Africa y los países ricos han visto aumentar la cantidad de sus ciudadanos que padecen hambre en diez millones (+5%) y dos millones (+15%) de personas respectivamente
Estas megaempresas generan unos beneficios exorbitantes, a menudo en detrimento de los pequeños agricultores y productores del Sur. Entre el 7 y el 10% del precio del café en la tienda vuelve a las personas que lo recolectan, mientras que quienes lo comercializan se embolsa una tercera parte de su precio. En el caso de las que recogen las bananas representa del 5 al 10%. Por su parte, las personas que producen el cacao solo reciben entre el 3,5 y el 6% del precio de venta del chocolate, mientras que en la década de 1990 la cifra llegaba al 18%.
La huella ecológica de la producción alimentaria
Por otra parte, la huella ecológica de la producción alimentaria y de la agricultura es enorme. Así, la producción alimentaria y de la agricultura son responsables de una tercera parte de las emisiones mundiales de gas de efecto invernadero.
El país donde más se padece hambre es India: afecta a 213 millones de personas. África es el continente en el que el porcentaje es más elevado, con Burundi a la cabeza con el 67% de sus habitantes que padecen desnutrición
Como cabía esperar, la producción de carne se lleva el gato al agua. Por ejemplo, la producción de carne de vacuno provoca veinte veces más emisiones de CO2 que la producción de trigo, necesita doce veces más cantidad de agua y una superficie de tierra cinco vences mayor.
También aquí la diferencia entre el Norte y el Sur es enorme. Cada habitante del planeta consume de media 39 kg de carne al año. Pero un luxemburgués come 3,5 veces más, es decir, 137 kg al año. Un estadounidense medio le sigue de cerca con sus 125 kg al año. Un europeo come de media 82 kg, un latinoamericano 72 kg, un chino 54 kg, un habitante del sudeste de Asia 26 kg, un africano 17 kg y un indio 3,2 kg.
*Filósofo y economista belga, nacido en Gante en 1959, formado en las Universidades de Gante y Lovaina, donde también estudió  Teología, Marc Vandepitte es el autor de numerosos libros sobre las relaciones Norte-sur, América Latina, Cuba y China.

Marc Vandepitte*

Filósofo y Economista
Traducido del frances por Beatriz Morales Bastos

lunes, 25 de noviembre de 2013

CON EL “ESTATUTAZO” DE COSPEDAL NOS JUGAMOS LA DEMOCRACIA EN CASTILLA LA MANCHA

El grupo socialista acusó a Cospedal de "pucherazo"
¿Qué importancia debería tener para mí la ley electoral de Castilla La Mancha? La respuesta dependerá si considero que el parlamento sólo sirve para elegir y cambiar el gobierno, opción que han venido sosteniendo hasta la fecha los dos grandes partidos beneficiarios del modelo bipartidista, o considero que la cámara debe ser la representación real de la sociedad, opción más próxima a los postulados de IU y el 15M.
La ley electoral establece las reglas del juego que determinan cual de dichas opciones tenemos. En ella se refleja el tipo y calidad de nuestra democracia y en qué medida estamos representados como ciudadanos. En mi opinión, la opción más democrática es que la cámara represente a la sociedad castellanomanchega en su conjunto ya que así se respondería a una concepción de la democracia más completa. Con la opción representativa, además de un mecanismo para elegir gobiernos, para esto sirven ambas opciones, aseguraríamos que el parlamento, y el gobierno de él derivado, representarían de forma adecuada a la ciudadanía. Lamentablemente, la Constitución Española se decanta por la opción representativa aunque no impide otro desarrollo a través de otras leyes electorales.
Veamos en la práctica la aplicación de cada opción a la Ley electoral de Castilla La Mancha, tan de moda en estos últimos años, incluso a nivel nacional, y nunca por motivos positivos. Hasta la fecha, todas nuestras leyes electorales, hayan sido promovidas por el PSOE o por del PP, plantean un sistema de elección de diputados por circunscripción provincial. Esto garantiza que las cinco provincias estén representadas, teóricamente en función de su población, pero supone una distorsión en la proporcionalidad entre votos y escaños ya que no se asegura que los diputados de cada partido se correspondan con los votos totales regionales obtenidos. La desproporcionalidad entre votos y escaños es especialmente significativa cuando la cifra de escaños a repartir en cada territorio es baja, como viene a plantear la última propuesta de Cospedal.
Imaginad que tenemos que repartir 25 diputados regionales entre los partidos PP, PSOE, IU y UPyD cuyos porcentajes de votos serian respectivamente, el 40% (PP), 38% (PSOE), 14% (IU) y 10% (UPyD), resultados más que probables según lo reflejado por distintas encuestas. Si repartimos en base al cómputo de dichos votos totales regionales, circunscripción única, corresponderían 10 escaños para él PP, otros 10 para el PSOE, 3 para IU y 2 para UPyD. Pero si en vez de un reparto global regional hacemos cinco repartos de 5 diputados cada uno (teniendo la provincia como circunscripción), resulta que en cada provincia el PP conseguiría 3 diputados y el PSOE 2. Si la circunscripción es la provincia, la cámara regional estaría finalmente integrada por 15 diputados del PP y 10 diputados del PSOE y pese a representar un 24% de los votos emitidos, uno de cada cuatro, IU y UPyD se quedarían sin representación en las cortes regionales. El resultado de un reparto de escaños por provincias, con pocos diputados en cada una de ellas como quiere el PP, es que la composición del parlamento deja de ser un reflejo del voto popular: el 30%, 40% o incluso el 50% de los votos ciudadanos pueden no estar correctamente representados. El ejemplo anterior muestra que, con independencia de la voluntad ciudadana, la Ley D’Hont y la nueva ley electoral cambiarían completamente la composición del parlamento regional y, en consecuencia, el posible gobierno y distorsionado gravemente la voluntad democrática expresada en las urnas.
Cospedal buscaría asegurar el resultado electoral
Los anteriores datos servirían también para explicar porque PP y PSOE se pelean enconadamente por determinar que provincias eligen más diputados y cuáles de ellas eligen una cifra impar. Según los datos de nuestro ejemplo, el PP gana al PSOE en todas las provincias por el 2% y se llevaría el diputado impar (el quinto de cada provincia según la última propuesta del PP). Recordemos que el PP cambió la ley electoral en 2012, aumentando el número de diputados, para intentar que las provincias impares le fueran favorables en el futuro y lo mismo hizo el PSOE en 2007. Además, para garantizarse dicha ventaja electoral, ambos partidos fijaron en su ley electoral la cifra exacta de diputados de cada provincia, en vez de dejar que se ajustará según evoluciona la población.
En consecuencia, los castellanos-manchegos hemos tenido y tenemos las leyes electorales más generadoras de conflicto, ninguna reforma se ha hecho con consenso, y además son las menos representativas de toda España. Nuestra ley electoral actual, aprobada en solitario por Cospedal al poco tiempo de tomar posesión, contempla unas cortes regionales con 53 diputados, asigna un promedio de 10 diputados a cada circunscripción provincial, mientras que la media en el resto de las comunidades autónomas es de 26 diputados por provincia. Si equiparamos nuestras cortes a la media española tendríamos una cámara regional con un centenar de diputados e IU tendría grupo parlamentario propio desde hace varias legislaturas. También es probable que el PP no hubiera alcanzado la mayoría necesaria para formar gobierno.
¿Y cómo afectará a la calidad democrática de nuestras instituciones una reforma electoral que propone reducir el total de diputados regionales a una horquilla de 25 a 35? Pues vendrá a agravar de manera muy significativa las consecuencias negativas y defectos comentados anteriormente. Los diputados en cada reparto provincial caerán hasta una media de 5 a 7, quedando, con estas cifras, los principios constitucionales de representatividad y proporcionalidad en mera declaración de principios y pudiendo pasar cosas tan graves como las indicadas en el ejemplo comentado: alteración total de la voluntad democrática de la ciudadanía. La importancia de las provincias impares será aún mayor y las peleas electorales por ellas también, primándolas en el reparto de inversiones y servicios. El bipartidismo será inevitable, incluso aunque un tercio de los castellanomanchegos optásemos por terceros partidos. En definitiva, la propuesta del PP nos conduce a un miniparlamento con altas probabilidades de no reflejar la voluntad que los ciudadanos manifiesten en las urnas. Como será de antidemocrática la propuesta de Cospedal que el PP pretende tapar sus corruptelas en la Comunidad Valenciana aplicando la receta de Castilla La Mancha.
Las ventajas que argumenta la presidenta Cospedal sobre la reducción de diputados son que reduce los costes de las instituciones políticas, da ejemplaridad de la clase política ante los ciudadanos, y es lo que quiere mayoritariamente la ciudadanía. La primera supuesta ventaja se rebate fácilmente porque los gastos de funcionamiento de entre 30 diputados y 60 diputados, que no cobran sueldo, suponen unos 30 céntimos de euro por ciudadano y año. Personalmente prefiero pagarlos antes que tener un parlamento poco representativo. El argumento de la ejemplaridad me parece sencillamente demagógico ya que para ser ejemplar existen numerosas opciones sin que sea preciso reducir la representatividad del parlamento: reducir y/o eliminar los asesores elegidos a dedo (no votados), ser transparentes de verdad con los dineros públicos facilitando que los ciudadanos podamos conocer como y que se gastan, echar a patadas a los corruptos en vez de encontrar siempre excusas para mantenerlos en el puesto, combatir con todo el peso de la Ley a los corruptores. Sobre la tercera ventaja, lo que queremos la inmensa mayoría de ciudadanos es que los políticos sean nuestros representantes y no un grupo ajeno, una casta que nos genera nuevos problemas en vez de resolver los existentes. Queremos que en lugar de manipular las reglas de la democracia para su propio beneficio antepongan el interés general, por ejemplo, elaborando leyes electorales justas y neutrales, y consensuadas.
La austeridad es buena o no, según de donde partimos. Los números demuestran que las Cortes de Castilla-La Mancha ya son el parlamento autonómico más austero. Con 53 diputados, 49 actualmente, tenemos bastantes menos que otras regiones con población similar: Canarias 60 y País Vasco 75. Con la reducción a una horquilla de 25-35 seremos más del doble de austeros que el siguiente. Ponerse a dieta puede ser bueno para reducir peso, pero si ya estamos muy delgados lo que hacemos es poner en peligro nuestra salud. De igual manera, esta dieta de adelgazamiento tan fuerte de nuestro parlamento regional pone en peligro la salud democrática en Castilla-La Mancha.
Dado que el PP tiene mayoría absoluta en el parlamento regional y en el nacional, es muy probable que se apruebe la reforma del estatuto que implica la reducción de diputados a la horquilla ya mencionada, aún sin consenso y siendo la primera vez en la historia de España en que una norma básica, como lo es un estatuto de autonomía, se reforma con el apoyo de solo uno de los dos grandes partidos y la oposición del resto de fuerzas políticas.
El PP ha dicho que su objetivo al promover la reducción no es su propio beneficio pero cuando elabore la futura ley electoral lo comprobaremos. Si hace una ley que simplemente reduce la cifra de diputados y reparte muy pocos en cada provincia, estaremos en una situación parecida a la expuesta en el ejemplo. El PP tendrá su ley electoral, muy poco proporcional, que generará un parlamento poco representativo y que, aunque no lo pretendía, casualmente le beneficia mucho. Si por el contrario quisiera una ley neutral, debería asegurar dos aspectos que son clave para una democracia realmente representativa: a) Que todos los votos valgan igual, lo que supone la proporcionalidad de escaños con los votos totales regionales y un reparto proporcional puro no condicionado por la Ley D’Hont; y b) Capacidad de elegir a nuestros representantes, lo que supone que, además de votar a un partido, deberíamos poder votar a las personas en listas abiertas y desbloqueadas. Consolidar definitivamente una única circunscripción electoral (toda Castilla La Mancha) pondrá fin a la triste historia de peleas partidistas por decidir las provincias impares.
Hagamos, para terminar, un ejercicio de reparto proporcional puro con los supuestos del ejemplo contemplado al principio. Sin las restricciones impuestas por la Ley D’Hont, con un supuesto de 33 diputados a repartir, las cortes regionales contarían con 13 diputados del PP, 11 diputados para el PSOE, 6 diputados para IU y 3 diputados para UPyD. Estas si serían unas cortes regionales que representarían la voluntad expresada en las urnas por los electores.

Plumaroja

jueves, 21 de noviembre de 2013

PRÓXIMO RECORTE: LA DEMOCRACIA

Mariano Rajoy, superheroe de los recortes
Se han cumplido dos años desde que el PP o el partido de los trabajadores- como algunos de sus miembros proclamaron en campaña a los cuatro vientos- consiguió la mayoría absoluta para gobernar este país llamado España. En veinticuatro meses, los flamantes vencedores están logrando retrotraernos vertiginosamente hacia (cito textualmente al insigne demócrata Mayor Oreja) a aquella época de “extraordinaria placidez” de la dictadura. Esos inolvidables y larguísimos años, aunque se les escatime la memoria histórica, durante los cuales “Paca la culona” y sus alegres secuaces no consentían que ningún pelanas reclamara justicia o libertad sin recibir un ejemplar escarmiento.
Quizás la comparación les puede parecer extrema pero después del anteproyecto “patada en la boca”, la tendencia no deja lugar a dudas. Cuando un gobierno toma medidas injustas que producen grandes sufrimientos a la ciudadanía, como está sucediendo con la legislatura popular, es previsible un estallido social de protesta. Si a estos sacrificios se añaden la corrupción, la insensibilidad y el cinismo de quienes están en el poder, el grado de humillación puede hacer explotar la presión de la olla. Lo saben. y también conocen el remedio. Procede de la misma fuente de la que han mamado su visión esclavista de las relaciones laborales. La que les inspira para precarizar la sanidad y la enseñanza de los que no tienen dinero. Para desamparar a los más desfavorecidos en beneficio de los más privilegiados.
Solo tienen que emplear la vieja receta de los abuelitos fascistones: represión y mano dura. Al general no le fue mal con el sistema. Es verdad que se le iba un poco la mano, sobre todo firmando sentencias de muerte. Pero, ¡oye! ¡Dónde va a parar la paz social que reinaba en esos tiempos! La gente se dejaba explotar y robar sus libertades de mil amores. Nada de organizar quince-emes, plataformas ciudadanas o huelgas de basura. Y si alguno se ponía cabezón, ¡leña al rojo, que es un traidor a la patria!
El recorte de derechos elementales que supone este proyecto de ley del gobierno es una cuchillada contra nuestra debilitada democracia que bien podría ser mortal. Un golpe de estado en diferido, como tanto les gusta llamar a las cosas a esta gente, que necesita de una maquinaria represora perfectamente engrasada para no fracasar. Pero que nadie olvide que la mayoría absoluta de la que gozan, la que les legitimiza para cercenar nuestros derechos, no la ganaron en un asalto a tiro limpio en el Congreso. Lo hicieron en las urnas y con la complicidad de millones de españoles que ahora también se sienten sus rehenes. Pues eso, que no se olvide.
Plumaroja

martes, 19 de noviembre de 2013

DE MARINALEDA A LA LATINA

Cartel del documental Marinaleda
A pesar de la suciedad, Madrid en otoño es un lugar para pasear entre tabernas, pasar la mañana en los museos o ver una “peli” que aún no la han estrenado en provincias.
También es Madrid, en estos tiempos que corren, un espacio de resistencias. Las luchas contra las élites del estado las libran los ciudadanos madrileños con la intuición de saber que allí se está jugando algo más que las privatizaciones de la enseñanza, la  sanidad, las aguas del Canal de Isabel II o la recogida de residuos y jardinería de la capital del reino. ¡Madrid, resiste! a pesar de que han pasado, de que gobiernan la ciudad, la comunidad y España. Madrid resiste y el 15M no hubiese sido posible sin Sol.
En todo esto iba pensado mientras caminaba por la calle de Atocha y la tarde nos regalaba una suave llovizna, cuando de frente, en la Plaza de Antón Martín, en dirección a La Latina, me abracé con el monumento a mis compañeros abogados y sindicalistas asesinados en 1977 en un despacho laboralista, unos metros más abajo. En ese lugar detuve el paso; Madrid olía y no era a basura, olía a transición o ruptura. Las castas dominantes en este monstruo de estado están en ello.
Allí, donde los Borbones residen, los tambores de las tribus urbanas suenan en los barrios; se van decantando los intelectuales y artistas en qué lugar de la pancarta estarán, si detrás o enfrente.. Se van cayendo unas estructuras organizativas y levantando otras. Los ciudadanos en la dermis vecinal con perfume a castañas, acechan como felinos los momentos de la historia, cazando conquistas, reventando privatizaciones…
Cartel de apoyo de las AAVV a la huelga
Y tú compañera, tienes miedo de que Madrid se quede sola. No te preocupes, Ella es nuestra. La hemos levantado durante siglos, no les pertenece. Lo saben muy bien nuestros “fellah min guir ard” (campesinos sin tierra) aquí en mi casa, Andalucía. Me di cuenta, cuando ayer frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, le dijeron  a los jueces que nuestros quinientos procesados no son un tema judicial. Su delito es luchar contra el hambre y la pobreza y eso no se resuelve en los tribunales.
En su alegato estaban como testigos todos los sindicatos alternativos y transformadores. A Plaza Nueva llegaron comunicados  de apoyo  de Europa y América latina. Nuestros jornaleros andaluces, convirtieron una acción local en una reacción global: la solidaridad entre los pueblos se teje andando.
Y en un momento del acto, Paco o Joaquín, no sé quién fue de los dos, recordó una frase atribuida a Emiliano Zapata : “O luchamos juntos, o nos ahorcan por separado”.
Madrid, Euskadi, Galicia, Murcia, El País Valencia, Catalunya, Extremadura… también estaban allí, frente al régimen andaluz y español. Los mismos que se encuentran a la salida de un túnel que se bifurca, con dos letreros que anuncian: el de la derecha, Reformas, el de la izquierda, Ruptura.
Marcos González Sedano
Crónica Popular

sábado, 16 de noviembre de 2013

"CARNICERITO DEL CIGARRAL"

Nacho Villa, yo te bautizo con nombre de torero porque méritos no te faltan. En adelante solo te citaré
Nacho Villa arropado por Cospedal en su toma de posesión como director de RTVCM
como “carnicerito del cigarral”.
Anda empeñado en sacar a RTVCM de la FORTA para jugar en la división de las “telefrikis locales” porque prefiere ser cabeza de ratón antes que cola de león. Quizá sea que frente a la calidad de Canal Sur, TV3 o ETB, la patética programación de nuestra televisión autonómica nada tiene que hacer. Pero carnicerito sigue erre que erre, no reconoce culpas y exagera la cuota a pagar (escasamente medio millón de euros) y las pocas compensaciones que a cambio recibe. No tiene reparos en mentir en sede parlamentaria, he perdido la cuenta de sus mentiras, para cargarse de razón y decir a los representantes de los castellanomanchegos (él es uno de los dedazos de Cospedal) que en la FORTA“… solo quedan Canal Sur, TV3, TVGA y nosotros, que somos los hermanos pequeños…”. Por el camino, según la web de la FORTA del 15/11/2013, se han perdido los entes de radio y televisión de Madrid, País Vasco, Valencia, Canarias, Murcia, Aragón, Asturias y Baleares. Así es carnicerito, rigor en estado puro.
Carnicerito prefiere explotar nuestro lado más cutre y continuar manteniendo zombis, dando de comer a tertulianos de fuera y apostar por la cultura…, perdón, quise decir por los toros. Sus éxitos de audiencia son incontables y la estabilidad de sus parrillas es equiparable a la de los entrenadores de futbol. ¿Qué fue de sus grandes apuestas informativas? ¡Amortizadas por la audiencia! Y otro tanto viene ocurriendo con todas y cada de sus ocurrencias.
Para el futuro nos promete elegir el cine, con el apoyo de Cerezo que dará relevo a las productoras estadounidenses, por lo que sustituirá las pelis de vaqueros por las de romanos, que son más de asignatura de religión que de educación para la ciudadanía y en ellas los malos no son terratenientes… o sí; bueno, da igual, lo importante es que son paganos y se terminan convirtiendo al catolicismo. No faltarán especiales en fechas señaladas como el 20N, donde se programará “Raza” (1941) para el general deleite de los castellanomanchegos, y si nos hemos portado mal nos compensará con el montaje del director “El espíritu de una raza” (1950). Para el día de la hispanidad programará “Harka”, “Bambú” o “Los últimos de Filipinas”. En fechas próximas al corpus o para semana santa, amén de “Los diez mandamientos” o “Ben-Hur”, preparaos para disfrutar de “Marcelino pan y vino” o “Forja de almas” y para conmemorar el glorioso 18 de julio serán programadas obras maestras del cine franquista como “Sin novedad en el Alcázar”, “A mí la legión” o “Embajadores en el infierno”. Para la jornada de reflexión electoral no faltaran “Rojo y negro”, “Los ases buscan la paz” o “Suspenso en comunismo”.
Su otra gran apuesta serán los toros, ese gran producto cultural patrio que la UNESCO se empeña en no reconocer como patrimonio cultural de la humanidad pese a los esfuerzos de carnicerito y sus jefes. El seguirá contribuyendo a fomentar los incuestionables valores culturales de las corridas de toros y se ajustará en precios a sus posibilidades presupuestarias, por lo que habrá de renunciar a las corridas de 120.000€ para contentarse con las de 40.000€. Puede que para cuadrar presupuesto se apunte a retransmitir el Toro de la Vega o sustituya el morlaco por un jabalí ahora que hemos recuperado la edificante práctica de su caza con lanza. Metidos en asuntos presupuestarios me asalta la duda de cómo piensa cuadrar el presupuesto de 43’1 millones de 2014 si su jefa solo le dará 36’7 y el precedente de 2012 es de apenas 1’6 millones de ingresos en publicidad. Eso sí, no insistiré mucho con la pregunta no vaya a ser que pierda los papeles y me mande un obispo para hacerme creer. Cuando se discrepa de ti rápidamente pasamos a “Esto es Chicago años 20”, como espetaste a un diputado respaldado por los votos de la mayoría de ciudadrealeños…o le profieres a gritos “Mándame un sicario a mi casa a que me dé una paliza…”
Sé que pensaste en obrar el milagro en RTVCM, a pesar de tus antecedentes en COPE donde derrochaste la audiencia conseguida por el maestro del insulto Jiménez Losantos y fuiste relevado por Buruaga. No vayas a creer que cito estos nombres para hacerte daño, lo hago sin mala intención, exactamente con la misma que tu empleas cuando se te pregunta si mereces los 120.000€ que te estamos pagando por destruir lo que nos costó décadas conseguir. Pesada cruz la tuya, carnicerito… ¡no digo ná y te lo digo tó!… como decimos por aquí. Me duele recordarte que aquí, como en COPE, pierdes audiencia a chorros y ya casi nadie se entera de los milagros de Cospedal. Hace tiempo que bajaste de la frontera del 10, también de la del 5 y en poco tiempo tendrás la audiencia normal para una tele local, estarás por debajo del 1% y tu gran obra se verá culminada. Lástima que entonces tendrás que renunciar a las corridas de toros y apostar por El Taburete, El Templete, Aquí vivo yo…, que la academia y la audiencia no han valorado como se merecen.
Ya solo te queda el gesto y el humor avinagrado, como al torero que pasó de las plazas de primera a torear en plazas de tercera desde las que quieres retransmitir corridas pagando 40.000€ de dinero público. Podrías optar por entrevistas en Sálvame como Jesulín en vez de empeñarte en el error. Es verdad que siempre fuiste chusco y brutote en el decir y el hacer, que el toreo de salón no es tu fuerte porque tú eres torero de raza que prefiere el bajonazo o tres buenas puyas antes que templar al toro por chicuelinas o verónicas, pero el vinagre te tiene ciego y no das una en el clavo. Ya superaste ciertos límites cuando recreaste una violación para tapar con recursos aquella pieza informativa, pero lo del carnicero es mear fuera de tiesto aunque lo tuyo sea la apuesta por la producción propia… ¿Entiendes ahora porque te has ganado a pulso el sobrenombre de “carnicerito”? Lo del cigarral doy por entendido que es innecesario explicártelo pero si la ceguera sigue sin dejarte ver me lo haces saber y gustosamente te digo que los toreros acompañan su nombre artístico con el del lugar de procedencia.

Plumaroja

viernes, 15 de noviembre de 2013

LA CONFERENCIA SOCIALISTA Y LAS PUERTAS GIRATORIAS

Algunos de los politicos españoles "colocados" en la empresa privada
Mucho me temo que la conferencia política del Partido Socialista, celebrada este pasado fin de semana en Madrid, carecía de interés noticioso para buena parte de los ciudadanos a los que podría ir dirigida. Son excesivas las decepciones sufridas bajo las falsas siglas del PSOE a lo largo de casi veinte años de gobierno, como para que a estas alturas, en un intento desesperado por recuperar los cuatro millones de votos perdidos en los últimos comicios, cualesquiera de los líderes posibles llamados a liderarlo pueda convencer a esos electores de que ese partido está en disposición de responder a las necesidades de esa mayoría de ciudadanos que sufre la estafa financiera, mal llamada crisis.
Sin embargo, con todo y con eso, debido probablemente a la imagen que me evocan ciertos nombres señeros del socialismo español -consignados en una reciente edición del diccionario biográfico del socialismo publicada por la editorial KRK-, no he podido sustraerme al tono emotivo del discurso del presidente delPrincipado de Asturias. Creo que Javier Fernández fue uno de los oradores que con más afán persuasivo construyó y pronunció su alocución, por más que Rubalcaba intentara hasta la prejubilar extenuación hacer lo propio con la suya.
Puso énfasis Fernández en la recuperación de las siglas perdidas por el PSOE. Lo puso al incidir en el partido como defensor de lo común, lo colectivo y lo social frente a la cruzada del Partido Popular en contra de esos valores. Resaltó las diferencias que separan al PSOE del PP, a los socialdemócratas -que en teoría ponen o deben poner límites a los mercados- de los neoliberales, contrarios a toda regulación. El presidente del gobierno de Asturias apostó por España como espacio público de ciudadanos libres, iguales y partidarios de una sociedad laica, de valores públicos y de respeto a la conciencia privada. “Queremos rescatar el estado social y devolver la esperanza”, afirmó Fernández, olvidando que fueron varias las oportunidades históricas en que su partido fomentó y defraudó esa esperanza en los últimos dos decenios.
Porque, vamos a ver, estimado presidente, ¿cómo puede entroncar el fondo de su discurso, tan vibrante y temperamental, con la política de puertas giratorias ejercida desde la política por quienes han sido y son respetados y hasta admirados compañeros suyos, gracias a que sus responsabilidades de gobierno les depararon cargos directivos con pingües emolumentos en empresas del sector energético, tales como las que se señalan y aparecen en un reciente libro del periodista Andrés Gil?: Elena Salgado y Pedro Solbes (Endesa), Felipe González (Gas Natural), Manuel Marín y Braulio Medel (Iberdrola), Miguel Ángel Lasheras, Ramón Pérez Simarro y Dionisio Martínez (Enagás), Josep Borrell (Abengoa), Luis Carlos Croissier y Paulina Beato (Repsol).
Dice José Bono, el de La Mancha, que en cuestión de pactos prefiere un PSOE que lo haga con el Partido Popular antes que con Izquierda Unida. Eso debe tener relación, probablemente, con los otros gobernantes delPP que merced también a sus altos cargos políticos, según recoge Gil en la lista que sigue a la del PSOE, disfrutan también de un próspero destino en empresas similares a las aludidas, con el megalómano Aznar a la cabeza.
Antes que pactar con la izquierda desde la izquierda que el PSOE dice representar, la vicesecretaria del partido ha preferido plagiar el eslogan que Izquierda Unida eligió en 1990 con motivo de las elecciones autonómicas andaluzas. Lo ha recordado un cronista del diario El Mundo al hacer memoria de la campaña de Felipe Alcaraz, candidato entonces a la Junta de aquella comunidad. Valenciano dijo que el PSOE saldría de la conferencia del pasado fin de semana más rojo, más morado y más verde, igual que IU promocionó su campaña con el citado candidato.
¿Tan amustiada de ideas está la vicesecretaria para plagiar un eslogan que, además, no debió de agradar lo más mínimo a su compañero Bono, potencial aliado del PP hasta cuando su gobierno no deja de ahogarnos?
Crónica Popular

jueves, 14 de noviembre de 2013

Armando López Salinas: “Hay que seguir sacando gente a la calle”

Armando López Salinas se confiesa optimista histórico, y sigue sintiéndose comunista. Cree que la izquierda va a subir, y el PCE por descontado, y cree firmemente que la salida está en la movilización. Y que saldremos de ésta.

“Las capas medias están sublevadas; son seis millones de parados”. © El Ángel de Olavide
“Las capas medias están sublevadas; son seis millones de parados”. © El Ángel de Olavide
Acaban de reeditar su libro La mina (finalista del Premio Nadal 59), considerado ahora más que social, socialista, y este comunista procedente del mundo libertario nos abre las puertas de su casa. Barrio obrero, hogar cálido, generosidad, sencillez, izquierda que se respira hasta con el humo del café con leche que me ofrece su hijo, y que se masca en los bizcochos, porque la izquierda es un modo de ser y estar y de darse, y, en fin, que fue un gusto el compartir… Un retrato estupendo de Rafael Seco preside su salón, repleto de recuerdos, de historias…
Su libro me ha llegado al corazón, “describe lo que vivo, lo que vivimos muchos, muchos”. Ahora, al trabajo de comer, algunos le llamamos “la mina”; él lo desconoce. Nos sentimos explotados, mercancía barata, muertos vivientes, quemando la cabeza y la sangre minuto a minuto, día a día. Me siento identificada con esas letras, con él, me recuerda mi casa, mi barrio, del que no debí salir para entrar en otras trampas, como Joaquín y estos protagonistas…
Para Armando la secuencia es clara: llegada de miles de personas a la ciudad, potencia sindical en un momento dado y posibilidad de lucha. “Habría que haber peleado más”, confiesa. Pero enseguida cambios, meter en la cabeza de la gente que se podía vivir por encima de las posibilidades, y la gente que lo hizo; y abandonarse esa España al cambio del PSOE. Es La mina, pero hay mineros que despiertan, que despertamos…
Hubo un tiempo, su tiempo, en el que todo parecía posible y todos debimos pelear más. Los tiempos no vuelven, pero las posibilidades están ahí. Debemos pelear…
Armando, yo he estado leyendo con gusto, intensamente, tu obra reeditada, La mina, y te aseguro que voy a utilizar, citándote, por supuesto, tus frases a cada rato, porque son la descripción exacta de lo que nos pasa, nos hacen entender, por ejemplo, que la culpa, tal como dices, es de la forma en que funciona todo, no es que a los propietarios de la mina no se les entere de que pase dentro tal o cual cosa, es que lo que pasa, pasa precisamente porque es la forma de funcionar la que nos mata. Acaban de morir mineros en España, otra vez. Te inspiraste para esta obra en algo real. Tú, ¿qué mundo encontraste en Puertollano (Ciudad Real) donde se había producido un hundimiento y murieron varios trabajadores en el 58? ¿Y qué reflejas?
Bueno, pues verás, yo creo que la cuestión está en que en aquel tiempo, en ese momento, cuando fui hacia esa zona de España, me encontré con un mundo bastante complicado, un mundo, donde había una situación de despegue como había ocurrido en otras épocas. Era la huída del campo a la ciudad. Era también el llegar allí y encontrarse con un cierto desencanto que suponía algo complicado.
Sí, que cuando llegaban no se encontraban todo lo que creían que se iban a encontrar.
No se encontraban todo lo que creían, lo que querían, y estaban encerrados otra vez en una trampa. Querían escapar, por una parte de aquella situación y, por otra parte, quedarse allí afincados en ese terreno que para ellos era absolutamente desconocido. Creo que era sencillamente el huir, el estar un tiempo allí y luego, al mismo tiempo, una situación insegura para la gente, allí había de todo; pero lo que había era una situación muy difícil…
Como la que tenemos ahora, Armando, porque mira: hoy como ayer se pide trabajo, que falta; falta el trabajo.
Se pide, sí, trabajo.
Y la necesidad de lucha, que se ve ahí, y la toma de conciencia… Hoy empieza esa lucha, porque como también dice uno de tus personajes, que “una docena de fulanos son dueños de España”, como ahora, eso es lo que pasa ahora, han pasado muchos años, pero igualito…
Sí,  mira, hoy de nuevo empieza esa lucha. Al cabo de los años el desarrollo en este país es un poco tardío en esa dirección, es, bueno, verás…
Desarrollo pa unas cosas y no pa otras, Armando, que hemos tenido más lavadoras, un tiempo, ¿eh? más bienes, y ¡hombre!, no tanta miseria, pero seguimos un poco igual: la misma explotación y las mismas esas cosas que describes. Y en ese callejón sin salida, porque otra vez la crisis pa los más pobres…
“En la Transición había que haber llegado a más, peleado más”
Sí, mira yo creo que lo que hay en La mina es una gente que sale de su pueblo donde no puede vivir, donde seguramente está en condiciones muy difíciles, donde está claro que allí no hay nada que hacer, que se marcha a una zona industrial, que allí hay, bueno, un lugar de trabajo donde al principio provoca una especie de encanto en esa dirección y luego, al poco tiempo, no se sabe bien qué es lo que ocurre, pero donde lo que hay  es la explotación de otra manera del hombre por el hombre, también el problema de que no es posible estar allí, hay una cierta insatisfacción y contrastes. Porque es llegar a la gran urbe y ponerse a trabajar en un lugar donde hay la satisfacción de ganar más dinero, era el huir de pobres.
Para caer en otro pozo.
Para llegar a otro mundo, para caer en otra forma de explotación y en definitiva, mayor, hay otro choque, les choca la alienación que van a sufrir y hay menos horas de trabajo, un trabajo más acentuado, y no es la aldea, pero sí hay una situación límite que también empieza a ocurrir,  en las ciudades, en el campo, en éste y en el otro lado: gente que quiere huir de su condición humana, cambiar su vida y que se encuentra desarraigado, sin saber demasiado qué hacer.
Otra cuestión para reflexionar, es la de la situación terrible de irse acostumbrando y acomodando que parecen plantear ciertos personajes, y cómo el engranaje de ese modo de funcionar todo te tiene preparado trampas para darte el empujón a que sigas quemando los pulmones: enseguida te hipotecan: la casa, la bici para ir al trabajo… Y luego, para mejor soportarlo, el escape: el esparcimiento de la taberna y el gasto en la bebida los días de descanso, gastar parte de lo ganado con tanto esfuerzo. Ahora, el equivalente es irte a unos grandes almacenes y comprarte algo, el consumo, o gastártelo en móvil, y en cierta manera alienarte. Es parte de la explotación que seguimos padeciendo. Antes era la taberna…En fin, que todos estos paralelismos son sorprendentes.
Sí.
Cuéntame un poco de tu paso por la política. Y sobre un gran secreto. Y es que muchos nos preguntamos por qué en la Transición -que haríais lo que pudierais- pero, ¿porqué no fue posible de verdad, de verdad, de verdad, el romper con el fascismo que había aquí y que sigue?
Yo creo que ahí hay una situación enormemente complicada, yo, como sabes, fui miembro de la dirección del Partido…
Sí, sí (me río) ¡y te lo sabes todo…!
Y sigo siendo miembro. Y, en ese sentido, bueno, después de 30 años o los que fueren, hubo un encuentro de gente del campo con la ciudad, miles y miles, llegaron, se metieron en los suburbios de Madrid, aumentaron las zonas de los suburbios. Como te digo era una situación complicada. Y es difícil darse cuenta de los errores que posiblemente se dieron, en fin, algunos de ellos… Yo creo que había que haber peleado más, que había que haberlo hecho, con unos sindicatos fuertes, en el tiempo de Marcelino, y de otros, y de todo eso. El cambio que se produjo con las condiciones de España… Cuando se sustituyó…
Sí, a Franco por una democracia, pero por una democracia rara, Franco, por el Rey, pero a dedazo.
Pero lo cierto es que hubo otras sustituciones que se produjeron que no condujeron a ninguna buena parte, llegó ese cambio con los años del Partido Socialista y con una historia en la que en la realidad a la gente se la hizo pensar que podía vivir y que de hecho vivía más allá de sus posibilidades en muchos casos, y no hubo en esa dirección oportunidad alguna para que esa gente pudiera jugar un gran papel, y lo cierto es que habría que haber llegado a más.
Bueno, ésa es otra, porque el Partido Socialista que llegó en fin de Socialista y Obrero no tenía más que a los exiliados que seguían militando y regresaron, y poco más, Armando… Pero sigue contando, perdona…
Bueno, yo entonces era un muchacho que venía del campo libertario, y fui a parar al Partido Comunista. Desde mi posición libertaria y también desde mi posición de querer cambiar las cosas. Era justo el querer hacerlo, creo que era justo el cambiar las cosas. Llegué al Partido en los años en los años sesenta (exactamente fue en 1958), en ese tiempo en que todo parecía posible, en que todo parecía que estaba al alcance de la mano y, poco a poco, las cosas se fueron diluyendo. Creo que la posición de Carrillo…, bueno, yo creo que Santiago dejó de ser comunista. Aunque lo dijera… Creo que fue abandonando sus posiciones
¿Qué pasó en la Transición con la posición de Carrillo y el PCE respecto a la Monarquía?
Cuando Santiago Carrillo vino a Madrid en 1976, tuvimos una reunión, después de las que Carrillo había tenido con Adolfo Suárez y con Felipe González. En ella, tuve con él una confrontación, apoyado por dos más de los que estábamos reunidos, en la que defendí el documento de la Platajunta, denominado “Manifiesto a los pueblos de España.” Yo dije que si teníamos que aceptar la Monarquía, dada la situación política en que nos encontrábamos, deberíamos hacerlo por imperativo legal, pero que tenía que quedar claro que para nosotros la forma de Estado seguiría siendo la República. Y añadí que había que seguir con las movilizaciones en la calle para exigir elecciones generales, y estar presente, no como una agrupación de electores, según la voluntad de Suárez, sino como Partido Comunista de España. Y si nos dejaban fuera de la legalidad, en ese momento no aceptaríamos la Monarquía y el PSOE pagaría un precio alto por nuestro aislamiento.
¿Qué te contestó Carrillo?
Carrillo dijo que yo aplicaba la lógica formal y no la dialéctica…
¿Qué pensabas entonces del eurocomunismo?
En cuanto al eurocomunismo que, por aquel día, se presentaba solemnemente en Madrid, tenía una idea muy aproximada a Manuel Sacristán que decía que era inane culturalmente e ineficaz políticamente; es decir, que no hay una vía rosa hacia el socialismo.
A más de treinta y tantos años de distancia, ¿Qué piensas hoy sobre la Transición?
Creo que la Transición saltó por los aires hace muchos años. Hoy es papel mojado. No dió ni da soluciones hoy a los problemas fundamentales del país.
Suma y movilización
¿Qué otras cosas se tienen que saber? 
“Llegué al Partido para cambiar las cosas, en ese tiempo en que todo parecía posible”
En “La mina” y en otros míos se cuenta, hay siempre un cierto hálito de esperanza. Creo que la vida es más larga de lo que parece, y entiendo que las gentes estén hoy peleando en Fagor o donde sea, que están peleando en tantos y tantos sitios…hay seis millones de parados.
Porque tú también sigues peleando
Desde que murió Teresa me he encerrado en el problema. Sigo siendo comunista, sigo siendo una persona que cree en la necesidad de los cambios que se están produciendo. Creo que estamos en una situación de cambio. Hasta dónde van a llegar no lo sé, pero lo cierto es que Izquierda Unida va a subir, y dentro de Izquierda Unida, va a subir el PCE. Y ahí, yo creo que hay que estar en la situación existente, haciendo avanzar el máximo posible todo. Hay que hacer avanzar la unidad de las fuerzas de izquierda y todo eso y las ideas comunistas, revolucionarias, las ideas. Poco a poco, graduándolo, sumando por lo que une y dejando fuera lo que aparta. Y hay que remontar mucho más de donde estamos ahora. Yo no lo veré, tengo 88 años, pero creo que alcanzaremos un nivel, que iremos para arriba. En estos momentos, el Partido Socialista tiene un buen lío y creo que va a dar un giro a la derecha.
Ya lo ha dado hace mucho tiempo, Armando. Del centro no ha salido…
No, no, que puede romperse. Que puede ir por otros caminos y en esa dirección, a mi me parece…
Que hay que trabajar.
Que hay que trabajar.
“Siempre en mis novelas y relatos cortos hay un hálito de esperanza. La vida es más larga de lo que parece”.
En Francia, Armando, en un panteón, en el de los hombres ilustres, donde están los buenos de la literatura y de la política, dice una frase:  “Vive libre o muere”. Luego, Pasionaria habló de que no se puede vivir de rodillas. Hoy hay muy poca tendencia a mantener la dignidad por parte de personas que se han dejado llevar por los medios de comunicación, por ejemplo, y por toda la propaganda y adoctrinamiento del Sistema. Pero yo creo que el hombre siempre nos llama a la esperanza, como tus libros: siempre nos llaman a la esperanza. Siempre sabemos salir adelante, tendrá que ser con lucha, siempre es así. Y tú, ¿qué dices? Una última reflexión.
Yo creo que se está en buen camino; yo soy un optimista histórico. Y frente al giro que ha dado en el mundo toda una parte de la derecha europea, con el giro que ha dado en estos últimos la ultraderecha -o como queramos llamarla-, creo que hay una posición buena para la izquierda, de seguir por este camino que vamos; un camino ancho, donde va a entrar mucha gente, donde vamos a ser una especie de arquitectos de un grupo serio. Estamos en una situación en que las capas medias en estos momentos están sublevadas en parte, porque una parte considerable de estas capas medias están en la calle, creo que ingenieros, médicos, tal, cual, están en la calle, claro, son seis millones de parados que en otras circunstancias estarían apoyando y votando al Partido Popular o al PP, o al PSOE o a quien quieras… Entonces, creo que ahí se está produciendo, con todas las contradicciones y problemas del mundo, un cambio, o vamos a una catástrofe que ya Marx señalaba, que no sé cuánto tiempo puede durar, pero creo que se saldrá de ello, que saldremos de ello, que podremos salir a través de movilización, movilización, movilización.  Creo que, en medio de la confusión, hay que seguir sacando gente a la calle, y con cuidado, pero por ahí. Yo creo que es por ahí por donde vamos a salir.
Desde luego, yo pienso igual que tú.
“Yo creo que Santiago Carrillo dejó de ser comunista, fue abandonando sus posiciones”. Foto: José Camó publicada en Mundo Obrero
“Yo creo que Santiago Carrillo dejó de ser comunista, fue abandonando sus posiciones”.
Foto: José Camó publicada en Mundo Obrero
Armando López Salinas, literatura y revolución
Nacido en Madrid en 1925, Armando López Salinas es el paradigma del escritor comprometido con la lucha de los más desfavorecidos, el ejemplo del sacrificio de una brillante carrera literaria por dedicar por completo su vida a la revolución, a su militancia comunista.
Autodidacta, tuvo que abandonar sus estudios de Bachillerato al ser encarcelado su padre y tener que trabajar para sacar adelante a su familia, siempre ha reivindicado que su Universidad, “como en el caso de Máximo Gorki, fue la calle y un país de hambrunas y cárceles”. Miembro de la dirección del PCE durante la dictadura, fue subdirector del periódico Mundo Obrero y corresponsal de Radio España Independiente, “Radio Pirenaica”,y su labor política estuvo centrada, fundamentalmente, en el trabajo con los intelectuales y profesionales, así como al frente de la Comisión de Unidad del Partido Comunista, desde la que se desarrollaba la unidad de acción con otras fuerzas antifranquistas.
Armando López Salinas forma parte de la escuela del realismo social, al lado de otros grandes escritores, entre ellos Antonio Ferres, Jesús López Pacheco, Rafael Sánchez Ferlosio, Alfonso Grosso y Juan García Hortelano. Fue finalista del Premio Nadal de 1959 con su novela “La mina”, reeditada recientemente con un estudio introductorio de David Becerra, responsable de la sección de Estética de la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM) y publicada por primera vez de forma completa, sin las mutilaciones a las que fue sometida en su tiempo por la censura franquista.
Asimismo, Armando López Salinas escribió “Caminando por las Hurdes” (1960), junto a Antonio Ferres, “Año tras año” (1962), con la que alcanzó el Premio Machado de Novela, “Por el río abajo” (1966), con Alfonso Grosso, “Viaje al país gallego” (1967), con Javier Alfayay “Crónica de un viaje y otros relatos”(2007)
Para David Becerra, La mina de Armando López Salinas “ha sido condenada al silencio y al olvido por la crítica literaria dominante española: los casi treinta años sin reeditarse y su total desaparición de los manuales de literatura contemporánea son una prueba de ello. Justificado su destierro por medio de discursos aparentemente estéticos, que consideran que la técnica y el estilo de López Salinas hacen bien merecida su expulsión de canon literario, en realidad esconden un prejuicio ideológico hacia la literatura política y social. La mina ha sido olvidada y silenciada porque molesta. Y molesta porque La mina quiebra el relato de la Transición; un relato que se ha construido sobre el mito de que grandes hombres con grandes gestos trajeron a España la democracia, cuando, en realidad, la democracia fue consecuencia de la lucha de miles de hombres y mujeres -como los que La mina describe”

Enriqueta de la Cruz

Periodista

¡¡¡HOLA PUTERO!!!

Fotograma del documental ¡Hola Putero! Las malvadas feministas han vuelto a liarla. Un grupo de esas brujas, autodenominadas Towanda...